14 C
Rabat
martes, febrero 27, 2024

Ahmed Mgara a Rue20: Hay una política de exterminio gradual del español en Marruecos

 

Rue20 Español/ Rabat 

Entrevistado por Ismail El Khouaja

- Anuncio -

La cultura es importante para promover el diálogo y la tolerancia entre los marroquíes y los españoles, dos pueblos que no se conocen lo suficientemente bien pese a la cercanía geográfica. De ahí, la importancia de la diplomacia cultural para promover los lazos históricos y fraternales entre ambos pueblos.

Para arrojar luz sobre este tema, hemos entrevistado a Ahmed Mohamed Mgara*, un tetuaní que ha dedicado su vida a promover el diálogo a través de su producción literaria y periodística en español, siendo hoy uno de los máximos exponentes del hispanismo y una de las voces más críticas del hispanismo en Marruecos.

En esta entrevista concedida a Rue20 Español, Ahmed Mohamed Mgara reflexiona con total objetividad y sentido crítico sobre el estado del español en Marruecos, la literatura marroquí en español, la prensa digital marroquí en español, además de varias cuestiones que tienen que ver con las relaciones culturales entre Marruecos y España.

Las relaciones entre Marruecos y España atraviesan hoy en día su mejor momento. ¿Cómo valora el estado actual de estas relaciones, principalmente en el plano cultural?

La verdad es que las pocas noticias a las que tuve alcance fueron muy superficiales si se exceptúan algunos comunicados de agencias de información que se hicieron eco del tema. Menos aún en lo cultural por hacerse a nivel institucional y, más que  diplomático, se organiza a nivel de “Partido”, por lo que el alcance intelectual se queda limitado a los allegados en lo que respecta las actividades culturales conjuntas. 

- Anuncio -

¿Este desconocimiento cultural entre los dos pueblos es lo que le empujó a escribir en el idioma del vecino del norte?

En parte sí. Fue a raíz de un coloquio en 1974 al que asistí en Málaga y en que se habló de usos y costumbres del Mediterráneo y de la presencia de la mujer, entre otros temas. Los que intervenían hablaron de Marruecos y demás países ribereños del sur a modo de tarjeta postal, con el imaginario de las mil y una noches muy presente. 

Durante el debate intervine corrigiendo los erróneos conceptos. Eso me indujo a escribir un artículo en un periódico local sobre el tema y surgió esta larga caminata de cincuenta años, prácticamente, publicando en español.

Pero el desconocimiento es mutuo a nivel general. Los prototipos y los prejuicios siguen existiendo en grandes masas de las dos poblaciones y solo los periodistas, escritores o intelectuales de los dos países pueden ayudar a minimizar ese desconocimiento.

¿Cree que la última visita del jefe de la diplomacia española a Rabat y su encuentro con hispanistas marroquíes puede resultar positiva para impulsar las relaciones culturales entre los dos países?

Lo que nos hace falta es la buena voluntad, por las dos partes. España desarrollaba una gran labor cultural con lo que se llamaba “Misión Cultural Española en Marruecos” y con “Los Centros Culturales de España en Marruecos”, hasta la creación de los Institutos Cervantes. 

El cambio de la política cultural de España –al asemejar la situación de nuestro país con la de países sin raigambre hispana- provocó un retroceso en el interés del marroquí por las ofertas culturales de esos Institutos pese a estar bien equipados y mejor dotados a nivel profesional. 

El hecho de tratar, generalmente, solo con instituciones estatales y comunales creó un vacío en lo que se denomina “Hispanismo Marroquí” por suponer la eliminación sistemática de los no pertenecientes a sectores oficiales.

- Anuncio -
IMG 0903
Mgara y una decena de escritores e hispanistas marroquíes recibidos en Rabat por los Reyes de España

Esto, por supuesto, se respeta sin que suene a reivindicación, pero no cumple la labor de difusión de lo hispano como se hacía antes de la década de los años 90. Culturalmente, Marruecos no es ni Japón ni Australia ni Noruega.

Pero España no tiene nada que temer ni por su cultura ni por su idioma en Marruecos. Muchos marroquíes se encargan de mantener vivas esas riquezas culturales.

Hablando de hispanistas, en Marruecos todavía existe cierto desacuerdo sobre lo que significa hispanismo/hispanista marroquí, ¿usted cómo lo definiría?

