14 C
Rabat
martes, febrero 27, 2024

A propósito de la visita de Albares a Marruecos

 

Rue20 Español/ Agadir

 

- Anuncio -

Abderrahmane Belayachi

 

Para mí y para muchos hispanistas no fue una visita normal ni debe serlo. Las visitas oficiales siempre han tenido sus rituales y hábitos protocolarios que nadie puede contestar. Las visitas oficiales de altos cargos españoles se deben de teñir de una importancia excepcional. España no es cualquier país para Marruecos. España es toda una historia. España es el país europeo más cercano de la mente de los marroquíes y desde hace siglos, y lo es hoy todavía más que nunca.

 

Una visita muy esperada la del Ministro español de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación José Manuel Albares los días 13 y 14 de diciembre de 2023. Una visita que tradicionalmente efectúa el Jefe del Gobierno en persona tras la formación del nuevo gobierno. Por ello fue una visita muy esperada. La visita de muchas expectativas, diría, para dar continuidad a las políticas iniciadas durante el primer mandato del gobierno socialista de Pedro Sánchez. Muchos temas de interés común para uno y otro país. Una visita tan esperada para despejar dudas y sobre todo acortar el camino ya emprendido, dar seguridad e insuflar energías y ánimos para llevar adelante los dos países con pasos firmes y construir conjuntamente sobre bases de confianza que den prioridad a los muchos intereses comunes. La máquina está puesta en marcha y nada ni nadie tiene que intercalarse para pararla o siquiera demorarla. Nadie tiene derecho a perder tiempo mirando el camino recorrido y la distancia que queda por recorrer.

- Anuncio -

 

IMG 20231218 WA0086

 

Una visita que he vivido físicamente y con mi alma por formar parte de este grupo restringido de hispanistas de las tres generaciones invitados primero, a cenar con el ministro español en casa del Embajador de España en Rabat y luego, a una recepción abierta con los Hispanistas y demás personalidades del mundo de la política, la economía y la cultura. Un gesto desde luego muy simbólico y entrañable por ser el primer acto con que inauguró el ministro su primera visita oficial a nuestro país después de la formación del nuevo gobierno. Un gesto de reconocimiento de la labor de todos los Hispanistas marroquíes desde la independencia de difundir y consolidar la presencia de la lengua y la cultura españolas en nuestro país. Una labor primero de formación y de edificación a través de la docencia, también de investigación en distintas áreas de conocimiento, y culminada con un hispanismo de creación, de producción y reproducción considerado a la vez la máxima expresión de asimilación de la lengua y la cultura hispánicas, y sobre todo de transmisión de cultura y manera de pensar propia. De allí el papel de mediadores interculturales y multiculturales que desempeñamos los hispanistas de todas las generaciones. Un papel que redunda por supuesto en beneficio de las relaciones culturales/diplomáticas entre nuestros respectivos países.

 

El hispanismo marroquí está entonces bien situado para desempeñar este papel tan apreciado y eficaz de diplomacia paralela, una diplomacia suave con tinte de cultura y educación. No hay nadie mejor que los Hispanistas para asumir este cometido, por la  formación global como filólogos que hemos recibido, primero en la escuela y universidad marroquíes, y segundo en la universidad española, para algunos; por el vasto y profundo conocimiento que hemos ido acumulando desde que empezamos a aprender el español hasta nuestros días; sobre todo por el amor que hay entre el sujeto y el objeto, entre el español y cada hispanista, que, imagino, es toda una historia que cada uno puede contar en versiones inusitadas; y finalmente por esa pasión y esa sensibilidad y complicidad establecidas, con el paso de tiempo, entre la lengua y los hispanistas marroquíes. Una pasión y sensibilidad traducidas mediante el sinfín de actividades y manifestaciones culturales y científicas que los  Departamento de Estudios Hispánicos organizan, de manera constante e infatigable, y muchas veces con pocos recursos, cada año académico: Conferencias, seminarios, jornadas de estudios, mesas redondas, coloquios, congresos, etc.

 

También se traduce por las participaciones de los hispanistas en los mismos eventos en el extranjero, en España o en otros países que los convocan. Otra manifestación de esta pasión y dinamismo lo demuestran las publicaciones de los hispanistas bajo forma de libros individuales o colectivos, actas y artículos en revistas y periódicos dentro y fuera de Marruecos. En la misma línea, subrayar la loable labor de los periodistas hispanistas y traductores en árabe y español que por sus traducciones tienen más puentes de comunicación, conocimiento y entendimiento.

- Anuncio -

 

IMG 20231218 WA0089

 

No es tampoco de poco interés el papel primordial y complementario de las asociaciones de hispanistas en reunirlos, consolidar los lazos entre ellos y sobre todo encauzar sus esfuerzos para darles vigor y más visibilidad. El ejemplo más concreto estos últimos años es AMEII, Asociación Marroquí de Estudios Ibéricos e Iberoamericanos, fundada en 2017 y que ya cuenta con un patrimonio importante en término de actividades, congresos, revista y actas. Añádase a ello, en la misma dirección, el papel de las distintas estructuras de investigación y los laboratorios creados por los hispanistas mismos dentro de sus respectivos departamentos para poder estructurar su trabajo y permitir que aporten su granito de arena a la investigación científica nacional en los Estudios Hispánicos.

 

¿Y qué decir de las relaciones interpersonales? Los hispanistas de Marruecos hemos tejido durante nuestro recorrido profesional y académico una red interesantísima de relaciones con nuestros amigos universitarios y de la sociedad civil en general tanto de España como de América Latina. Una Red que en la mayoría de los casos permite y posibilita avanzar muchos proyectos de colaboración tanto en la investigación como en las demás áreas culturales, que muchas veces es difícil de realizar en marcos institucionales, para volver a subrayar una vez más la importancia y el papel de mediadores que desempeñamos y practicamos cada día, un papel muchas veces desapercibido o no tan siempre valorado.

 

¿Y ahora? Creo que la acogida del ministro español a los hispanistas, por muy reducido que parece el grupo invitado, es muy simbólica y tiene que constituir un punto de inflexión no sólo de parte de España sino también de parte de Marruecos. España es un socio imprescindible para Marruecos tal como lo es Marruecos para España. Los Hispanistas están invitados, por todo lo avanzado, a tomar parte de este partenariado. Por ello, se necesita que se les reconozca como potencial humano rico e importante en este proceso, y que se interactúe con la labor que llevan a cabo diariamente y en silencio. Necesitan el apoyo tanto material como moral, necesitan que se les implique más en el desarrollo de las relaciones bilaterales entre Marruecos el Mundo Hispánico en general, porque además de la formación y el conocimiento que tienen de este vasto espacio Hispánico, poseen la pedagogía que permitirá sacarle mayor partida a la experiencia acumulada.

 

Hispanista y catedrático

 

IMG 20231216 WA0068

 

Mira nuestro otro contenido

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Anuncio

VIDEOS

Entradas populares

CONTINÚA LEYENDO