Medidas de emergencia para el suministro de agua

0

 

Rue20 Español/Rabat

 

El ministro de Equipamiento y Agua, Nizar Baraka, declaró, ayer martes en Rabat, que las presas del Reino alcanzaron, a finales de febrero, cerca de 5,3 mil millones de metros cúbicos (m3), es decir una tasa de llenado de cerca del 32,7% contra el 49,1% en el mismo período del año pasado.

 

En una presentación ante la Comisión de Infraestructuras, Energía, Minas y Medio Ambiente de la Cámara de Representantes sobre «estrés hídrico y medidas de emergencia para el suministro de agua», aseguró que los actuales embalses de las presas permitirán abastecer a todas las grandes ciudades en condiciones normales, excepto las aglomeraciones urbanas de las cuencas hidrográficas de Muluya, Um Er Rbia, Tensifet y Guir-Ziz-Rheris, ciudades que, según él, podrían experimentar algunas dificultades en su abastecimiento debido a los bajos embalses de las presas basadas en dichas cuencas en la actualidad.

 

Ante esta situación, el ministro mencionó la elaboración de varios convenios con todas las partes interesadas para poner en marcha una batería de medidas de emergencia destinadas a garantizar sin interrupción el suministro de agua potable a todas las zonas de estas cuencas, y ello, con un coste de 2,42 mil millones de dírhams (MMDH) que incluyen 1,318 MMDH para la cuenca de Muluya, 202 millones de DH para la de Um Er Rbia y 522 millones de dírhams para la de Tensifet.

 

En cuanto a la evolución de la situación en las cuencas hidrográficas, Baraka señaló que el índice de precipitaciones registrado a finales de febrero ha disminuido en comparación con el mismo periodo del año pasado, oscilando entre el 30 y el 50% en las cuencas de Guir-Ziz-Rheris y Draâ Ued Nun y entre el 60 y el 70% en las cuencas de Lukus, Buregrag y Sakia El Hamra-Ued Eddaheb y entre el 71 y el 80% en las cuencas de Sus-Massa, Tensifet, Um Er Rbia y Muluya.

 

Señaló que la tasa actual es inferior al 33% en comparación con los periodos de sequía de los años 80 y 90, señalando que Marruecos experimenta de forma recurrente periodos de sequía aguda como ocurrió en aquellos años en los que el mundo rural y las actividades agrícolas se vieron gravemente afectados.

 

Por su parte, el director general de la Oficina Nacional de Electricidad y Agua Potable (ONEE), Abderahim El Hafidi, hizo una presentación en la que mencionó los principales indicadores relativos a los logros de este establecimiento en el ámbito del agua, anunciando la construcción de 92 plantas de tratamiento, entre ellas 8 reservadas para la desalinización del agua de mar y otras once especializadas en la desmineralización del agua salobre, así como la excavación de 1.800 pozos y perforaciones. Map

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.