Jefe del Gobierno cabileño: la constitución es una importante victoria contra la represión del régimen argelino

Argelia alienta en el exterior lo que prohíbe en el interior. El apoyo al derecho a la autodeterminación es, para ella, más un instrumento de guerra contra determinados países que el respeto a un principio intangible del derecho internacional. ¡Haz lo que digo pero no lo que hago! La duplicidad argelina es evidente

0

 

Rue20 Español/ Rabat 

 

Ferhat Mehenni, presidente del Movimiento por la Autodeterminación de la Kabilia (MAK), se ha convertido en un símbolo de lucha contra la dictadura y la represión del régimen militar argelino. Uno de los grandes defensores de la cultura amazigh.

 

Nació 1951 en Illoula Oumalou, en Tizi Ouzou. Fue encarcelado y torturado por el régimen argelino en la década 1980. Es el fundador del Movimiento Cultural Bereber (MCB, también, del Movimiento por la Autodeterminación de la Kabilia (MAK), y del Gobierno Provisional Kabil (GPK) en 2010. El MAK es un movimiento pacífico que busca celebrar un referéndum de autodeterminación en la región de la Cabilia (este de Argel).

 

Con motivo de la presentación de la Constitución cabileña la semana pasada en Paris, Rue20 Español entrevistó a Mehenni sobre temas de actualidad. El jefe cabileño calificó de sabia la decisión española de respaldar el Plan de Autonomía para el Sahara.

 

Además, afirmó que la Constitución cabileña es un gran símbolo de la victoria de su Gobierno y la derrota del régimen argelino. Agradeció a Marruecos el apoyo moral, y expresó su predisposición a abrir una representación de su Gobierno en el Sahara marroquí.

 

El 19 de mayo de 2022, usted hizo público su proyecto de constitución para Cabilia. ¿Ha logrado el pueblo de Cabilia imponerse a pesar de la feroz represión ejercida por las fuerzas coloniales de ocupación argelinas?

 

Este proyecto de constitución para una República Federal de Cabilia es una de las victorias más importantes del pueblo cabilio sobre la dominación colonial argelina. Es la culminación de un proceso a través del cual Cabilia se fue retirando gradualmente de Argelia, liberándose de los lazos simbólicos que aún la mantenían unida a ella. 

 

Entre Cabilia y Argelia hoy sólo existen las punzadas de la represión para sujetar uno al otro por la fuerza. Después de dar la espalda al himno y la bandera argelinos, y boicoteando sin excepción todas las elecciones argelinas desde 2001, incluido el último referéndum sobre la revisión constitucional (11/01/2020), el pueblo cabilio expresó claramente su deseo de tener su propia constitución, así como su deseo de desprenderse de Argelia para volver a ser lo que siempre había sido: dueño de su destino. 

 

Ésta es una victoria para todos aquellos que están en prisión por su deseo de independencia de Cabilia. La represión no puede hacer nada contra un pueblo decidido a vivir dignamente. Se acabó la opresión. Vencimos con nuestro pacifismo y la fuerza jurídica del derecho a la autodeterminación de nuestro pueblo.

 

Nuestras denuncias ante los organismos internacionales contra los generales argelinos por su operación genocida denominada «Cero Cabilia» e implementada desde el pasado mes de abril, finalmente dieron resultado. 

 

Esto rendirá justicia a todos los que fueron asesinados, torturados, violados durante los interrogatorios, así como al pueblo cabileño.

 

 

¿Cómo ve la posición de Marruecos en relación con Cabilia?

 

La posición de Marruecos acerca de Cabilia es muy honorable. Le agradecemos mucho. En esta materia, Su Majestad el Rey Mohammed VI, su gobierno y su pueblo tienen una visión de alto nivel y unos valores excepcionales y distinguidos. 

 

Debo decir al mundo entero en general y a Argelia en particular, que el apoyo marroquí a la causa de Cabilia está dictado más por el respeto a los principios en los que se basa su conducta anticolonialista desde Mohammed V que, ya en su tiempo, ayudó a Argelia en su lucha por su descolonización, que por cualquier deseo de contrarrestar el armamento y la financiación del Polisario por parte de los militares argelinos. El derecho a la autodeterminación de los pueblos, cuando está fundado (legítimo), Marruecos lo sacraliza.

 

Entendemos toda la prudencia marroquí de no ir más allá de este apoyo moral. Creemos sinceramente que la apertura de una representación diplomática de Cabilia en El Aaiún será un acto de sabiduría en el interés superior del Reino y en el de una mayor estabilidad y una mejor cooperación regional.

 

Esperamos que otros países adopten la misma posición sobre la cuestión de Cabilia. Además, la mejor manera de obtener ventajas y concesiones de Argelia es apoyar el derecho del pueblo de Cabilia a la libre autodeterminación. ¡Que todos los países lo sepan!

 

En el mismo contexto, ¿cómo explica la contradicción del régimen militar argelino que apoya a una entidad ficticia en el Sáhara mientras se opone violentamente al derecho a la autodeterminación de un pueblo de 12 millones de personas, como el gran y pacífico pueblo hermano de Cabilia?

 

Esto significa que Argelia no tiene principios y no tiene voz. Y pisotea los Pactos Internacionales de Derechos Políticos, Sociales, Económicos y Culturales, que ha firmado y ratificado, así como la Carta de la ONU, que son pactos que garantizan el derecho de los pueblos a la libre autodeterminación. 

 

Argelia alienta en el exterior lo que prohíbe en el interior. El apoyo al derecho a la autodeterminación es, para ella, más un instrumento de guerra contra determinados países que el respeto a un principio intangible del derecho internacional. ¡Haz lo que digo pero no lo que hago! La duplicidad argelina es evidente.

 

¿Cómo ve la histórica decisión del Gobierno español de apoyar el plan de autonomía marroquí para el Sáhara planteado desde 2007?

 

Lo importante en este asunto es que finalmente, después de casi 50 años de conflicto armado de Argelia contra Marruecos en nombre del Polisario, empezamos a ver la luz al final del túnel. 

 

España tomó una sabia decisión como todos los países occidentales y la mayoría de los países del Golfo.

 

Detrás de este reconocimiento de la marroquinidad del Sáhara emerge – y esto es lo que espero- la unanimidad internacional sobre el derecho del pueblo de Cabilia a su soberanía sobre la base del derecho de los pueblos a la autodeterminación.

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.