La seguridad energética de España pasa por Marruecos

España, por ejemplo, ha perdido 20 puntos (79%) en cuanto a los niveles de reservas, en comparación con 95% del año pasado, según desveló Gas Infraestructure Europe (GIE)

0

 

Rue20 Español/ FEZ

Ismail El Khouaja

 

 

Todo apunta que el Viejo Continente vivirá un invierno preocupante ante la escasez de gas y electricidad. Europa es el mayor continente que depende extremadamente del gas. El 90% del gas consumado es importado y ante la disparada subida de 7 puntos del gas, la cosa va para peor.

 

Entre los factores que ayudaron a que el gas mantuviera esta tendencia alcista destacan dos: el elevado consumo de los países asiático de esta importante energía, así como las reservas de los europeos almacenan para evitar sorpresas en invierno.

 

España, por ejemplo, ha perdido 20 puntos (79%) en cuanto a los niveles de reservas, en comparación con 95% del año pasado, según desveló Gas Infraestructure Europe (GIE) este miércoles. Aun así, España está mejor posicionada en comparación con otros países europeos. Sin embargo, como bien se sabe, España importa una buena parte del gas desde Argelia a través del Gasoducto Magreb-Europa que pasa por Marruecos y Medgaz que pasa directamente a España, siendo el primero el que mayor transporta gas al país ibérico.

 

Ahora bien, si España sufre con dos gasoductos, ¿qué pasará en caso de no renovar el GME este 31 de octubre?

 

España aún no ha encontrado manera para tomar a los dos gigantes del Magreb por los cuernos y sentarse a negociar. En cambio, se conformó con una visita del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, a Argel para asegurarse del traspaso del gas solamente a través de Medgaz que en caso de disfuncionamiento habrá que pagar gran factura.

 

En medio de una crisis mundial del gas, hay que priorizar la economía en detrimento de la política. Argelia no ganará nada del cese del megaproyecto cuya infraestructura costó un ojo de la cara. Aunque “aún no se ha tomado ninguna decisión en este sentido”, como dijo el presidente argelino Abdelmajid Tebboune, de momento no da señales positivas respecto a la no renovación del contrato por cuestión extremadamente políticas que comerciales.

 

La decisión del régimen militar argelino supondrá un golpe económico para las tres partes, a pesar de las diferencias. El peaje del 7% que perderá Marruecos de la no renovación del acuerdo GME no supondrá ningún problema grave al país norteafricano, puesto que Marruecos ya había inaugurado varios megaproyectos no solo para llegar a la autosuficiencia del gas y electricidad sino además exportarlos a otros países tal como pasará con el recién proyecto del mayor cable eléctrico submarino que Marruecos y Reino Unido inaugurarán en los próximos años.

 

Hasta entonces, Marruecos tiene varias opciones. O transportar gas desde Rusia que, por su parte, quiere invertir y vender su Sputnik en Marruecos, o desde los países del Golfo que esta semana han apoyado desde la ONU la soberanía marroquí sobre su Sahara. El jefe del gobierno, Aziz Akhannouch esta en Riad y mantendrá reuniones con los líderes de estos países y el asunto del gas podría estar sobre mesa.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.