15 C
Rabat
domingo, julio 14, 2024

Politólogo argelino: Argelia necesita una segunda república

 

 

Rue20 Español/ Oujda

- Anuncio -

 

El régimen argelino sigue recrudeciendo la represión. Las autoridades militares argelinas han multiplicado las detenciones de activistas, políticos opositores, ONG y periodistas.

 

Los especialistas avisan de que el recrudecimiento de los métodos represivos de «la vieja república socialista presidida por Abdelmadjid Tebboune es una clara prueba de su debilidad».

 

- Anuncio -

“Los argelinos del interior sufren la presión y las amenazas del poder en el día a día y los que están fuera del país no han sido capaces de crear un clima y un marco constitucional sincero y realista para avanzar hacia la democracia”, explica el politólogo argelino Oualid Kebir. 

 

“Tebboune, que está ahí puesto por los militares, no tiene la legitimidad popular, y ya hace tiempo que perdió la revolucionaria. Él habla de una ‘nueva Argelia’, pero qué nueva Argelia”, lamenta el especialista en temas argelinos exiliado en Marruecos. 

 

“Cuatro años después del nacimiento del Hirak, la situación de los derechos humanos es crítica y el régimen se emplea de una manera severa contra la sociedad, y la situación doméstica es muy frágil para ellos. El régimen sigue militarizando las instituciones y las cosas están mucho más degradadas que en tiempos de Bouteflika. El aumento de los ingresos por las ventas de hidrocarburos ha dado oxígeno al poder militar y le ha permitido al régimen comprar la paz social y continuar su dominación, pero no triunfará en el exterior si no soluciona los problemas en el interior”, explica a NIUS el periodista y analista. 

 

“Personalmente no sabemos hacia dónde va Argelia y el futuro es preocupante. Esperamos que el pueblo recupere su responsabilidad histórica hacia el país porque Argelia necesita un cambio, una segunda república que respete la democracia”, expresa con desesperanza el politólogo Oualid Kebir.

 

- Anuncio -

“Hay un golpe de Estado del régimen militar en curso contra el Hirak. Estamos ante un régimen al cien por cien militar actuando como en 1992”, asevera, por su parte, el ex oficial del Ejército argelino y opositor exiliado Anouar Malek. 

 

“La situación social es muy difícil y Argelia está gobernada como una dictadura, por lo que el régimen tiene miedo. Ello explica que cada día haya detenciones y cárcel de activistas y periodistas y cierre de medios. Todo el mundo es sospechoso ahora de ser terrorista ante las autoridades. La corrupción de los militares es exagerada y la UE evita criticar a las autoridades argelinas por violaciones de derechos humanos por razones económicas. Nunca Argelia ha sufrido un régimen autoritario como el de ahora desde 1962”, lamenta el activista por los derechos humanos, quien sufrió en sus propias carnes la cárcel y la tortura en su país en 2005.

 

En el mismo sentido, NIUS recuerda, en su artículo titulado «El régimen argelino recrudece la represión», que en febrero las autoridades militares echaron el cierre a la Reagrupación Acción Juventud, una asociación enmarcada en el Hirak, o la Liga Argelina para la Defensa de los Derechos Humanos, la principal ONG del país. De nada ha servido el llamado de Human Rights Watch y Amnistía Internacional. La misma suerte ha corrido el opositor Movimiento Democrático y Social, suspendidas sus actividades por decisión del Consejo de Estado a finales del mes pasado.

 

Mira nuestro otro contenido

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Anuncio

VIDEOS

Entradas populares

CONTINÚA LEYENDO