Una decisión que profundiza la crisis tunecino-marroquí

0

 

 

Rue20 Español/ Rabat

 

 

Marruecos reaccionó este sábado a la decisión de Túnez de llamar a consultas a su embajador tras una medida similar que tomó Rabat ayer, y denunció que la justificación dada por la cancillería tunecina contiene «contraverdades» que profundizan la crisis bilateral desatada entre los dos países tras la invitación del presunto líder del Polisario, Brahim Gali, a una cumbre sobre el desarrollo en África.

 

Marruecos subrayó que la reacción de Túnez «lejos de levantar las ambigüedades que rodean la postura tunecina, no hacen sino que profundizarlas», y volvió a calificar el recibimiento de Gali por el presidente tunecino, Kais Said, de «acto hostil» y «profundamente inamistoso cometido por las autoridades tunecinas contra la primera causa nacional y los intereses supremos de Marruecos», según indicó una nota del portavoz del Ministerio marroquí de Exteriores.

 

«(El recibimiento) demuestra un acto de hostilidad tan flagrante como gratuito, y que nada tiene que ver con la ´tradición tunecina de la hospitalidad´ que, en cualquier caso, no puede aplicarse a los enemigos de los hermanos y amigos que siempre han estado al lado de Túnez en los momentos difíciles», se lee en la nota.

 

Rabat llamó ayer inmediatamente a consultas a su embajador en Túnez después de que el presidente tunecino recibió a Gali en el aeropuerto de Túnez, y anunció a través de un comunicado del Ministerio de Exteriores que no participará en la Conferencia Internacional de Tokio sobre el Desarrollo Africano (TICAD) que acogerá hasta mañana Túnez y en la que participa el presidente saharaui, junto a otros jefes de Gobierno y Estado de la región.

 

Túnez reaccionó posteriormente rechazando categóricamente la declaración marroquí, y defendió «su completa neutralidad en la cuestión del Sáhara Occidental respetando la legitimidad internacional» y que, «contrariamente a lo afirmado en el comunicado marroquí», la Unión Africana (UA), en calidad de participante principal, invitó a todos sus miembros, incluida la RASD.

 

La nota del portavoz de Exteriores marroquí subraya que la cumbre de TICAD «no constituye una reunión de la Unión Africana pero un marco de asociación entre Japón y los países africanos con los que mantiene relaciones diplomáticas», y añadió que las reglas de la UA no se aplican en esta cumbre.

 

La misma fuente insistió en que se había acordado anteriormente que los países que acudirán a la TICAD son solo aquellos «que hayan recibido una invitación del primer ministro japonés y el presidente tunecino», y afirmó que se mandaron 50 invitaciones a países africanos que tienen relaciones diplomáticas con Japón.

 

«Túnez no tenía derecho de establecer un proceso de invitación unilateral, paralelo y específico a la entidad separatista contra la voluntad explícita del socio japonés», aseveró la nota.

 

La nota denunció también la abstención «sorprendente y inexplicable» de Túnez en la aprobación en octubre pasado de la última resolución 2602 del Consejo de Seguridad de la ONU sobre el mandato de la misión de la ONU en el Sáhara Occidental (La Minurso).

 

La abstención tunecina «arroja una serie duda y legítima en cuanto a su apoyo al proceso político y a las resoluciones de Naciones Unidas», deploró. EFE

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.