La buena sintonía vuelve a las relaciones hispano-marroquíes 

La geografía nos obliga a ser buenos vecinos, la historia nos obliga a ser buenos amigos, la economía nos obliga a ser buenos socios y la humanidad nos obliga a ser buenos hermanos

0

 

Rue20 Español/ Alhucemas 

 

Mohamed Charbi 

 

No hay mal que dure cien años. Este refrán resume de modo preciso y conciso lo que pasó a las relaciones diplomáticas de Marruecos y España desde el mes de abril de 2021 hasta el mes de febrero de 2022, cuando ambos países – vecinos, amigos, hermanos y socios – padecieron una crisis diplomática sin precedentes de cuyos motivos no queremos acordarnos. 

 

Tras un largo tira y afloja a nivel de sus relaciones, al fin y al cabo el agua hispano-marroquí ha podido volver a su cauce. 

 

La geografía, la historia y la amistad de larga data tenían la última palabra obligando a Rabat y Madrid a reconciliarse y a enterrar el hacha de guerra. 

 

La geografía nos obliga a ser buenos vecinos, la historia nos obliga a ser buenos amigos, la economía nos obliga a ser buenos socios y la humanidad nos obliga a ser buenos hermanos. 

 

 

Tal como dijo el 35° presidente de los Estados Unidos, John F. Kennedy:  «La geografía nos ha hecho vecinos. La historia nos ha hecho amigos. La economía nos ha hecho socios y la necesidad nos ha hecho aliados. Aquellos a quienes Dios ha unido tan juntos, que ningún hombre los separe».

 

Así que, nos vemos en la obligación de entendernos queramos o no, por fas o por nefas. Es la mejor opción, por no decir la única solución que existe para Marruecos y España. 

 

Tras superar los obstáculos que había en el camino hispano-marroquí mediante un diálogo largo, silencioso y discreto, la sonrisa y la alegría han vuelto a dibujarse en el rostro de Marruecos-España.

 

 

La reconciliación fue motivo de alegría tanto para los políticos como para los ciudadanos de ambas orillas. 

 

La reconciliación ha convertido el enfado en calma; la preocupación, en tranquilidad; la desesperanza, en esperanza; la tristeza, en alegría;…

 

Durante la crisis diplomática, la risa y la sonrisa brillaban por su ausencia. Ahora todo lo contrario. Ambos países se sienten muy cómodos y tranquilos después de abrir una nueva etapa basada en el respeto mutuo, la transparencia, la claridad, la sinceridad,… En fin, una relación con todos sus pilares necesarios para que sea una relación del siglo XXI, una relación duradera, sólida y más fuerte que nunca. 

 

 

No estamos descubriendo ninguna novedad si decimos que esta nueva etapa inédita va a repercutir positivamente en la cooperación multilateral entre ambos países. De ahí que podamos vaticinar un futuro prometedor en las relaciones hispano-marroquíes. 

 

En este sentido, la sonrisa ya ha empezado a volver a varios sectores clave de los dos países, como por ejemplo el sector de los viajes marítimos y aéreos que han sufrido muchísimo por la pandemia y la crisis diplomática. 

 

La sonrisa ha regresado también a las fronteras de Ceuta y Melilla, ya que el pasado 17 de mayo de 2022 tuvo lugar la reapertura fronteriza oficial. 

 

 

Es de señalar aquí que las fronteras de Ceuta y Melilla con Marruecos han permanecido cerradas desde el día 13 de marzo de 2020, es decir, más de dos años de cierre. 

 

Gracias a esta reapertura fronteriza acordada entre las autoridades de Marruecos y de España, miles de personas podrán abrazar ahora a sus familiares que no se han visto desde hace mucho tiempo. Es una alegría muy grande para todos los ciudadanos de Marruecos y España. 

 

 

Por otra parte, la cooperación cultural también sacará provecho de esta reconciliación. Nadie puede negar el gran papel que desempeña la diplomacia cultural para reforzar los vínculos de amistad entre los dos pueblos amigos marroquíes y españoles. 

 

 

En pocas palabras, nos felicitamos nuevamente por esta nueva relación iniciada entre Marruecos y España, una relación que puede ser un ejemplo a seguir para muchos países cuyos pueblos están ansiosos por saborear la paz y por vivir sin guerras y conflictos, sea cual sea el tamaño de estos conflictos. 

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.