España, lejos de Marruecos y EEUU, cerca de México y Argelia

0

 

RUE20 ESPAÑOL/ MOHAMMEDIA

 

José Manuel Albares ha sido nombrado el pasado verano como ministro de Asuntos Exteriores para corregir los errores de su predecesora, Arancha González Laya.

 

En realidad, Albares tiene tres difíciles misiones: primero, enderezar las relaciones diplomáticas con Marruecos; segundo, recuperar la armonía perdida con los EEUU; tercero, reconciliarse con México y reforzar la influencia española en América Latina.

 

Albares ya acertó en encaminar las relaciones con México en la dirección de la reconciliación, ya que “viajará este martes a México con el objetivo de normalizar las relaciones diplomáticas entre los dos países, que han vivido un largo periodo de tensiones y desencuentros desde la llegada al poder del actual presidente, Andrés Manuel López Obrador”, informó El País.

 

La guerra en Ucrania acercó España a EEUU, sin embargo, no hay síntomas de una posible y pronta recuperación de la armonía pérdida entre ambos países tras la entrada de los comunistas a la Moncloa.

 

Albares trata de coser las relaciones diplomáticas rotas con Marruecos tras la entrada clandestina y bajo identidad falsa del presunto líder del Polisario, Brahim Gali, a España el pasado 21 de abril de 2021.

 

La charla entre el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y el ministro de Exteriores de Marruecos, Nasser Burita, el pasado febrero en Bruselas, no ha curado las heridas abiertas ni ha recuperado la confianza perdida. Karima Benyaich, embajadora marroquí, no ha regresado aún a Madrid desde mayo de 2021.

 

Los dos Reinos siguen lejos del deshielo diplomático. Las palabras del mismo Albares son la prueba tangible. “Estamos construyendo una relación del siglo XXI basada en la confianza, el respeto mutuo, en la imposibilidad de acciones unilaterales por ninguna parte. Eso toma tiempo, sobre todo si se quiere hacer de manera sólida. En eso estamos”, dijo ayer en una entrevista con El país.

 

Marruecos aspira a que España siga los pasos del Gobierno alemán que decidió hace unas semanas exteriorizar su apoyo a Marruecos y el plan de Autonomía para el Sáhara. Albares comentó la postura alemana sin mojarse. “Cada país tiene su propia relación bilateral y nos felicitamos de que Alemania tenga una relación más fluida”, alegó.

 

Mientras Albares sigue buscando la mejor fórmula para las relaciones hispano-marroquíes del siglo XXI (!!!), su jefe, Sánchez, teléfono, ayer por la noche, al presidente argelino, Abdelmadjid Tebboune, para «expresar su agradecimiento a Argelia como socio fiable en el sector energético, aspirando a trabajar para desarrollar y reforzar la cooperación entre ambos países», según la presidencia argelina.

 

España sigue lejos de Marruecos y EEUU, y muy cerca de México y  Argelia.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.