Investigadores marroquíes en el Encuentro Intelectual Sur-Sur 2022

0

 

Rue20 Español/ Mequínez 

 

Mohamed Charbi

 

El Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Santiago de Chile, en colaboración con otros institutos y universidades, organizó el Encuentro Intelectual Sur-Sur 2022, que tuvo lugar los días 25, 26 y 27 de mayo. 

 

Este Encuentro Internacional contó con la participación de varios investigadores y académicos de diferentes países: Marruecos, Chile, México, República Democrática del Congo, Argelia, Argentina, Colombia, Brasil, Mozambique, etc. 

 

Los investigadores marroquíes que participaron en este evento cultural son: Mohamed El-Madkouri Maataoui, con una ponencia titulada «El otro traducido y la construcción de la propia identidad: La historiografía española y el mundo árabe»; Abdelkhalak Najmi («Marruecos en la obra del pintor chileno Claudio Bravo»); Mohammed Bensalah («El papel de la cultura en el reforzamiento de las relaciones arabo-latinoamericanas: desafíos actuales y perspectivas de futuro»); Latifa Laamarti («Conceptualizaciones y teorizaciones sobre la poesía panameña y marroquí»); Hassan Arabi («El despertar de la conciencia SUR-SUR: el caso de Marruecos»); y Hajar Chourak («La Traducción: Contacto lingüístico y cultural»).

En la presentación de su ponencia titulada «El otro traducido y la construcción de la propia identidad: La historiografía española y el mundo árabe», el profesor y traductor Mohamed El-Madkouri Maataoui (Universidad Autónoma de Madrid, España) explicó que «el cambio de las prácticas discursivas en cualquier sociedad es señal de un cambio sociológico y cultural de la misma. También, visto a la inversa, las manifestaciones discursivas históricas, desde una perspectiva sincrónica para cada época, son minas para la arqueología del pensamiento que el Yo ha ido forjando sobre el Otro». 

 

Igualmente recordó que «el Análisis Crítico del Discurso entiende el discurso como fenómeno social cuya correcta inteligencia es dependiente del contexto social y cultural de su producción. Así, tanto la expresividad lingüística (con palabras) como icónica y paralingüística (semiótica) se relacionan estrechamente con el contexto sociocultural de base». 

 

«Además, el punto de vista del análisis del discurso se encamina a determinar las estrategias discursivas de la construcción de la identidad, tanto propia como ajena. Desde esta perspectiva, las investigaciones se han centrado, entre otros extremos, en la construcción de las identidades en colectivos sociales ajenos al Nosotros, o en los marginados o subalternizados como es el caso de minorías que se consideran dislocadas dentro de la misma sociedad. Son las relaciones de poder, además, las que predeterminan tanto la visibilización como el silenciamiento del Otro, del extranjero como dijera Albert Camus. Es más interesante aún, y es lo que interesa en esta investigación, el cómo se representa al Otro y qué aspectos se visibilizan de él y cuál se silencian como sujetos subalternos», agregó. 

 

Mientras que el profesor y traductor Abdelkhalak Najmi (Universidad Autónoma de Madrid, España), durante su intervención sobre «Marruecos en la obra del pintor chileno Claudio Bravo», destacó la presencia marroquí en la obra de uno de los grandes pintores del mundo. Se trata del chileno Claudio Bravo, que pasó más de 40 años viviendo en Marruecos, en particular, Tánger y Tarudant. 

 

 

«Este meticuloso artista cuyo único principio es el trabajo minucioso y la constancia se enamoró de Marruecos, en particular de dos ciudades: Tánger y Tarudant», explicó Najmi.

 

«En la ciudad del Estrecho empieza a pintar cuadros, lienzos y pinceles, en una casa del barrio de Marchane. Una propiedad enclavada en un bosque tropical de 3 hectáreas, que se construyó en la época dorada de Tánger», añadió.

 

Allí vivió y trabajó Claudio Bravo durante muchos años, su propiedad está llena de trabajos y artesanías, algunas inmortalizadas en sus pinturas. En ese momento, Tánger era el lugar favorito de la «Generación beat» estadounidense. 

 

Bravo se codeó con muchos artistas allí, como el escritor Paul Bowles y el pintor Francis Bacon, pero sobre todo allí encontró la inspiración, quedó totalmente fascinado por la luz dorada de esta ciudad mediterránea, por sus colores, por sus habitantes… Inspirado por Marruecos y los marroquíes y guiado por su obsesión por representar el mundo tal y como es.

