La jefa del Parlamento holandés de origen marroquí renuncia a su cargo

0

 

Rue20 Español/ Fez

 

La presidenta del Parlamento holandés, Khadija Arib, de origen marroquí,  anunció, el sábado por la noche, su renuncia al Parlamento.

 

«Como miembro del Parlamento, he vivido mucho en los últimos 48 años. Estoy acostumbrada a muchas cosas, pero la traición de los últimos días hizo que ya no deseara permanecer como miembro del Parlamento. Dije antes que me quedaría a pesar de todas las circunstancias, pero esto es un ataque a mi dignidad”, reveló.

 

 

 

Khadija Arib dijo en un comunicado publicado en su cuenta de Twitter que recientemente había sido traicionada varias veces por personas desconocidas, lo que la llevó a devolver las llaves.

 

 

«Otra puñalada política anónima por la espalda. Este es el lado más feo de la política; un lado al que siempre me he opuesto como miembro del Parlamento y como Presidenta de la Cámara», tuiteó.

 

 

 

Esto se produce después de que el Consejo Ejecutivo del Parlamento decidiera a principios de esta semana investigar las acusaciones de que el comportamiento de Arib traspasó varios límites cuando estaba al frente del Parlamento. Las denuncias se presentaron en cartas anónimas a la cámara baja del Parlamento.

 

En el comunicado, Arib describió la decisión de la investigación como “constitucionalmente ilegal”, y agregó que la orden del fiscal estatal de investigar a un miembro del Parlamento está fuera de la jurisdicción del Parlamento.

 

También lo calificó como una «manera cuestionable de tratar con los representantes electos», y que este comportamiento de la Presidencia está haciendo un gran daño a la confianza de los ciudadanos en la política, que ya ha caído a un punto bajo.

 

Arib también afirmó que la Cámara, con sus acciones, causó un gran daño a su función como miembro del Parlamento.

 

La investigación fue impulsada por dos cartas anónimas que acusaban a Arib de «abuso de poder», un «reino del terror» y la creación de «un ambiente de trabajo inseguro», según informó NRC basado en información de fuentes cercanas al tema.

 

Según el abogado, las quejas no parecen girar en torno a un solo incidente sino a un “problema estructural más amplio”. El Consejo habla de “señales concretas y claras de que hay un ambiente de trabajo muy inseguro”.

 

Es de destacar que en 2016, y por primera vez en la historia de los parlamentos europeos, Khadija Arib, una ciudadana holandesa de origen marroquí, llegó a la Presidencia del Parlamento holandés, a través de las elecciones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.