La verdadera definición de la palabra “Hispanista” ha sido siempre motivo de controversias. Los clanes y los gremios a los que pertenecen unos y otros han tergiversado el sentido original de la palabra. 

Los funcionarios de la enseñanza, secundaria y superior ostentan la poltrona – según ellos- del hispanismo; los miembros de algunas asociaciones con el topónimo de “Hispanismo” se auto- adjudican ese calificativo, descalificando al resto; algunos escritores eliminan a quienes no son escritores… eso sin contar el regionalismo de muchos.

No voy a caer en el error de definir lo que puede suponer esa palabra, por lo que prefiero hablar de “Literatura Marroquí en Español escrita por Marroquíes residentes en Marruecos” considerándome como escritor marroquí en español.

Usted es el autor más prolífico que escribe en español en Marruecos, con 37 creaciones en su haber, ¿cómo analiza el estado actual de lo que es la literatura marroquí en español?

La dispersión de los focos de la literatura marroquí en español hace muy difícil poder saber y analizar el momento. Se sabe, por las redes sociales y por alguna prensa, que se editan libros en español pero nunca se llegan a conseguir para leerlos. 

Cada escritor marroquí, que tampoco hay muchos, es leído por los que pueden obtener sus libros por la cercanía geográfica, enviándolos por correo o llevándolos a los esporádicos “Encuentros” de escritores en español.

IMG 0868
Mgara, homenajeado por la Fundación Duques de Soria y por S.M. el Rey de España en el Homenaje al Hispanismo Internacional.

Lo que sí puedo afirmar es que hay muchos posibles buenos escritores en español que no pueden demostrar su valía por falta de editoriales nacionales que se quieran aventurar a editar a un marroquí en español, sin contar el problema de la distribución a nivel nacional. 

Si tenemos en cuenta lo antes mencionado, ausencia de editoriales marroquíes para obras en español, la ausencia de medios de distribución del libro en español, el desinterés de muchos libreros y la poca demanda de los posibles lectores, concluiríamos que, si hemos llegado a tan insostenible situación, es lógico que tengamos en la geografía literaria marroquí en español más críticos e inconformistas que escritores.

Por tanto, no se puede hablar de hispanismo sin abordar otro tema de sumo interés: La enseñanza del español en Marruecos. ¿Cómo ve dicha enseñanza tanto en las escuelas o institutos como en los departamentos de hispánicas marroquíes?

El panorama del español en nuestro país es dramático pese a que algunas instituciones culturales españolas afincadas en Marruecos nos ofrezcan estadísticas “halagüeñas”, según ellos. Se sabe que cada vez hay menos aulas de español en los institutos y cada nuevo curso académico hay menos alumnos con el español como segunda lengua; se sabe que los Departamentos de Hispánicas de la práctica totalidad de las facultades poseen, cada curso, menos estudiantes. 

Incluso en la formación de profesorado hay departamentos de español (ENS) que han cerrado sus matriculaciones por falta de interesados. De hecho, muchos profesores de español como segunda lengua han pasado a dar clases de otras asignaturas por la falta de aulas de español.

Lógicamente no me refiero a las academias de idiomas que poseen como alumnado –en grandes proporciones- a aspirantes a la nacionalidad española o a emigrar para trabajar o estudiar en España.

¿Qué solución ofrece usted para salir de este impasse? 

El problema es muy complejo. Parece que hubo una política de exterminio gradual del español y de lo hispano desde décadas atrás. El español no tiene actualmente grandes salidas profesionales en nuestro país si no es en telefonía o en alguna empresa hispano marroquí, que tampoco abundan. 

Incluso, me atrevo a decir que los colegios e institutos españoles que aún funcionan en nuestro país – Varios han cerrado en varias ciudades norteñas- es gracias a las familias pudientes, económicamente, que además de pagar matrículas astronómicas, no permiten a sus graduados estudiar en España si no poseen sus propios medios económicos por ausencia de becas, salvo contadas excepciones. 

Los mejores escritores siempre han sido buenos periodistas. Usted, además de escritor, es también periodista, y ésa es una vocación que muchos desconocen, acércanos un poco de esta vocación periodística que atesora usted. 

No soy periodista de carrera pero empecé a publicar en 1968 en prensa en árabe. En 1974, siendo estudiante en España, empecé a publicar en prensa llegando a publicar mi primer libro en 1996. 

