España desmiente a Argelia y contacta con UE para tomar cartas en el asunto

0

 

 

 

Rue20 Español/ Mohammedia

 

 

 

El régimen militar argelino ha metido la pata con su decisión inoportuna de congelar las operaciones comerciales y bancarias con España. Por torpeza, por el mero hecho de llevarle la contra al Gobierno español o por echarle un cable a Putin, el régimen argelino se enfrenta a la UE.

 

 

 

El Gobierno español adoptó la decisión soberana de apoyar la marroquinidad del Sáhara. Madrid ha decidido corregir el error garrafal del «Caso Gali» abriendo una nueva etapa inédita con Marruecos. Pedro Sánchez, presidente del Gobierno español, y su ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, afirmaban que aspiran a una muy buena relación con Argelia.

 

 

 

El régimen argelino rompió unilateralmente el tratado de Amistad y cooperación con España. Es una pura venganza argelina de España tras su apoyo total a Marruecos. Pero se puede digerir como una decisión soberna, aunque todo eso demuestra la actitud contradictoria del régimen argelino.

 

 

 

Este régimen reitera que no es parte del conflicto del Sáhara, pero al mismo tiempo su reacción lo desmiente y deja muy claro que es una parte. Una parte del problema, no de la solución.

 

 

 

Tras la decisión de congelar las operaciones comerciales y bancarias con España, Argelia se enfrenta a la UE.

 

 

 

Los argelinos no midieron las consecuencias. Un error que pogarán muy caro.

 

 

La Unión Europea está tomando cartas en el asunto tras » la paralización prácticamente total» de las operaciones comerciales con Argelia, tanto importaciones como exportaciones, a excepción de los productos energéticos, según afirmó la secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez, este miércoles en el Congreso.

 

 

 

«Estamos viendo, de facto, esa paralización de flujos en ambos sentidos, que consideramos que puede ser un incumplimiento del acuerdo de asociación con la Unión Europea (UE)», informó Europa Press tras la comparecencia de Xiana ante la Comisión de Industria, Comercio y Turismo, a la que ha acudido para dar cuenta de la ejecución de las líneas de financiación al comercio exterior.

 

 

 

Concretamente, los puntos en los que el Ejecutivo cree que Argelia está incumpliendo su acuerdo comercial con la Unión Europea son los relativos a la prohibición de obstaculizar flujos comerciales, el dedicado a pagos corrientes y movimientos de capital y el de discriminación a un Estado miembro de la UE respecto al resto, agregó la misma fuente.

 

 

 

Para el Gobierno el Tratado de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación suspendido por Argelia unilateralmente no afecta al comercio ya que todas las operaciones comerciales y bancarias son competencia de la UE. El tratado «no recoge ninguna cuestión comercial», aclaró la ministra.

 

 

 

Es más, Méndez ha rebajado este tratado, firmado en 2003, a una «declaración de intenciones» sobre el reconocimiento de la soberanía nacional, la prohibición de injerencias en asuntos de política interna o de cooperación en varios ámbitos, pero nada comercial, ya que es la UE la que tiene esta competencia, explicó Europa Press.

 

 

 

España y la UE van de la mano para dar una respuesta firme a la decisión argelina. Por eso, Méndez ha señalado que existe un compromiso de la Comisión Europea de «actuar tanto a nivel diplomático como a través de la Dirección General de Comercio». «Estamos en contacto diario con la Comisión», ha dicho.

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.