11 C
Rabat
viernes, abril 19, 2024

Fez, la ciudad de mil colores

 

Rue20 Español/ Fez

Meryem Ghoua

- Anuncio -

En el año 790, Idris I fundó en el corazón del Reino de Marruecos la ciudad de Fez, la cual se convertió en el corazón espiritual del islam y la urbe más importante del país. Fez es la joya de Marruecos, una ciudad con una riqueza histórica y cultural que la hace única en el mundo.

Fez tiene una historia fascinante. Fue fundada en el siglo IX y se convirtió en la capital de Marruecos durante varios períodos de tiempo. La ciudad fue un importante centro cultural y religioso en el pasado, y su medina es considerada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Durante la Edad Media, Fez se convirtió en un importante centro de comercio y aprendizaje islámico. La ciudad era conocida por sus artesanos y su producción de cerámica, tejidos y cuero.

Además, la medina de Fez es una de las más antiguas y mejor conservadas del mundo. La arquitectura de Fez refleja una mezcla de estilos, como el árabe, el andalusí y el amazigh. La medina está llena de callejuelas estrechas, zocos tradicionales y hermosos edificios históricos. Sus calles empedradas, sus murallas centenarias y su arquitectura impresionante la convierten en una verdadera maravilla.

Esta ciudad imperial, es el hogar de una de las universidades más antiguas del mundo y es considerada el centro del arte y la ciencia en Marruecos. Su cultura es vibrante y su influencia se siente en cada rincón de la ciudad. Fez es conocida como la capital cultural y espiritual de Marruecos, y es fácil entender por qué.

- Anuncio -

En mayo, las músicas del mundo resuenan en plazas y callejones: en la antigua capital imperial se celebra el Festival Mundial de Música Sacra. Es, junto con el Jazz en Riads, uno de los principales acontecimientos del calendario cultural de la ciudad.

En los últimos años, Fez se ha convertido en uno de los principales destinos turísticos de Marruecos. Muchos viajeros, tras visitar Marrakech, deciden visitar Fez, la más antigua, rica y misteriosa de las cuatro ciudades imperiales.

Regatear en los interminables zocos de Fez el-Bali, tomar un café en una de las terrazas de la Ville Nouvelle, visitar las antiguas escuelas coránicas, contemplar a los miles de artesanos que practican oficios olvidados en Europa, observar los contrastes de una sociedad cambiante o apreciar la amplia gastronomía marroquí, son algunas de las razones para adorar dicha ciudad.

Los lugares mas destacados e inefables de Fez:

Medina de Fez:

Laberíntica, caótica y atestada, la Medina Fez el-Bali comprende la zona más antigua de la ciudad y data del siglo VIII. En el interior de sus murallas se encuentran los principales museos y los monumentos más fascinantes de la ciudad.

Como si de viajar al pasado se tratase, entrar en la Medina de Fez supone descubrir un número considerable de monumentos, así como un caleidoscópico paisaje urbano que surgió a partir de las necesidades y deseos de una sociedad multicultural, rica y compleja, en la que durante siglos fue una de las más grandes metrópolis islámicas.

IMG 20240105 WA0020

- Anuncio -

En la medina fesí se encuentran los principales puntos de interés: el zoco de los curtidores, las plazas Nejjarine y Seffarine, las escuelas coránicas Bou Inania y Attarin, la Mezquita Al Qarawiyyin, los grandes mercados de las calles Talaa Kebira y Talaa Seguira, el Mausoleo de Mulay Idrís, etcétera.

La Puerta Azul:

Conocida con este sobrenombre, la puerta de Bab Boujeloud es todo un símbolo de Fez y una destacada obra de la arquitectura tradicional marroquí, aunque fue construida en 1913 por instrucción de la administración colonial francesa.

IMG 20240105 WA0021

Su gran fachada de zelliges y arabescos (azules en la cara exterior y verdes en la interior) y su triple arcada en herradura le dan una apariencia única. Además, es el principal punto de entrada a la medina, dando acceso a las calles de Talaa Kebira y  Talaa Seguira, las principales arterias de Fez el-Bali.

La Plaza Seffarine:

En este rincón de la Medina de Fez se puede apreciar uno de los oficios más antiguos de la ciudad, el de los artesanos que elaboran ollas, teteras, cuencos, jarras y demás utensilios de cobre.

