21 C
Rabat
martes, julio 16, 2024

Trujillo: Marruecos debe estar tranquilo de cara a las elecciones generales

 


Rue20 Español/ Rabat 

 

- Anuncio -

Entrevistada por Ismail El Khouaja

 

El pasado domingo, 28 de mayo de 2023, se celebraron las elecciones municipales y autonómicas de España. En estas elecciones, el Partido Popular (PP) consiguió una victoria contundente. Las elecciones generales tendrán lugar el próximo mes de julio de 2023, tal como anunció el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez.

 

María Antonia Trujillo, ex ministra en el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y ex Consejera de Educación en la Embajada de Madrid en Rabat, reflexiona en esta entrevista concedida a Rue20 Español sobre los resultados de las elecciones municipales y autonómicas y su posible impacto sobre las relaciones hispano-marroquíes.

- Anuncio -

 

Trujillo ha ocupado cargos de alta responsabilidad en España (Consejera del Consejo Económico y Social de Extremadura, Consejera de Presidencia y Consejera de Fomento de la Junta de Extremadura, presidenta en funciones de la Junta de Extremadura, diputada en la Asamblea de Extremadura, Ministra de Vivienda del Gobierno de España, Presidenta de la Comisión de Medio Ambiente, Agricultura, Alimentación y Pesca del Congreso de los Diputados). Además, es Doctora en Derecho y experta en Derecho Constitucional, Derecho Autonómico y Derecho Europeo.

 

Como ex ministra en el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, ¿cómo analiza el resultado de las elecciones autonómicas y municipales del 28M?

 

Evidentemente ha sido algo esperado pero también inesperado. Un observador interno, un ciudadano cualquiera, un militante cualquiera de la izquierda “sabía” que esto no iba bien. Una cosa es la proyección internacional y la imagen nacional y otra la realidad. El país, España, está polarizado. 

 

Como consecuencia de muchos y graves errores el país se dividió: los violadores contra las víctimas (caso de la Ley del sólo sí es sí), los propietarios contra los inquilinos (la reciente Ley de Vivienda), los autores de atentados terroristas contra sus víctimas (listas de BILDU), las mujeres, feministas socialistas, contra el resto de géneros (caso de la Ley trans). En fin, tantas y tantas medidas sociales y económicas, también de política exterior, que han dividido al país en dos, literalmente.

- Anuncio -

 

¿Esperaba el desplome de la izquierda?

 

Sí, estaba “cantado”, pero no esperábamos que ese desplome fuera tan enorme. Han caído los feudos tradicionales del partido socialista, tanto las comunidades autónomas como los ayuntamientos. Políticos respetados por los votantes han perdido porque se han celebrado unas elecciones en clave nacional protagonizadas por el Presidente del Gobierno como si se tratara de unas elecciones generales.

 

Y el voto ha sido así: Pedro sí, Pedro no. Con mayoría absoluta, y sólo por 900 votos de diferencia respecto a la derecha, ha sobrevivido una Comunidad Autónoma, la de Castilla La Mancha. Y lo peor de todo: el PSOE está destrozado.

 

¿Cree que la división de la izquierda afectó al PSOE?

 

De acuerdo con nuestras leyes electorales, estatal y autonómicas, la fragmentación en distintos partidos políticos, tanto en la izquierda como en la derecha, afecta a los partidos de la alternancia, PSOE y PP. 

 

Pero esto es algo inevitable y, probablemente, deseable. Los ciudadanos votan también a otros partidos que les ofrecen un programa electoral distinto. Tanto PODEMOS como VOX, Ciudadanos y otros partidos más pequeños restan votos a las fuerzas políticas de la alternancia clásica.

 

¿Está de acuerdo con la decisión de Pedro Sánchez de adelantar las elecciones generales al 23 de julio?

 

Personalmente era partidaria de anticipar las elecciones a diciembre de 2022. No fue así. Esperaba que se pudieran celebrar con las autonómicas de mayo de 2023. No ha sido así. Y se adelantan ahora, a la desesperada y en una carrera contra reloj. No se ha hecho de la mejor forma ni en el mejor momento.

 

No se ha hecho de la mejor forma porque en democracia se respetan los tiempos. No se decide de madrugada, en un círculo desconocido para todos, cuándo se adelantan las elecciones. 

 

Primero se sufre la derrota y se saborea la victoria escuchando a los órganos del partido y los análisis que hacen de esa derrota. 

