Marruecos participa en la toma de posesión del nuevo presidente colombiano

0

 

 

Rue20 Español/ Rabat

 

 

 

Gustavo Petro se convirtió ayer en el primer presidente de izquierda de Colombia, con el desafío de impulsar ambiciosas reformas económicas y sociales para reducir la pobreza y la desigualdad, en una nación dividida y golpeada por la violencia.

 

Marruecos participó en la ceremonia de la toma de posesión mediante la embajadora marroquí en Bogotá, Farida Loudaya.

 

«Prometo a Dios y prometo al pueblo cumplir fielmente la Constitución y las leyes de Colombia», dijo Petro al juramentar ante el presidente del Congreso, Roy Barreras.

 

Tras el juramento, a Petro le colocó la banda presidencial la senadora María José Pizarro, hija de Carlos Pizarro, compañero del mandatario en la guerrilla del M-19 y asesinado en 1990, cuando era candidato a la Presidencia.

 

Minutos después, el flamante mandatario tomó el juramento a su compañera de fórmula, la afrodescendiente Francia Márquez.

 

“Juro a Dios y al pueblo cumplir fielmente la Constitución y las leyes de Colombia y también juro ante mis ancestros y ancestras”, dijo Márquez, en su juramento, en el que añadió: “Hasta que la dignidad se haga costumbre”.

 

Antes de tomarle el juramento a Márquez, Petro emitió su simbólica primera decisión, al ordenar a la Casa Militar que le llevaran allí mismo la espada del libertador Simón Bolívar.

 

Esa reliquia había quedado depositada en la Casa de Nariño, sede del gobierno, por decisión expresa del antecesor de Petro, Iván Duque, quien rehusó autorizar su salida.

 

“Es la primera vez que una posesión presidencial la acompaña realmente la base del pueblo”, dijo Petro desde la Plaza de Bolívar,a la que pudieron acceder los ciudadanos rompiendo la tradición de una ceremonia privada.

 

Organizaciones feministas, de izquierda, indígenas y sociales de todo el país atendieron el llamado de acompañar la asunción.

En tanto, los invitados internacionales a la investidura del presidente electo de Colombia llegaron desde el viernes a Bogotá.

Entre los presidentes que asistieron figuran los de Chile, Gabriel Boric; Argentina, Alberto Fernández; Ecuador, Guillermo Lasso; Paraguay, Mario Abdo Benítez; Bolivia, Luis Arce; República Dominicana, Luis Abinader; Panamá, Laurentino Cortizo; y Costa Rica, Rodrigo Chaves.

Petro tendrá ahora el desafío de sortear la violencia que se ha cobrado la vida de más de 560 defensores de los derechos humanos desde 2016, la inflación creciente más alta de las últimas dos décadas y la búsqueda de consensos en un país dividido por décadas de enfrentamientos armados.

A sus 62 años, este economista que integró la guerrilla, fue alcalde de Bogotá y tuvo varios períodos en el Congreso, y logró entrar en la historia colombiana al obtener en junio pasado 50,4% de los votos en su tercer intento por llegar a la Casa de Nariño.

El ex guerrillero ganó por un estrecho margen, con más del 50% de los votos, frente al empresario Rodolfo Hernández, de 77 años.

Con esta histórica victoria, su compañera de fórmula, Francia Márquez, se convertirá en la primera afrocolombiana en ocupar la vicepresidencia.

Petro, en tanto, tuvo dos candidaturas presidenciales fallidas en 2010 y 2018.

Antes de la asunción oficial Petro asistió a varias ceremonias simbólicas.

En la Sierra Nevada de Santa Marta, al norte del país, los indígenas aruhacos le dieron su “bendición» y uno de los mamos -la máxima jerarquía de la comunidad- le entregó un bastón que representa la sabiduría.

La diversidad cultural de Colombia está reflejada en la ceremonia de posesión, donde decenas de artistas interpretaron ritmos nacionales en los parques del centro de la ciudad.

Además, horas antes del acto de asunción, Petro recibió al presidente argentino Alberto Fernández, quien lo invitó a realizar una visita oficial a la Argentina en los próximos meses y auguró una gestión “activa” del nuevo gobierno de izquierda colombiano “en el camino de la integración latinoamericana”.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.