El Marruecos de DDHH exige la abolición de la pena de muerte

0

 

 

Rue20 Español/ Rabat

 

La presidente del Consejo Nacional de Derechos Humanos (CNDH, oficial), Amina Bouayach, y varios activistas urgieron este miércoles a su país a votar a favor de una moratoria de abolición de la pena de muerte el próximo diciembre en la Asamblea General de la ONU.

 

 

«Hay que poner fin a la perplejidad política y legislativa. Queremos que se vote el próximo diciembre a favor de una moratoria», subrayó Bouayach que intervenía en una conferencia con motivo del Día Mundial contra la Pena de Muerte en la que participaron políticos, abogados, parlamentarios, periodistas y activistas a favor de la abolición de esta pena.

 

 

Bouyach apuntó que se trata de una reivindicación que defiende la sociedad civil hace décadas, al tiempo que señaló la disposición de la sociedad marroquí para hacer este paso hacia la abolición.

 

 

En este sentido, la presidente del CNDH puso como ejemplo el caso del joven marroquí Ibrahim Saadún, que fue condenado a muerte por las milicias prorrusas por «actuar de mercenario» y posteriormente indultado y entregado a su país en el marco de un acuerdo de intercambio de presos entre Rusia y Ucrania con la mediación de Arabia Saudí.

 

«He podido ver como la sociedad aquí estaba pendiente del caso de Ibrahim Saadún y la alegría que reinó cuando no fue ejecutado», se congratuló Bouyach.

 

Por su parte, el abogado Abderrahim Jamai, presidente de la Coalición contra la Pena de Muerte (colectivo que incluye varias ONG), se preguntó por qué el Ejecutivo no vota a favor de una moratoria si no ejecuta de facto la pena capital desde 1993.

 

«¡Basta!, hay que avanzar hacia una moratoria, las autoridades deben escuchar nuestra voz, que vote a favor el próximo diciembre y que deje de abstenerse de votar, una actitud que no ha cambiado desde 2007», apostilló el abogado marroquí.

 

El CNDH organizó este año la iniciativa «A la espera de la muerte, esperanza en la vida» en la que se da por primera vez voz a los condenados a muerte para escuchar sus testimonios sobre sus casos por los que fueron condenados y su vida en la cárcel.

 

En Marruecos hay un total de 77 personas condenadas a la pena capital (en primera instancia y apelación), entre los cuales hay una mujer. En la práctica, la mayoría de los condenados a muerte están presos en la cárcel La’ouad de Kenitra (cerca de Rabat), dentro de un módulo especial destinado exclusivamente a ellos.

 

Sujetos por ley a un régimen penitenciario de celdas individuales con derecho a una hora de paseo al día en el patio, también de forma individual, tienen además un régimen alimentario diferente al resto de presos, sin que la ley penitenciaria marroquí detalle en qué consiste. EFE

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.