28 C
Rabat
miércoles, julio 24, 2024

La efectividad, la tarea pendiente de la selección marroquí

 

Rue20 Español/ Agadir

Meryem Ghoua

- Anuncio -

Una golondrina no hace la primavera, dice el refrán, pero esa no es la impresión que tuvimos en el Gran estadio de Agadir antes del inicio del partido amistoso entre Marruecos y Angola. El entusiasmo y la emoción del público ante la presencia de Brahim Abdelkader Díaz, la estrella del Real Madrid, era más que palpable.

La selección nacional ciertamente tiene su público, que incluso cuando quedó decepcionado por sus actuaciones, nunca se rindió. El sentimiento patriótico siempre predomina, sobre todo porque el contexto era el adecuado para este partido.

Las noches de Ramadán fomentan las salidas familiares con esposa e hijos. La oportunidad de ver un partido de gala siempre es una oportunidad que hay que aprovechar. Angola terminó primera de su grupo durante la CAN 2024, por delante de Burkina Faso y Mauritania, rival de esta noche, muy por delante de la selección argelina, última en la clasificación.

Sin embargo, muchos seguidores de los ‘Leones’ vinieron por Brahim y lo menos que podemos decir es que no los decepcionó. Incluso se podría decir que cumplió todas las expectativas. Brilló mostrando todas las facetas de su talento y son muchas.

Su manejo del balón, su capacidad para salir de las situaciones más complicadas, sus pases claves, sus tiros libres y sobre todo la presión que ejerce sobre el portador del balón han conquistado definitivamente al público marroquí, que estuvo presente en el estadio o frente a las pantallas de televisión. Al final del partido, algunos aficionados, seducidos e incluso entusiasmados por su actuación, no dudaron en apodarlo el “Messi marroquí”.

- Anuncio -

Esta no fue la única satisfacción de este encuentro. La joya del AS Mónaco, Eliesse Ben Seghir, también rompió la barrera con sus regates, sus provocaciones y su ritmo. Su juventud y su generosidad marcaron la diferencia. Muchos predicen un futuro brillante para él. Es sólo cuestión de entrenamientos y será más efectivo y agradable verlo en acción.

Estos dos jugadores pesaron en el juego, el espectáculo y el encuentro. Contaron con el apoyo de una gran cantidad de nuevos jugadores, cada uno tan convincente como el anterior. En pocos minutos, Amir Richardson, Oussama El Azzouzi, Ilias Akhomach y Bilal El Khannous, tranquilizaron. Lo sabíamos por Bilal, finalista del pasado Mundial con Marruecos y el jugador más caro de la Jupiler Pro League. Este martes, probablemente veremos en acción a otras promesas: Chadi Riad y Youssef Enríquez…

Pocas veces una selección marroquí ha contado con jugadores tan dotados técnicamente y capaces de provocar, mediante el regate, a cualquier defensa contrario. Brahim Díaz, Ben Seghir, Ounahi, Ziyech, Rahimi, cuyo regreso benefició al equipo, son artistas de gran éxito en los duelos. Son capaces de traer peligro a cualquier defensa contraria, incluso a las más agrupadas.

Sus cualidades los exponen a defectos opuestos. Lo vimos en el caso de Brahim, cuyo pie estaba ensangrentado al final del partido con un récord de 8 faltas sufridas. El problema es que la multitud de tiros libres y córners de los que se beneficiaron los marroquíes no fueron aprovechados. Un desperdicio y no es cuestión de talento sino de preparación. Lo vimos durante el partido Francia-Alemania el pasado sábado.

Los alemanes marcaron un gol récord a los 7 segundos de juego, un gol marcado al inicio del partido con un pase en profundidad de Toni Kroos, transformado en gol por el joven Wirtz. Esta acción no es espontánea. Se repitió decenas de veces en los entrenamientos, según la prensa alemana.

Esto también es fútbol moderno. Para ello no siempre basta con talento, también se necesita trabajo, combinaciones de juego, preparación y disciplina. Las jugadas a balón parado deben rentabilizarse y transformarse en goles o al menos en situación de peligro para el rival.

De lo contrario, las cualidades de los Leones del Atlas quedarán estériles y se limitarán a la posesión del balón. Cuando sus oponentes comprendan que cualquier jugada a balón parado significa un peligro inminente, dudarán en atacarlos.

Podemos esperar cambios en este partido contra Mauritania y confiar en el cuerpo técnico que pondrá orden en este aspecto del juego. Los jugadores encargados de ejecutar los córners y demás jugadas a balón parado deben estar correctamente designados con antelación para evitar la apariencia de rivalidad entre lo jugadores.

- Anuncio -

Hoy en día, Marruecos se encuentra sólo en la primera etapa de un inmenso desafío: ganar la Copa Africana de Naciones prevista para 2025 en casa y clasificarse para la próxima Copa del Mundo en 2026. No se debe descuidar nada para afrontarlo.

Mira nuestro otro contenido

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Anuncio

VIDEOS

Entradas populares

CONTINÚA LEYENDO