Simposio en Ginebra incrimina a polisario Y Argelia por las graves exacciones en Tinduf

El Frente Polisario ha hecho de los campamentos de Tinduf una plataforma para patrocinar secuestros, saqueos y ataques de carácter arbitrario y terrorista, causando miles de víctimas, no sólo entre los residentes de los campamentos de Tinduf, pero también de Mauritania, Malí, Corea del Sur, Francia, España y Marruecos.

 

Rue20 Español/Ginebra

 

El simposio sobre las violaciones del derecho a la vida: el carácter sistemático de las ejecuciones arbitrarias cometidas por el Polisario y la responsabilidad del país anfitrión, organizado paralelamente a la 51ª sesión del Consejo de Derechos Humanos (CDH) de las Naciones Unidas ayer jueves en Ginebra, concluyó que desde la instalación de los campamentos de Tinduf en el sudoeste de Argelia, los servicios de seguridad argelinos y el Frente Polisario han cometido violaciones masivas de los derechos humanos, con las atrocidades humanitarias que la acompañan- en el contexto del conflicto en el Sáhara.

 

Aunque el Frente Polisario ha reconocido que se han producido violaciones de los derechos humanos en el pasado, no ha proporcionado datos claros sobre desapariciones forzadas, secuestros, ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias, la tortura en los centros de detención, o los tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, según los organizadores: Promoción del Desarrollo Económico y Social (PDES-NGO) y Observatorio Internacional de la Paz, la Democracia y los Derechos Humanos -Ginebra (IOPDHR-GENEVA).

 

El Polisario sigue siendo una organización fuera de control, a pesar de los graves crímenes y violaciones que ha cometido desde su creación. En efecto, el Frente Polisario ha hecho de los campamentos de Tinduf una plataforma para patrocinar secuestros, saqueos y ataques de carácter arbitrario y terrorista, causando miles de víctimas, no sólo entre los residentes de los campamentos de Tinduf, pero también de Mauritania, Malí, Corea del Sur, Francia, España y Marruecos. Por ejemplo, el Polisario ha causado víctimas como resultado de operaciones armadas terrestres o de ataques contra buques y embarcaciones cerca de las costas de los países vecinos.

 

Casi cinco decenios de violaciones y tratos inhumanos, entre los que destacan la tortura y las ejecuciones arbitrarias, transcurrieron en un clima de impunidad, en el que los mecanismos de recurso argelinos : Como única autoridad encargada de investigar todas las violaciones cometidas en su territorio, se negaron a tramitar o examinar cualquier expediente relativo a las violaciones cometidas por el Frente Polisario.

 

El Frente Polisario, impuesto por las autoridades argelinas para llevar a cabo su función en la gestión de los asuntos de los campamentos, en violación de las disposiciones del derecho internacional, con inmunidad y protección del país anfitrión, independientemente de la gravedad de las violaciones, No están bajo el control de los mecanismos de las Naciones Unidas que se ocupan de la protección de los derechos humanos.

 

Aunque el derecho a la vida está garantizado por el artículo 3 de la Declaración Universal de Derechos Humanos y el artículo 6 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, las circunstancias excepcionales, incluido el estado de guerra, la amenaza de guerra, la inestabilidad política interna o cualquier otra situación de emergencia no pueden invocarse para justificar ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias.

 

Sin embargo, durante decenios el Frente Polisario ha seguido violando flagrantemente el derecho a la vida mediante ejecuciones arbitrarias y extrajudiciales, al tiempo que ha incitado a la violencia y al asesinato, por medio de sucesivos llamamientos de su directorio en congresos y medios de comunicación pidiendo escalada, resistencia y lucha en todos los frentes. En este contexto, la dirección del Frente Polisario explota y moviliza a mujeres y niños para exportar la violencia y el asesinato fuera de los campos, como única manera de intimidar a sus detractores.

 

En su llamamiento, los organizadores exhortan a Argelia para que aplique el derecho nacional argelino en todo el territorio argelino, incluidos los campamentos de Tinduf. Y Piden al país anfitrión, Argelia, que lleve a cabo una investigación rápida e imparcial de las denuncias de ejecuciones extrajudiciales, con el fin de determinar con certeza las causas y el momento de la muerte de las personas responsables; así como las circunstancias en que se cometió.

 

argeliaDerechos humanosGinebramarruecosNaciones UnidaspolisarioTinduf
Comentarios (0)
Agregar comentario