IMG 9512

Aún hoy, los caldereros de la plaza martillean incansablemente el metal para dar forma a todo tipo de objetos, como lo han venido haciendo generación tras generación. Sin duda, un lugar interesante.

La Plaza Nejjarine:

Esta pequeñísima plazoleta, ubicada junto al zoco de los carpinteros, pasaría desapercibida si no fuese por dos elementos clave: una fuente y un antiguo funduq. La primera es una maravilla del arte islámico y la toma de agua más antigua de la ciudad aún en pie.

IMG 20240105 WA0014

El segundo, un funduq antiguo posado para comerciantes, es un magnífico edificio de tres plantas en torno a un patio, cuidadosamente restaurado y convertido en el fascinante Museo de Artes y Oficios de la Madera.

Medrasa Attarin:

La Medersa Attarin fue una de las principales escuelas de la religión coránica en las que los estudiantes podían residir durante sus estudios.

Debido a que una gran parte de las clases tenían lugar en la Mezquita Al Karaouine, la mayoría de las medersas (o madrazas) de la ciudad se situaron en sus alrededores.

medersa attarine m

La Medrasa, denominada Attarin por ser el nombre del barrio en el que se encuentra, en el zoco de las especias, permaneció en uso hasta principios del siglo XX, cuando los 60 estudiantes que se acomodaban a lo largo de las 30 habitaciones tuvieron que abandonarlas definitivamente.

La medersa se extiende en torno a un patio abierto en cuyo centro se alza una imponente fuente de mármol. Al final del patio, una cúpula de madera de cedro con abundante ornamentación cubre la sala para la oración en la que se puede contemplar el mihrab señalando la dirección de la Meca.

Las paredes de la medersa están decoradas con preciosos mosaicos sobre los que se encuentran inscritas algunas frases del Corán a modo de decoración.

En la parte superior de las paredes se puede apreciar un detallado trabajo realizado en estuco representando cuidados motivos florales.

Medrasa Bouanania:

La Medersa Bou Inania, inaugurada en el año 1350, es una de las escuelas coránicas de estudios superiores que a su vez ejercían como residencias.

Una vez en el interior del patio de la Medersa de Bou Inania, llaman la atención las paredes talladas a mano con gran precisión sobre estuco y madera. La parte baja de las paredes se ve cubierta por pequeños azulejos que componen infinidad de motivos geométricos.

IMG 20240105 WA0013

La Medersa Bou Inania fue renovada en el siglo XVIII y posteriormente en el siglo XX, por lo que en la actualidad es una de las mejor conservadas de la medina, capaz de dejar testimonio de la riqueza de la antigua ciudad de Fez.

Jnane Sbil:

Jardín Jnane Sbil es considerado el pulmón verde de Fez. Con exuberante vegetación y fuentes por todos lados, este parque de 7 hectáreas es un oasis de paz en pleno corazón de la ciudad.

La ubicación de los jardines de Jnan Sbil es ideal. Situados entre las medinas de Fes-el-Bali y Fes-el-Jedid, son un lugar idóneo al que acudir después de visitar los zocos o la medina. Se cree que el nombre se debe a la gran cantidad de plantas y semillas que se han cultivado en la zona a lo largo de los siglos.

IMG 20240105 WA0016

A lo largo de los años, los jardines de Jnan Sbil han sufrido varias transformaciones. En 1917, durante el protectorado francés, se introdujeron nuevas especies de plantas y se colocaron bancos para que los habitantes de Fez pudieran disfrutar del parque como jardines públicos.

Desde entonces, se han ido añadiendo nuevos elementos, como la fuente central, el lago y la noria, que le dan al parque una personalidad propia.

Dar Debgh (Chouara):

La curtiduría Chouara compone, junto con las demás curtidurías, uno de los panoramas más pintorescos a la par que malolientes de la ciudad.

La curtiduría Chouara es la más extensa de las cuatro curtidurías tradicionales que continúan con vida en el corazón de la Medina Fez el-Bali. En ellas, infinidad de fosas repletas de tintes naturales componen un colorido paisaje mientras se encargan de la producción y coloración del cuero del cordero, el buey, la cabra y el camello.