 

Segundo, se deja que las instituciones elegidas, se puedan constituir y lleguen a sus acuerdos y pactos, porque eso es respetar la voluntad ciudadana que ha surgido de las urnas. 

 

Tercero, se deja que el partido socialista se pronuncie, como lo iba a hacer una hora después de anunciar la disolución de las Cortes Generales. Muchos piensan que se ha secuestrado al partido… sin posibilidad de pronunciarse antes del anuncio de disolución. Hubiera podido suceder que si el anuncio se hace después –es prerrogativa del Presidente del Gobierno una vez deliberado en Consejo de Ministros, sin carácter vinculante- la decisión hubiera sido distinta. No ha habido posibilidad de decidir nada: ni no adelanto, ni quién puede ser el candidato o candidata a la Presidencia del Gobierno en las elecciones de julio. 

 

El momento tampoco es adecuado. ¿Elecciones generales votando a finales de junio? Esto no lo hemos visto nunca en una democracia avanzada y consolidada. Incluso algunas leyes electorales autonómicas prohíben la celebración de procesos electorales en verano. Pero tampoco es adecuado celebrar elecciones generales en un momento en que se están constituyendo los Ayuntamientos y Gobiernos autonómicos al coincidir con la campaña electoral de las generales. Salvo que hablemos de tacticismo político. Esto es un error. 

 

Y, por último, iniciada la Presidencia de la Unión Europea el 1 de julio, tampoco parece el mejor momento. Un primer mes donde coincidirá la campaña electoral con el inicio de la Presidencia de la UE. Es más, el Gobierno de España no se constituirá hasta octubre y hasta entonces, a dos meses de finalizar la Presidencia española de la UE, estaremos con un Gobierno en funciones. Todo lo que se esperaba de este semestre se ha ido al traste. Alea iacta est.

 

¿Existe una posibilidad de un escenario semejante al de 2007?

 

Los resultados electorales autonómicos y locales en número y porcentaje son muy próximos para los dos grandes partidos, pero la composición de las fuerzas políticas era muy distinta a la actual. No existía ni Podemos, ni Ciudadanos, ni VOX, por poner sólo un ejemplo. Y en 2008 el PSOE formó Gobierno con Zapatero como Presidente del Gobierno en una segunda legislatura. Yo misma fui elegida Diputada al Congreso de los Diputados por Cáceres (Extremadura). 

 

Esperemos que en estos dos meses, hasta que se celebren las elecciones generales, el Presidente del Gobierno reconozca sus fallos y valore la respuesta que los ciudadanos han dado el domingo pasado a sus medidas sociales, económicas y de política exterior. Algo se ha hecho muy mal para que los votantes respiren así.

 

¿Cuál es el mejor escenario para Marruecos de cara a las próximas elecciones generales? 

 

Marruecos debe estar tranquilo. Aunque hay una diferencia importantísima entre Marruecos y España. Marruecos tiene una estrategia clara e inamovible en su política exterior que está por encima de los partidos políticos y de los Gobiernos de turno. 

 

España, no. Siempre hay polémicas entre los partidos sobre la política exterior. De ahí que Marruecos piense si le va mejor con un partido o con otro. Como decía antes, si gobierna el PSOE, irá igual o, esperemos, que mucho mejor. Pero si gobierna el PP, un partido de estado, también le irá bien como los dirigentes de la derecha han afirmado continuamente.

 

¿Sería mejor para Marruecos un futuro Gobierno central del PP?

 

Como decía antes, a pesar de que la historia parece demostrar que con la izquierda se camina bien, también se está demostrando que con la derecha la marcha es buena. En estos últimos años, han pisado Marruecos dirigentes del PP de Comunidades Autónomas gobernadas por ese partido. Por ejemplo, Andalucía. ¿Alguien se atrevería a decir que las relaciones de Marruecos con Andalucía son malas porque allí gobierna el PP? Son inmejorables, me atrevería a decir yo. Ejemplos de convenios entre Universidades andaluzas con Universidades marroquíes, reuniones de alto nivel en el ámbito económico, la Fundación Tres Culturas, etc. 

 

En fin, España es un Estado autonómico y quien tiene la mayoría de las competencias son las Comunidades Autónomas y no el Estado.

 

Mira nuestro otro contenido

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Anuncio

VIDEOS

Entradas populares

CONTINÚA LEYENDO