Azoulay: Marruecos y Singapur juegan en la misma división

La de la excelencia y la modernidad social

0

 

Rue20 Español/Rabat

 

Marruecos y Singapur tienen el privilegio de jugar en la misma división, la de la excelencia y la modernidad social, afirmó André Azoulay, consejero del Rey Mohammed VI.

 

«En el espacio muy selectivo de los países del mundo que han hecho de la riqueza de su diversidad el motor ejemplar de su identidad, el Reino de Marruecos y Singapur tienen el privilegio de jugar en la misma división, la de la excelencia y la modernidad social», dijo Azoulay ante la Conferencia de Singapur (4-11 de septiembre) sobre la cohesión de las sociedades, inaugurada por la jefa de Estado, Halimah Yacob, y a la que asistieron el primer ministro singapurense, Lee Hsien Long, y una docena de miembros de su gobierno.

 

En su intervención en la sesión plenaria ante 800 dignatarios de 40 países, Azoulay se congratuló de esta iniciativa, «tanto más notable cuanto que la encarna Singapur, que ha elegido hacer de las 10 religiones que nutren su ADN un activo, una fuerza y el crisol voluntarista de una nación emergente cuyo liderazgo y éxito se imponen y son consensuados en la escena internacional».

 

«Durante mucho tiempo, Singapur se ha distinguido por el éxito excepcional de su modelo económico, impulsado por una dinámica cuyo ritmo y crecimiento impresionante raramente han sido desmentidos desde hace más de medio siglo», subrayó el consejero del Rey, destacando «la ambición pionera y visionaria del Padre Fundador de la República de Singapur, el primer ministro Lee Kuan Yew, que logró dar a su país un nivel de vida superior al de los países más ricos y desarrollados del mundo occidental».

 

Haciéndose eco de esta dinámica única en el mundo, el consejero del Rey puso en perspectiva «el arraigo inquebrantable de Marruecos en la consolidación de un proyecto de sociedad, que se enorgullece de las aportaciones de todas las civilizaciones que han fecundado su historia y que hoy, obligan a respetar y escuchar lo que Marruecos, como Singapur, quiere decir a los demás, en un tiempo y una época debilitados por el arcaísmo de quienes no saben resistir las tentaciones mortificantes de la negación, de la división cultural y espiritual, y a menudo de la amnesia de su propio determinismo histórico».

 

Llevada y encarnada por el liderazgo del Rey Mohammed VI, «figura emblemática de lo que la apertura y la alteridad en la Tierra del Islam pueden aportar a una Comunidad de Naciones en busca de puntos de referencia», esta realidad marroquí estuvo en el centro de las sucesivas reuniones del consejero del Rey con los ministros de Asuntos Exteriores, de Cooperación Económica, de Cultura, de Comunidades y de Asuntos Islámicos.

 

Al margen de la Conferencia y de estos encuentros, cabe destacar «la inesperada y significativa elección del ministro de Asuntos Exteriores, Vivian Balakrishnan, de trasladar a la Sinagoga de Singapur el almuerzo ofrecido en honor del consejero del Rey, que inicialmente iba a celebrarse en la sede del Ministerio.

 

Con este gesto, Balakrishnan quiso rendir homenaje a Marruecos y al Gran Rabino de Singapur, Mordekhai Abergel, ferviente marroquí y activista comprometido con el Diálogo de Religiones y Culturas en esta parte del continente asiático.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.