Una clasificación encaminada sin dormirse en los laureles

Walid no debe permitir que Canadá se convierta en un aliado inesperado de los Diablos Rojos bajados a los infiernos por los leones del Atlas

0

 

 

Rue20 Español/ Mohammedia

 

Toufiq Slimani

 

El ‘efecto pizarra de Regragui’ desata la euforia. Tras la victoria merecida ante los Diablos Rojos el domingo, la euforia se ha instalado en Marruecos y entre los aficionados de los Leones del Atlas en todo el mundo. Ahora, Walid está llamado a rebajar la euforia de cara al partido contra Canadá el jueves próximo.

 

Los aficionados marroquíes están atentos al devenir de los hechos sobre la salud de tres jugadores pilares de la selección de cara al partido contra Canadá con motivo de la tercera jornada del Grupo F del Mundial de Catar. Se trata del arquero Yassine Bono, el lateral Achraf Hakimi y Noussair Mazraoui. Además del estado físico del central Román Saïss tras el gran esfuerzo invertido contra Croacia y Bélgica.

 

El seleccionador marroquí, Walid Regragui, reconoció, en la rueda de prensa tras Bélgica, que le preocupan las lesiones. Pero no se trata de dolencias graves. Todos deberían estar a disposición de Walid Regragui frente a Canadá.

 

Otra cosa es que Regragui piense hacer rotaciones pensando ya en los Octavos de Final. Las rotaciones, si las hay, se podrían extender también a Youssef En-Nesyri que jugó tácticamente dos grandes partidos ante Croacia y Bélgica para dar más tiempo y oportunidad a Abderrazak Hamed Allah. También Regragui puede regalarle la titularidad al joven Yahya Attiallah ante Canadá por el buen trabajo hecho como suplente hasta el momento.

 

La baja de Bono a último segundo le vino bien a su suplente Munir Mohamedi. Una gran oportunidad para probarle. Y dio lo mejor de sí. Mohamedi tenía complicado jugar por el gran rendimiento del inamovible Bono.

 

Walid tiene también que manejar bien el caso de las tarjetas amarillas para no perder a ningún titular en Octavos.

 

Salvo sorpresa grande, la clasificación de Marruecos está muy encaminada. Walid no debe permitir que Canadá se convierta en un aliado inesperado de los Diablos Rojos bajados a los infiernos por los Leones del Atlas.

 

Ante la selección canadiense eleminada tras dos derrotas ante Bélgica, primero, y Croacia, segundo, Marruecos tiene la tarea mucho más fácil que la de Croacia y Bélgica. Pero Canadá no lo va a poner fácil porque se trata de una selección herida, libre de presión y que aspira a jugar un partido de honor.

 

Marruecos solo necesita un punto para pasar matemáticamente a la siguiente ronda. Sin embargo, Marruecos tiene que ganar para competir por el liderato del grupo para evitar a España en Octavos. Mejor enfrentarse a Alemania, Japón o Costa Rica que España.

 

Sin dormirse en los laureles, y a falta de una jornada para cerrar el grupo F, la selección marroquí es la que lo tiene más fácil, sobre el papel, para conseguir el billete hacia Octavos de final. Basta con un empate para estar en Octavos, pero, incluso, una derrota, acompañada con una derrota de Bélgica ante Croacia.

 

Las celebraciones de ayer en el Reino y son una demostración de que Walid Regragui y sus pupilos dejarán un gran legado. Basta con volver la vista atrás para recordar que desde 1998 no ganamos ningún partido mundialista. Hace 28 perdimos ante Bélgica con 1-0.

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.