El juez manda a prisión a 20 detenidos por disturbios en un concierto

0

 

 

Rue20 Español/ Rabat

 

 

La Fiscalía marroquí envió a prisión preventiva a veinte personas detenidas tras los disturbios ocurridos el pasado viernes en un concierto del convertido rapero marroquí El Grande Toto, celebrado en el marco de un festival organizado por el Ministerio de Cultura en Casablanca.

 

Este evento ha sido la gota que colmó el vaso de la polémica en torno a este rapero suscitada en Marruecos contra el ministro de Cultura, Mehdi Bensaid, desde que el pasado 24 de septiembre El Grande Toto participara en otro concierto en Rabat también patrocinado por su departamento.

 

Pocas horas entes de este último evento, el rapero, cuyo nombre es Taha Fahssi, reveló en una rueda de prensa que consume droga y explicó que la trae de la región norteña de Ketama, donde se cultiva el cannabis. «Fumamos hachís, ¡qué pasa!», dijo desafiante.

 

Durante el concierto en la capital marroquí, el rapero utilizó un lenguaje considerado por los detractores del ministro como una agresión contra el buen gusto. «Que me escuchen, yo no censuro mis palabras», afirmó el cantante en el escenario.

 

Asimismo, agradeció durante el concierto al ministro por invitarle y lo hizo con palabras malsonantes en el dialecto marroquí con significaciones sexuales.

 

El pasado viernes, El Grande Toto celebró otro concierto en Casablanca, al que siguieron actos de violencia y vandalismo que terminaron con la detención de 20 personas. Todas fueron trasladas a la Fiscalía, que ordenó su puesta en detención preventiva, informaron a Efe fuentes policiales.

 

Según un comunicado de la Dirección General de Seguridad Nacional (DGSN, policía), seis de estas personas fueron arrestadas por embriaguez pública y posesión de bebidas alcohólicas, dos por posesión y consumo de droga, otras dos por agresión y diez por robo.

 

En redes sociales varias jóvenes denunciaron que habían sido agredidas sexualmente tras el concierto, unos hechos que la Policía dice desconocer al no haber recibido ninguna denuncia al respecto.

 

Ante la polémica creada por el cantante, el ministro portavoz del Gobierno marroquí, Mustafa Baitas, señaló en una rueda de prensa el pasado jueves que el Ejecutivo «rechaza categóricamente» las palabras del cantante que «socavan la buena moral». «Este es un comportamiento inaceptable», agregó. EFE

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.