17 C
Rabat
martes, mayo 28, 2024

Marruecos femenino: un sueño esfumado y un futuro prometedor

 

Rue20 Español/ Tánger

Meryem Ghoua

- Anuncio -

El sueño olímpico de las Leonas del Atlas se esfumó el pasado martes en Rabat. La prórroga en el partido de vuelta contra Zambia fue fatal para las jugadoras valientes y decididas de Jorge Vilda, pero terriblemente torpes en el toque final.

Las compañeras de Yasmin Mrabet se desplomaron en el césped del Stade Moulay El Hassan de Rabat. Su desperdicio de energía habrá sido en vano. Sin embargo, durante los 120 minutos lo dieron todo contra rivales físicamente más fuertes.

Esta deficiencia, combinada con ciertas desganas tácticas en el primer período del partido, fue la principal causa de un fracaso que pocos observadores esperaban. La falta de eficacia en las dos zonas de la verdad habrá sido igualmente fatal. También es inconcebible que en el partido de ida Jraïdi y Saoud se perdieran nada menos que cuatro cara a cara que fueron más difíciles de perder que de materializar. En Rabat, Jraidi falló más de tres oportunidades de gol. Lo mismo ocurre con Ouazraoui y Benzina.

Defensivamente, la salida de Rebbah por lesión supuso un importante punto de inflexión, ya que la jugadora del AS FAR fue decisiva en los duelos ante atacantes zambianas de gran impacto. Su reemplazante, Nouhaila Benzina, careció de precisión técnica y su primera intervención le costó un gol a una selección que necesitaba terminar este partido de vuelta sin encajar gol.

Sin embargo, esta valoración técnico-táctica no quita mérito ni a las jugadoras, ni al entrenador y tampoco a su cuerpo técnico. De hecho, desde su llegada, Jorge Vilda ha reunido a las jugadoras locales casi todas las semanas, de lunes a viernes, para prepararse bien. Esta mejora fue más que beneficiosa, como lo demostró la reacción tras el primer gol de Zambia en el partido de vuelta. Una actitud llena de calidad en cuanto a secuencias ofensivas.

- Anuncio -

El método de Vilda debería permitir al grupo mejorar su arsenal táctico y su animación ofensiva. Si la habilidad y la concentración en el último gesto están ahí, al equipo le podría ir muy bien en el futuro.

Sí, hablamos de un futuro próximo con una CAN en unos meses en casa. Finalistas en 2022, las compañeras de Ghizlane Chebbak deben levantar la vista y buscar el título supremo. Estamos lejos de la época en la que nuestra selección femenina tenía como única ambición clasificarse para la fase final de la Copa Africana de Naciones.

A nivel estructural, la Real Federación Marroquí de Fútbol (FRMF) lanzó un auténtico plan para profesionalizar y desarrollar el fútbol femenino. Segundo hito en este proceso de reestructuración: el proyecto de formación de las jugadoras. Desde hace tres años, el programa de estudios deportivos iniciado en Maâmora comienza a dar frutos. Las selecciones U17 y U20 lograron clasificarse por primera vez para un Mundial. También está en marcha un programa de formación para árbitras jóvenes, de entre 15 y 17 años. Este trabajo, que combina pedagogía, cursos teóricos y ejercicios de campo, debería permitir a Marruecos aparecer regularmente entre los cuatro primeros de África.

Por eso este equipo merece todo el apoyo del microcosmos del fútbol marroquí. Si el objetivo de París 2024 se perdió por poco, otros desafíos esperan a un grupo llamado a crecer y progresar en el tiempo y las competencias.

A veces, en la vida como en el fútbol, aprendemos más de las derrotas que de las grandes victorias. Y a veces, es mejor dar un paso atrás para saltar mejor… y, por qué no, hacer historia.

 

 

 

- Anuncio -

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mira nuestro otro contenido

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Anuncio

VIDEOS

Entradas populares

CONTINÚA LEYENDO