Prensa panameña pone al desnudo la corrupción de Argelia y el Polisario

"Ante la pérdida de la iniciativa en América Latina para segregarle el Sahara a Marruecos, Argelia está invirtiendo recursos en políticos radicales de la región para que promuevan sus intereses propagandísticos"

0

 

Rue20 Español/ Sidi Kacem 

 

En un artículo de opinión titulado «Argelia y el Polisario un cartel de corrupción» y publicado el 19 de julio de 2022 por el periódico más importante de Panamá La Estrella de Panamá, el economista Eduardo Fernández puso al descubierto la corrupción del régimen militar argelino y su títere el Polisario.

 

«Con dinero de Argelia un hijo del representante diplomático de la guerrilla separatista del frente Polisario, Mohamed Ould Abdessamad, abrió una moderna clínica en Ecuador. 

 

Se está repitiendo el mismo esquema empleado en Panamá donde Abdessamad administra otra clínica establecida con recursos argelinos, cuyo régimen ha financiado líderes del PRD para que se pronuncien en favor de las pretensiones de la dictadura argelina«, escribe el autor del artículo. 

 

Para Eduardo Fernández, «ante la pérdida de la iniciativa en América Latina para segregarle el Sahara a Marruecos, Argelia está invirtiendo recursos en políticos radicales de la región para que promuevan sus intereses propagandísticos». 

 

«Un propósito que no encuentra asidero luego del portazo dado por España al reconocer en marzo la soberanía de Marruecos sobre el Sahara y su propuesta de autonomía para el Sahara y la soberanía de Rabat sobre las provincias del sur. La postura de España es cónsona con la adoptada por Estados Unidos, Alemania, Francia, otras naciones de Europa, África, países árabes y las principales democracias de América Latina», agrega. 

 

En su artículo destaca también que «a la dictadura argelina le resulta imposible ocultar que el Polisario no es más que un títere dentro de sus ambiciones hegemónicas en el norte de África». 

 

«El berrinche formado por el contundente respaldo de España para hacer avanzar la búsqueda de una solución al diferendo sobre el Sahara, demostró que Argelia es quien atiza en forma directa el conflicto», añade.

 

Asimismo, recuerda que «en medio del proceso de marginación que sufre Argelia y su títere el Polisario en Latinoamérica», el secretario general de la ONU, António Guterres, «se refirió, en su informe sobre el Sahara de octubre pasado ante el Consejo de Seguridad, al escándalo de corrupción de líderes de la guerrilla del Polisario con la ayuda humanitaria y financiera destinada a los refugiados que sobreviven en los campamentos de Tinduf en el suroeste de Argelia».

 

«La corrupción de los líderes del Polisario fue denunciada con anterioridad por la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF) ante la Fiscalía Anticorrupción de la Unión Europea», destaca.

 

«La OLAF implicó en su informe a altos cargos civiles y militares de Argelia y la cúpula del Polisario, convertidos en un auténtico cartel de corrupción», prosigue.

 

De acuerdo al economista Eduardo Fernández, «el Parlamento Europeo, luego de la investigación de la OLAF, determinó suspender la concesión de la ayuda humanitaria de $15 millones anuales a los refugiados saharauis en Argelia, mientras el ACNUR no pueda realizar un censo de su número real. Algo a lo que se opone Argelia».

 

«La OLAF determinó que unos $20 millones en ayuda humanitaria fueron a parar a las cuentas corrientes de los dirigentes del Polisario y sus cómplices argelinos, lo que puso al descubierto que la corrupción es su forma de vida. Se trató de un monumental fraude que sigue impune«, añade.

 

«Por otro lado, la corrupción de los líderes del Polisario está creando un ambiente de resistencia en los campamentos en los que los sectores más jóvenes están enfrentados a la gerontocracia de esa guerrilla africana al ponerse al descubierto sus métodos mafiosos. Las constantes revueltas en los campamentos protagonizadas por los jóvenes que exigen cambios, ponen en entredicho el comportamiento dictatorial del Polisario y las violaciones a los derechos humanos de una población secuestrada y sin futuro», concluye Eduardo Fernández en su artículo «Argelia y el Polisario un cartel de corrupción». 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.