Contra toda lógica. Argelia sigue rechazando colaborar con Marruecos en la lucha antiterrorista

0

 

 

 

Rue20 Español/ Rabat

 

 

El régimen militar argelino no puede y no quiere entender que la cooperación para la lucha contra el terrorismo en el Sahel es una fuente de seguridad y estabilidad para su país antes que lo sea para otros.

 

El terrorismo es el enemigo de todos los pueblos. No importa cómo está el estado de las relaciones diplomáticas argelino-marroquíes. Lo más importante es mantener la colaboración en la lucha antiterrorista. El régimen argelino sigue rechazando colaborar para frenar el terrorismo ascendente en el Sahel.

 

Marruecos ha expresado siempre su disposición a colaborar con los argelinos, pero siempre tropieza con el rechazo de la otra parte.

 

Marruecos  critica la postura de las autoridades argelinas, que comparten fronteras directas con Malí y Níger. A pesar del peligro, los argelinos «siguen negándose a colaborar con sus homólogos marroquíes en la lucha antiterrorista», afirma hoy en una entrevista concedida a Efe el jefe del servicio antiterrorista marroquí, Habboub Cherkaoui.

 

Marruecos y Argelia mantienen una crisis diplomática abierta con el conflicto del Sáhara como telón de fondo. Sus fronteras terrestres están cerradas desde 1994 y en 2021 Argel rompió relaciones diplomáticas con Rabat.

 

«Estamos preocupados por la cercanía de nuestro territorio a los campamentos del Frente Polisario en Tinduf (en el suroeste de Argelia), ya que está confirmado que hay jóvenes que fueron reclutados allí por imanes locales y enviados a las filas de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI)», avisó, según EFE.

 

Por otra parte, la ideología del llamado Estado Islámico (EI) sigue ganando adeptos en Marruecos y las personas leales a ese grupo siempre guardan el deseo de ir a los focos de conflicto, pero en particular a la zona del Sahel», dijo Cherkaoui.

 

Según el responsable policial, ante estas amenazas los servicios de seguridad marroquíes actúan «con eficacia en el marco de su estrategia de anticipación», deteniendo a los que planean emigrar a estas zonas o atentar en Marruecos.

 

El servicio antiterrorista marroquí ha detectado en los últimos años vínculos entre yihadistas arrestados en Marruecos y la zona del Sahel, y la gran parte de las armas de fuego decomisadas con los detenidos proceden de esa región subsahariana.

 

En octubre del 2020, Marruecos desarticuló en Tánger, en el norte del país, una célula terrorista formada por cuatro presuntos seguidores del EI que tenían la intención de incorporarse a la filial del grupo en la zona subsahariana, donde opera también Al Qaeda.

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.