El beso que dio la vuelta al mundo

“Mi madre limpiaba casas. Mi padre era vendedor ambulante. Que yo practicara fútbol era un sueño para mí y un sacrificio para ellos. Mis hermanos sacrificaban cosas. Éramos muy pobres. Ahora yo lucho por ellos”

0

 

Rue20 Español/ Doha

 

Meryem Ghoua

 

El primer amor que siente todo hombre es hacia su madre. Es lo que el marroquí Achraf Hakimi demostró a todo el mundo, este domingo, tras la victoria histórica que logró la selección marroquí ante Bélgica 2-0.

 

Marruecos consiguió un resultado histórico al derrotar a Bélgica en la jornada dos del Grupo F que dio la vuelta al mundo.

 

Esta gran victoria generó mucha alegría y entusiasmo entre el público y los jugadores, quienes celebraron este logro en el Estadio Al Thumama.

 

 

 

Sin embargo, fue el gesto del defensa del PSG, Achraf Hakimi, el que protagonizó la celebración y se llevó todos los aplausos y elogios.

 

Achraf corrió hacia su madre al terminar el partido, le dedicó el triunfo, dándole su camiseta, un abrazo inmenso y un beso en su frente.

 

«Achraf Hakimi, fue hasta las tribunas del inmueble a abrazarse con su madre Saida, quien lo esperaba con ansias para llenarlo de amor con un beso y un caluroso abrazo por el gran momento que vive su hijo y la selección marroquí», comentó Milenio.

 

 

Achraf Hakimi, volvió a publicar en su cuenta de Instagram las imágenes de este hermoso momento, y le dijo “Mamá te amo” escrito en su árabe natal أحبك أمي. 

 

«Este beso de Hakimi con su mamá es uno de los más bellos del mundial», dijo el periodista deportivo, Fabrizio Romano.

 

El amigo íntimo del marroquí y su compañero en el PSG, Kylian Mbappé, aprovechó su día de recuperación tras ofrecer el sábado la clasificación de los Blues a los octavos de final, para comentar la publicación de su compañero de club con un emoticono de corona.

 

 

 

Tras este gran gesto, Hakimi declaró a la prensa que su familia era pobre y que ellos siempre fueron humildes.

 

“Mi madre limpiaba casas. Mi padre era vendedor ambulante. Que yo practicara fútbol era un sueño para mí y un sacrificio para ellos. Mis hermanos sacrificaban cosas. Éramos muy pobres. Ahora yo lucho por ellos”, dijo el jugador de 24 años.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.