9 C
Rabat
martes, abril 16, 2024

Los migrantes sudaneses planeaban un nuevo salto a Melilla el 24 de octubre

 

María Traspaderne y Mohamed Siali

 

- Anuncio -

El 24 de octubre, justo cuatro meses después de la tragedia en la valla de Melilla, la comunidad de migrantes sudaneses de Marruecos planeaba un nuevo cruce a Melilla, pero las redadas policiales en el monte Gurugú y en la provincia de Nador han echado por ahora atrás sus intenciones.

 

Lo cuenta a EFE uno de ellos en un restaurante de Uxda, la ciudad marroquí fronteriza con Argelia por donde desde hace casi dos años entran estas personas en un goteo huyendo de la guerra en Sudán, en una travesía de miles de kilómetros por países como Libia, Chad y Níger.

 

«Queríamos hacerlo el 24 de octubre, en el aniversario de la muerte de nuestros compañeros, pero nos han dispersado antes y han abortado el intento», explica Ahmed (nombre ficticio).

- Anuncio -

 

Él, indica, también iba a participar y ya tomó parte en la última intentona del 24 de junio, cuando 23 sudaneses murieron y otros 77 resultaron heridos.

 

 

UN PLAN DIFERENTE AL DEL 24J

 

Según cuenta, los migrantes de su país, repartidos en ciudades en toda la geografía marroquí y organizados en grupos, decidieron hace alrededor de 25 días organizar el nuevo cruce, aunque de una manera diferente que no quiere revelar.

 

- Anuncio -

Por eso empezaron a desplazarse desde localidades como Rabat o Casablanca -donde malviven en sus calles- hasta otras cercanas a Nador -ciudad fronteriza a Melilla- como Berkán y Uxda (a 80 y 130 kilómetros al este), donde se concentraban para llevar a cabo ese nuevo intento.

 

Y de allí se iban a ir al monte Gurugú, donde los migrantes suelen vivir en campamentos en espera de cruzar y en cuyos bosques, según Ahmed, había ya 88 sudaneses congregados.

 

Las autoridades marroquíes arrestaron entre el sábado y el domingo a unos 200 migrantes en la región de Nador y en el Gurugú, de los que 54 quedaron detenidos para pasar a disposición del fiscal y el resto fueron trasladados a otras ciudades alejadas del norte del país.

 

El mismo Ahmed se preparaba para partir a Nador, pero estas redadas, dice, han echado por tierra el plan, aunque se muestra «seguro» de que lo volverán a intentar.

 

KILÓMETROS DE VUELTA POR EL ARCÉN

 

Prueba del retorno de Nador del que habla Ahmed son los pasos de cuatro sudaneses y un nigerino por el arcén de la carretera que une Nador con Berkán.

 

A pleno sol, ya casi llegando a Berkán tras 60 kilómetros recorridos a pie, los migrantes hacen un alto en el camino y explican a EFE que estaban en el Gurugú y en Nador, pero decidieron alejarse de allí en vista de las redadas.

 

Con varias capas de ropa que se van poniendo y quitando en función del frío y mochilas al hombro con reflectantes para sus largas marchas, los cinco llegan finalmente a Berkán de noche tras aguantar un chaparrón y ante el calor de un verano que se niega a dejar atrás el norte de Marruecos.

 

En Berkán, una pequeña ciudad agraria entre Nador y Uxda, los cinco probablemente dormirán en el suelo, como ya hacen decenas de compatriotas.

 

UN CAUCE SECO COMO CASA

 

El cauce de un río, del que queda solo un pequeño arroyo, y sus bosques circundantes, son la «casa» de muchos de ellos, todos adolescentes o jóvenes en la veintena. Así lo explica Isaac sentado, junto a una veintena de compañeros, en las piedras del lecho seco. Acaba de llegar a la ciudad.

 

En Berkán, dice, no tienen suficiente para pagarse un techo: «Es necesario que la gente sepa nuestra situación aquí. Estamos sufriendo mucho. No hay trabajo, no hay dinero. Huimos de la guerra de nuestro país y aquí nadie nos cuida, no nos prestan atención».

 

«Su tuviéramos la ocasión, iríamos (a Melilla), pero no hay manera. A nuestros hermanos y amigos los están arrestando en Nador», afirma un compañero en el lecho del río.

 

Para el presidente de la Asociación de Ayuda a los Migrantes en Situación Vulnerable, Hassan Ammari, las intervenciones policiales de estos días «son fruto del acercamiento entre Marruecos y España, reflejan que las autoridades marroquíes han aprendido lecciones de lo que sucedió el 24 de junio y que ni Rabat, ni Madrid, están dispuestos a repetir esa tragedia».

 

«Marruecos recurre ahora a medidas disuasorias como los procesos judiciales, las patrullas diarias en los bosques o la deportación a la frontera, que se contradice con el derecho internacional. Estamos ante una nueva etapa de la gestión del fenómeno migratorio», opina.

 

Un fenómeno migratorio que muchas veces tiene a menores de protagonistas. Como Mohamed (nombre ficticio), que tiene ahora 17 años, salió de su país en 2020 y lleva en Marruecos desde julio, cuando entró desde Argelia.

 

Llegó hace diez días a Berkán y espera en una plaza de la ciudad donde cada mañana contratan migrantes como jornaleros para trabajar en el campo. Se fue porque en Sudán, dice, «no se puede estar». «Mi madre pensaba que cualquier noche su hijo podía morir». EFE

 

 

Mira nuestro otro contenido

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Anuncio

VIDEOS

Entradas populares

CONTINÚA LEYENDO