Ejercer la prensa ejercita las capacidades intelectuales y permite la evolución del léxico. Llega un momento en que el periodista, colaborador o corresponsal descubre entre sus posibilidades que puede embarcar en el proyecto de escribir un primer libro, así surge un escritor de un periodista, generalmente.

IMG 0867
La diputada Paola Moreno entrega a Mgara el premio Mariano Bertuchi de la Cultura

Pero hay un detalle que se nos puede escapar y es la elección del tema eje del libro y el género. No todo periodista- escritor está cualificado para tratar cualquier tema con profundidad, y de ahí vienen muchas decepciones de muchos.

Como fundador y colaborador de varios diarios, ¿cómo puede hoy el periodismo acercar Marruecos a España y América Latina y viceversa?

Con plena certeza, la práctica totalidad de las ediciones periodísticas, suplementos y libros surgidos en Marruecos en español desde los albores de la década de los 80 se encaminan a lo mismo: Acercar orillas, limar asperezas, corregir los prejuicios preconcebidos, crear un espacio de diálogo entre nuestros pueblos e intelectuales. Todo esto lo han apadrinado intelectuales y escritores españoles desde la Península por creer en nuestro mensaje compartido.

La creación de unos Centros Culturales Marroquíes en España podría ser un revulsivo o alternativa al desconocimiento de lo marroquí en España. Hay mucho por corregir.

Desde inicios de la década de los 80 hubo muchas publicaciones y suplementos que no pudieron sobrevivir por una u otra causa.

¿Cómo valora la nueva prensa digital marroquí en español?

Al igual que la prensa en papel, no posee la credibilidad idónea. Esto se debe a los intereses creados y a estar, generalmente, en manos de personas que buscan su sustento en lo que sea… y la prensa se ha convertido en la profesión de muchos que no tienen ninguna profesión en gran parte de esos medios. 

Nos resulta difícil diferenciar entre los que son profesionales y serios y los que no los son, desconcierto en el momento de calificar la veracidad o no de lo que se lee. Desgraciadamente, gran parte de la prensa “tiene un precio”.

Buena parte de su obra trata el deporte. ¿Cree que el deporte en general y el fútbol en particular pueden contribuir a reforzar los lazos culturales entre los dos países, ahora que Marruecos y España, junto con Portugal, van a organizar el Mundial 2030?

Lo del Mundial tripartito supone una interrogante mayúscula a nivel organizativo, logística y de aficionados. No hay más que ver cada jornada de nuestra Liga Pro para darnos cuenta de que tenemos que cambiar radicalmente en muchísimos aspectos, pero ya.

IMG 0822
Mgara con Hakimi

En lo cultural no sólo el Mundial debe acercar a nuestros pueblos e intelectuales. La fraternidad que nos une obliga a que se obre por reforzar esos lazos de unión y renovar el fraternal abrazo que nos ha unido siempre. Pero, sobre todo, dar a conocer nuestra cultura y nuestra realidad para nuestros vecinos del norte, al mismo tiempo que darle al lector marroquí la visión real de la cultura española en Marruecos.

 

*Ahmed Mohamed Mgara nació en Río Martín (Tetuán) el 19 de agosto de 1954. Sus estudios primarios y secundarios los realizó en Tetuán. Mientras que los universitarios los efectuó en Andalucía, Málaga y Granada, donde estudió Ingeniería Técnica Industrial y Graduado Social.

Es autor de más de veinte libros en español: Tetuán… embrujo andalusí, El cine español y Marruecos, El Mogreb Atlético de Tetuán, el mito, El deporte y el protectorado, Entre dos aguas… Paco de Lucía, etc.

Participó en varios coloquios nacionales e internacionales como archivero, escritor en español y periodista.

Preside actualmente la Fundación Mgara Rebahi para el Patrimonio y la Cultura.

Entre los premios obtenidos por el escritor, figura el Primer Premio Mariano Bertuchi de Cultura que otorgaba la Fundación Dos Orillas de la Diputación de Cádiz,  Premio de Cooperación Internacional de la Feria Internacional de las Artes de Granada, FIARTE, en su VIII edición y el Primer Premio del Certamen de Poesía Encuentros por la Paz, de San Pablo de Buceite.

Fue uno de  los 58 hispanistas, procedentes de 35 países no hispanos, homenajeados por la Fundación Duques de Soria  y por S.M. el Rey de España en el Homenaje al Hispanismo Internacional.

Mira nuestro otro contenido

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Anuncio

VIDEOS

Entradas populares

CONTINÚA LEYENDO