Sánchez vuelve a vapulear al Polisario y al régimen argelino

0

 

Rue20 Español/Rabat

 

Ismail El Khouaja

 

 

Muchos titulares ha dejado la intervención del presidente español, Pedro Sánchez, en la cámara baja hoy miércoles a petición del Partido Popular y el resto de grupos parlamentarios. Entre los más destacados esta la total marginación del Gobierno de España al Polisario y su baluarte el régimen militar argelino.

 

La intervención de Sánchez vuelve a dejar muy claro que España considera la autonomía marroquí como “la base más seria, creíble y realista» para solucionar un conflicto que dura medio siglo: «47 años deben ser suficiente para entender que debemos mover nuestras posiciones», dijo Sánchez basando el cambio de postura de su Ejecutivo sobre la nueva dinámica que esta conociendo el expediente del Sahara tras el reconocimiento de Estados Unidos de la marrquinidad del Sáhara, así como el apoyo de Alemania, Francia y últimamente Los Países Bajos al plan de autonomía presentado por Marruecos ante la ONU en 2007.

 

Defendiendo la decisión española sobre el Sahara, Sánchez vuelve a descartar hablar de Argelia y el Frente Polisario pese a que este último declaró romper relaciones con el Gobierno de España por su apoyo a la marroquinidad del Sáhara, y el primero traicionando sus “garantías” de aumentar suministro de gas a España en plena crisis energética, además barajando modificar los precios de gas a España y eligiendo a Italia como nuevo socio preferente en plano energético, el único sector por el que el régimen militar traba relaciones con los países.

 

Sin embargo, lo que más sorprende de los demás partidos políticos españoles es cuando se habla del Polisario y criticar al PSOE por dar la espalda al “pueblo saharaui”, un “pueblo” que en realidad no existe, lo que sí existe son tribus saharauis que ejercen todo su derecho de ciudadanía en el Sáhara, y solo hace falta ver el porcentaje de los saharauis que votaron a sus representantes en las últimas elecciones del 8 de septiembre, así como el desarrollo económico que conocen las provincias del sur de Marruecos para tener una idea clara.

 

Lo que están en los campamentos de Tinduf, hay que afirmar que no tienen nada que ver los saharauis marroquíes, ya que su mayoría fueron «cazados» por el régimen de Argelia de Mauritania, Chad y Mali. De hecho, Marruecos solo acepta el censo de los saharauis que España realizó en 1974, tal como afirmo el representante de Marruecos ante la ONU, Omar Hilale, pasado abril, para cerrar puertas a los “fichados” por el régimen argelino.

 

El silencio del Gobierno respecto al Frente Polisario viene en un momento donde se está quitando polvo sobre los crímenes de esta banda terrorista, el mayor de los cuales son los atentados terroristas que cometió el Polisario contra los españoles entre 1973 y 1986: «Es indecente apoyar al Polisario y abandonar a españoles víctimas de sus bombas«, dijo la presidenta de la Asociación Canaria de Víctimas del Terrorismo (ACAVITE), Lucía Jiménez, en una entrevista concedida a El Confidencial pasado abril, calculando las víctimas que dejó el Polisario «Entre secuestrados, heridos, asesinados y desaparecidos en alta mar, por eso son delitos de genocidio y lesa humanidad» llegan “alrededor de 289”.

 

Ya es hora de condenar el terrorismo de esta banda por los mismos españoles que han estado presentes hoy en la cámara baja. Defender al Polisario en detrimento de un socio tan estratégico como es Marruecos solo para ganar votos de cara a las próximas elecciones sería un error tanto político como humanitario contra los españoles víctimas de esta banda criminal.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.