Mali en el radar de los europeos por los cascos azules

0

 

 

 

Rue20 Español/ Rabat

 

 

La Unión Europea (UE) celebró este sábado que la ONU haya renovado un año más el mandato de su misión en Mali (Minusma), pero lamentó que el Gobierno de este país africano se haya opuesto a darle libertad de movimiento para investigar violaciones de derechos humanos.

 

 

«La Minusma tiene un papel importante que desempeñar en Mali, tanto en materia de protección de los civiles como de acompañamiento del retorno a la paz. Las capacidades de la Minusma en términos de investigación y recogida de pruebas son un atributo crucial y contribuyen a la confianza de la población en los servicios del Estado», dijo en un comunicado una portavoz del Servicio Europeo de Acción Exterior.

 

 

El bloque comunitario «lamenta», por tanto, que Mali se haya opuesto a la libertad de movimiento para que la misión de la ONU ejecute su mandato, «tanto más en un contexto de aumento exponencial de las violaciones de derechos humanos y abusos en los últimos meses».

 

 

«La UE exhorta al Estado maliense a actuar en respeto del mandato de la Minusma y a llevar a cabo investigaciones efectivas sobre toda alegación de violación de los derechos humanos, cualquier que sea el presunto autor, así como a proceder a búsquedas efectivas», dijo la portavoz.

 

El Consejo de Seguridad de la ONU amplió el miércoles el mandato de la misión en Mali, pero el embajador permanente de este país ante Naciones Unidas, Issa Konfourou, dijo que, si bien Mali votó a favor de la prórroga, también tiene una «oposición tajante a la libertad de movimiento» de la misión.

 

 

Aseguró que su Gobierno siempre ha «cooperado de buena fe» con la Minusma desde su establecimiento en 2013, pero reivindicó su «soberanía» nacional y sostuvo que la misión está llamada a apoyar al Gobierno, no a «reemplazarlo», subrayando que las investigaciones sobre violaciones de derechos humanos competen al Ejecutivo maliense.

 

 

Mali, gobernado por una junta militar tras dos golpes de Estado en menos de un año, no controla extensas zonas del país, concretamente del norte y del centro, donde la administración central está prácticamente ausente mientras aumentan los atentados perpetrados por diferentes grupos yihadistas.

 

Además, el Gobierno maliense ha tensado en los últimos meses la relación con parte de la comunidad internacional y con Naciones Unidas, que ha alertado de las restricciones para operar con las que se están encontrando sus «cascos azules». EFE

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.