La gastronomía marroquí, una locura de sabores

"Desde la decoración hasta el olor pasando por supuesto por los ingredientes, viajar a Marruecos con el estómago sin salir de la ciudad es posible"

0

 

Rue20 Español/ Fez

 

Meryem Ghoua

 

La variedad de la gastronomía marroquí en sus sabores, sus olores llamativos y su sutil mezcla de tradiciones atrae a un sinfín de personas por el mundo y siembra emociones y atracciones en los corazones.

 

La Mrouzia, rfissa, cuscús, bastilla, Harira, tayín y bisara también son los platos fascinantes de Marruecos y de su rico patrimonio cultural.

 

Al-Mouina y Al Jaima son dos restaurantes famosos en Madrid que ofrecen todo tipo de la comida marroquí e incluso los platos menos conocidos como Bisara.

 

«Desde la decoración hasta el olor pasando por supuesto por los ingredientes, viajar a Marruecos con el estómago sin salir de la ciudad es posible», afirmó 20 Minutos.

 

El famoso restaurante Al-Mounia de Madrid es uno de los refugios culturales y gastronómicos marroquíes de la misma ciudad.

 

«Desde Al-Mounia aseguran que la gastronomía marroquí está considerada una cocina intercultural reconocida a nivel mundial», reveló la misma fuente.

 

En cuanto al restaurante de Al Jaima, en el número 1 de la calle Barbieri, allí definen la cocina marroquí como «una locura de sabores».

 

Algunos dicen que las especias son el verdadero misterio de la deliciosa comida marroquí ya que, en su gastronómica, los marroquíes siempre incorporan especias odoríferas y fragantes.

 

«La mezcla de las especias que denominamos ras el hanut -cúrcuma, jengibre molido, pimienta, comino, pimentón y canela- es fundamental, lo echamos casi a todos los platos», aseguró el dueño del restaurante Al Jaima.

 

Para los visitantes de los dos restaurantes los platos más clásicos de Marruecos son el cuscús, el tajine, Harira y la pástela.

 

«Hablar de tajine es hablar de uno de los platos más populares de la cultura marroquí en el mundo que se elabora con legumbres y verduras», agregó la misma fuente.

 

«Los imprescindibles son la pástela, el Tajín de ambrosía de cordero y el pollo con limón», aseguran los clientes de Al-Mouina.

 

Con todo esto, nadie puede negar que la cocina marroquí ha ganado su buena reputación desde hace mucho tiempo en todos los rincones del mundo. Marruecos es, sin duda, un país bendecido por los finos paladares.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.