IMG 20240105 WA0017

Las curtidurías se encuentran rodeadas de tiendas con terrazas desde las que se puede observar el duro trabajo de los artesanos. A la entrada de ellas se entregan pequeños ramilletes de menta que a duras penas sirven para mitigar el nauseabundo olor que invade los alrededores de la curtiduría.

A pesar del hedor insoportable, la curtiduría Chouara ofrece una de las imágenes más representativas de la ciudad y es imprescindible visitarla para conocer Fez.

Universidad Qarawiyyin:

Esta Universidad fue creada en 859 por Fatima al-Fihriya, una mujer muy rica, viuda de un comerciante y sin hermanos (ya todos muertos), de los que heredó muchísimo dinero y junto a su hermana Mariam decidió invertir en la evolución de su ciudad querida, Fez, con el claro objetivo de impulsar a los jóvenes de Marruecos que quisieran estudiar.

IMG 20240105 WA0018

Al- Karaouine se convirtió en una de las mezquitas más importantes de Fez, símbolo del conocimiento y de sabiduría y referente ineludible de la enseñanza superior. A esta Universidad llegaban personajes históricos de todas partes, como Giberto de Auvernia, conocido como el Papa Silvestre II, él fue quien introdujo los números arábigos en Europa, junto al concepto cero.

Fez Mellah:

Situada en el corazón de la Medina Fez el-Jdid, junto al Palacio Real, la «Mellah» es una de las zonas más tradicionales y antiguas de Fez.

La mejor forma de conocer el Barrio Judío de Fez es recorrer su calle principal (Rue Mellah) y aventurarse hacia las estrechas callejuelas laterales para recorrer los que antiguamente fueron lujosos mercados de tela, que hoy en día se han convertido en simples tiendas de ropa.

descarga 1

A diferencia de los barrios judíos de otras ciudades donde apenas quedan ecos de su pasado, el de esta ciudad del norte del país aún mantiene parte de su ADN.

Llama poderosamente la atención la arquitectura característica de este barrio, puesto que no tiene nada que ver con la de los edificios del resto de la medina.

Sus fachadas son amplias y espaciosas, con grandes balcones corridos, salientes y enrejados, que recuerdan a la arquitectura del sur de España. Y no por casualidad, puesto que este barrio fue el lugar de acogida de la comunidad sefardí tras su expulsión de los reinos cristianos de la península ibérica en 1492.

Además, estas fachadas se pueden contemplar de forma panorámica gracias a la inusual anchura de la calle principal a la que se asoman: la rue de Mellah, en cuyas callejuelas transversales se instalaban lujosos comercios de telas.

La gastronomía en Fez:

La ciudad de Fez es famosa por sus platos tradicionales, que combinan sabores y especias marroquíes únicas. La gastronomía de Fez es una de las mejores y más auténticas de todo Marruecos.

Harira: Es la sopa marroquí. Una sopa tradicional marroquí, preparada con tomate, lentejas, garbanzos, cebolla, cilantro, limón y carne (generalmente cordero). Es un plato muy nutritivo y reconfortante, que se suele servir durante el mes sagrado de Ramadán.

Tajín: Los tajines son uno de los platos más típicos de Fez. Se trata de un plato estofado a fuego muy lento durante más de una hora, y el recipiente donde se sirve, el Tajín propiamente dicho, es el mismo donde se cocina.

Cuscús: Se compone de granos de sémola de trigo acompañados de diversos ingredientes. Es el plato más ancestral de la cocina marroquí.

Pastilla: Hojaldre relleno de carne (normalmente pichón), cebolla, perejil y almendras. Se sirve rociado con azúcar glas.

La gastronomía marroquí tiene en Fez su mejor expresión y se caracteriza por sus toques mediterráneos y al mismo tiempo exóticos.

Cabe destacar que en Fez podrás vivir tu propia historia de las “Noches Árabes” en un mundo de fantasía, alejado de todo lo que es normal. En Fez, estarás rodeado de chilabas, alfombras y hermosas lámparas, lo que hará que sea una experiencia realmente diferente y enriquecedora.

Fez irradia un aura singular. Ella es la Imperial, la guardiana de doce siglos de historia marroquí. Fez tiene un pasado prestigioso, presente asombroso que lo guardará para un futuro glamoroso.

Mira nuestro otro contenido

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Anuncio

VIDEOS

Entradas populares

CONTINÚA LEYENDO