Un marroquí expulsado de España: confío en la justicia

«Yahya –insiste- es un musulmán moderado tolerante, que practica su religión pero de una manera pacífica y desde un discurso de convivencia»

0

 

Rue20 Español/ Oujda

 

El líder de la comunidad islámica de Talayuela (Cáceres), Yahyia Benaouda, expulsado de España el pasado 26 de octubre acusado de «incumplir la ley de extranjería por propagar el islamismo radical y el salafismo», ha afirmado que confía en la justicia. 

 

«Confío en la justicia», ha dicho en conversación telefónica con El Periódico Extremadura. 

 

El imán Benaouda advierte también que, de ratificarse su deportación, recurrirá al Tribunal de Derechos Humanos y al Tribunal de Justicia de la Unión Europea. 

 

«Tenemos muchas pruebas que demuestran que todo es mentira. Hace más de 15 años que trabajo por la integración», ha insistido el imán marroquí.

 

La Audiencia Nacional de España decide este martes si ratifica o revoca la deportación.

 

Por si su regreso a España se retrasa, ayer tramitó los papeles para que sus hijos (tiene cinco, cuatro de ellos de nacionalidad española) puedan hacerse un pasaporte y viajar a Marruecos en Navidad.

 

«Me paso todo el día pensando en ellos y en mi mujer. Tenemos cinco hijos y ella no puede con todo», ha explicado Benaouda que llevaba más de 20 años afincado en España. 

 

Según consta en la investigación, tal y como explica su abogada, Aziza Maghni, se le acusa de dar órdenes a los hombres de la comunidad musulmana para que impusieran normas rigurosas en su casa, obligándoles a que practicaran la diferenciación de género y a que exigieran a sus mujeres llevar burka. 

 

En su defensa su abogada apunta que en su vida él «nunca» ha practicado estas doctrinas: «Si lo practicara, su mujer tendría que llevar burka y solo usa pañuelo, como la gran mayoría de las mujeres musulmanas, además su esposa tiene carné de conducir, estudió una carrera en Marruecos y trabaja en España», añade la letrada. 

 

«Yahya –insiste- es un musulmán moderado tolerante, que practica su religión pero de una manera pacífica y desde un discurso de convivencia».

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.