13 C
Rabat
lunes, julio 15, 2024

Expertos estiman compromiso del nuevo Gobierno laborista británico con el Sáhara marroquí

 

Rue20 Español/El Aaiún

Con la llegada de Keir Starmer al cargo de Primer Ministro en Gran Bretaña, comienza una nueva era en la política exterior del Reino Unido, lo que genera interrogantes sobre el futuro de las relaciones entre el Reino de Marruecos y Gran Bretaña.

- Anuncio -

El Partido Laborista obtuvo una victoria contundente en las últimas elecciones parlamentarias británicas, poniendo fin a catorce años de gobierno conservador.

Este cambio en la jefatura del Gobierno británico plantea preguntas sobre el futuro de las relaciones históricas y estratégicas entre Marruecos y Gran Bretaña; dos países que colaboran estrechamente en diversos ámbitos.

Los expertos en relaciones internacionales esperan que la dinámica de las relaciones entre ambos reinos continúe y se profundice la cooperación existente.

Según los observadores, existe un consenso dentro de los dos principales partidos británicos, conservadores y laboristas, sobre la importancia de Marruecos como socio confiable y creíble, tanto a nivel regional como internacional.

Además, la creciente presión por parte de los miembros del Parlamento británico, tanto conservadores como laboristas, anima al gobierno británico a apoyar la postura marroquí sobre la cuestión del Sáhara, armonizando así su posición con la de Estados Unidos y los aliados europeos.

- Anuncio -

La salida de Gran Bretaña de la Unión Europea también ha fortalecido las relaciones económicas y comerciales marroquí-británicas; mientras Londres busca nuevos socios comerciales fuera de la UE.

Ya se han puesto en marcha varios proyectos importantes, como la creación de un enlace marítimo y un cable eléctrico que conectarán Marruecos y Gran Bretaña; lo que permitirá suministrar energía a siete millones de hogares británicos utilizando energía solar producida en el Sáhara marroquí.

Los expertos también destacan las similitudes entre los sistemas políticos de ambos países, ambos monarquías parlamentarias constitucionales; lo que facilita el diálogo y la cooperación política e institucional.

En definitiva, expresaron su esperanza de que el nuevo gobierno laborista aproveche las oportunidades disponibles para elevar las relaciones marroquí-británicas a un nivel superior; incluyendo la postura histórica sobre la cuestión del Sáhara marroquí, que debería estar entre las prioridades del nuevo inquilino del 10 de Downing Street.

Mira nuestro otro contenido

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Anuncio

VIDEOS

Entradas populares

CONTINÚA LEYENDO