El reto migratorio, la aproximación marroquí podrá ser el principio de la solución

4.404 muertes en 2021 en las rutas migratorias hacia España. Una cifra que debería invitar a los países de la región y a la Comunidad Internacional a reflexionar en serio sobre este desafío.

0

 

Rue20 Español/ Casablanca

 

 

Los inmigrantes africanos están pagando los platos rotos de los efectos negativos de la pandemia, los conflictos regionales, la guerras civiles y la propagación del terrorismo en las región (Sahel, Gran Sáhara y África Central).

 

Los muros construidos para frenar a los inmigrantes y las aproximaciones securitarias están dando efecto contrario. La situación actual sólo beneficia a las redes de tráfico de personas.

 

Las política migratoria europea es, por el momento, parte del problema, nunca ha sido ni será parte de la solución si no se cambia la aproximación actual.

 

La aproximación migratoria marroquí se ha convertido en los últimos años en un modelo para los países de la región. Marruecos ha adoptado desde 2013 una estrategia que permitió la regulación de la situación jurídica de más 50.000 de inmigrantes.

 

La mayoría de ellos están trabajando sin problemas en el Reino, tienen familias, sus hijos estudian. Han dejado de pensar en lo llamado el ‘paraíso europeo’. Así, Marruecos ha salvado miles de vida.

 

Por la ausencia de unas aproximaciones valientes y atractivas como la marroquí, el número de los inmigrantes muertos rumbo a España desde las costas africanas sigue en aumento.

 

El número de muertos y desaparecidos en las rutas migratorias marítimas entre el continente africano y España se duplicó durante 2021 hasta al menos 4.404, según la ONG española Caminando Fronteras.

El dato, publicado este lunes, es un 103 % mayor que en 2020, cuando esta misma organización cifró las muertes en 2.170, informó agencia de noticias EFE.

En el año «más mortífero» de la frontera euroafricana occidental, la mayoría (4.016) perecieron en 124 naufragios ocurridos en la ruta atlántica, hacia las islas Canarias, lo que representa el 91,1 % del total.

 

La política migratoria de Marruecos podría ser el principio de una solución pactada entre África y Europa, sobre todo, entre los países de origen, de tránsito y de llegada.  Chantajear a los países de origen y de tránsito sólo dramatizar más la situación.

 

Europa aún no ha entendido que el nuevo orden regional exige una nueva política migratoria.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.