 

Según el investigador marroquí, «el tema de su obra marroquí, es la figura humana, retratos, naturaleza muerta, interiores. Su obra se caracteriza por desarrollar un estilo realista manteniéndose independiente a los movimientos de vanguardia. En su técnica, se expresa a través de los medios tradicionales de la pintura y dibujo óleo, pastel, carboncillo y también grabado, especialmente litografías».

 

En lo que se refiere a la intervención del profesor Mohammed Bensalah (Universidad Mohammed V de Rabat, Marruecos), titulada «El papel de la cultura en el reforzamiento de las relaciones arabo-latinoamericanas: desafíos actuales y perspectivas de futuro», se abordó el estado actual de la cooperación cultural entre los Estados del mundo árabe y los países de América Latina, así como los roles de la cultura en las relaciones internacionales y regionales, y los papeles que ahora desempeñan también las políticas culturales tanto en el fortalecimiento de las relaciones entre los pueblos como en el aumento de las tensiones entre éstos.

 

 

Según el profesor Mohammed Bensalah, «las relaciones árabo-latinoamericanas requieren un fortalecimiento de la cooperación y la asociación entre las dos partes en los diversos campos, particularmente en la cooperación cultural y académica, dada su vital importancia para establecer una cooperación Sur-Sur sobre bases sólidas y duraderas».

 

Los denominadores comunes -agregó- entre los países árabes y los países de América Latina son numerosos e importantes, y pueden constituir tanto una palanca para consolidar las relaciones bilaterales como un medio para superar la situación actual, marcada por las repercusiones de la etapa poscolonial y los temas de hegemonía y exclusión, así como los desafíos comunes que enfrentan estos países.

 

Para Bensalah, estos desafíos incluyen problemas de desarrollo, desafíos relacionados con el subdesarrollo histórico, dificultades para establecer plataformas de cooperación efectiva entre países que gocen de proximidad geográfica y unidad lingüística, cultural e identitaria.

 

«Además, el mundo árabe y América Latina están llamados a enfrentarse a los espectros de dependencia y sentimiento de inferioridad frente a las ideas supremacistas y egocéntricas del Occidente, así como a las estrategias hegemónicas que estamos presenciando en el escenario internacional».

 

«Ante estos desafíos y muchos otros más, el acercamiento entre los países árabes y los países de América Latina se impone como una necesidad estratégica, para hacer de las relaciones culturales, en particular la cooperación científica y académica y los proyectos científicos comunes, un factor determinante en esta ecuación, sobre todo porque las relaciones entre el Norte y el Sur, incluidas las relaciones culturales y la cooperación académica, dependen generalmente de la visión, objetivos e intereses de los países del Norte», concluyó.

 

 

En cuanto a la ponencia de la investigadora Latifa Laamarti (Universidad Abdelmalek Essaadi, Tetuán-Marruecos) – «Conceptualizaciones y teorizaciones sobre la poesía panameña y marroquí» -, tuvo como objetivo ver como las poetas panameñas y marroquíes construyen sus propias teorizaciones y conceptualizaciones sobre el feminismo y las cuestiones de género a través del verso. En este sentido, Laamarti hizo un análisis de algunos poemas con enfoque decolonial. 

 

La profesora Hajar Chourak (Universidad Euro-Mediterránea de Fez), a través de su ponencia «La Traducción: Contacto lingüístico y cultural», trató aspectos que tienen que ver tanto con la lingüística como con la traducción. En concreto, la relación entre los aspectos culturales y el proceso traductor.

 

De acuerdo a la investigadora Chourak, «mediante la lengua se socializa, se acultura. Por ello, cuando traducimos nos sumergimos entre dos sistemas lingüísticos abstractos, que en cierto modo nos dificultan la labor traductora, sobre todo cuando se trata de dos idiomas y culturas totalmente diferentes como es el caso del árabe y el español».

 

«Cuando estamos hablando de traducción, conservar los recursos culturales resulta ser un proceso difícil, simplemente por el mero hecho de que cuando se utiliza la lengua no sólo como medio sino, también, como fin, resulta complicado transferir y sobre todo conservar el equilibrio entre forma y fondo de una lengua a otra», explicó. 

 

El objetivo de su propuesta consistió en proporcionar un acercamiento tanto lingüístico como cultural, desde el punto de vista de la traducción entre el árabe y el español.

 

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.