La comunidad marroquí, clave en la economía local y nacional de España

Paulino Ros: En Murcia se crean escuelas para más del 90% de los niños procedentes únicamente de la inmigración marroquí, lo que plantea la cuestión de la identidad y la integración en el tejido social del país de nacimiento desde los primeros años de vida.

0

 

Rue20 Español/ Mequínez 

 

En una entrevista concedida a Yabiladi, publicada este jueves 11 de agosto de 2022, el especialista en migraciones, periodista y sociólogo español, Paulino Ros, aseguró que los miembros de la comunidad marroquí contribuyen significativamente al desarrollo social, económico y cultural en España.

 

«Para mí es muy importante demostrar que los miembros de la comunidad marroquí son una gran contribución a nuestro tejido social, económico y cultural, en toda España. Durante los últimos cuarenta años se han asentado principalmente en el sureste peninsular, en Andalucía y especialmente en Murcia y Almería, regiones conocidas por su actividad agrícola. Muchos ciudadanos marroquíes trabajan en este sector, especialmente a partir de la década de 1980», dijo Paulino Ros.

 

«A través de su trabajo, se han convertido en un pilar de nuestra economía local y nacional… Ellos mejoraron nuestra sociedad para mejor, trajeron diversidad cultural y una gran fuerza laboral», agregó.

 

El especialista en migraciones explicó también que «muchas madres marroquíes tienen hijos nacidos en España. Son ciudadanos españoles, a los que hay que acompañar en su desarrollo personal para que no se sientan extranjeros en sus dos países. La integración de nuestros conciudadanos comienza con la integración de sus padres, en particular haciendo accesible el aprendizaje del idioma español a las madres de la familia, con el fin de darles las herramientas para la educación e instrucción de sus pequeños,…».

 

En su opinión, «los gobiernos locales y nacionales están desarrollando enfoques opuestos a este. En Murcia se crean escuelas para más del 90% de los niños procedentes únicamente de la inmigración marroquí, lo que plantea la cuestión de la identidad y la integración en el tejido social del país de nacimiento desde los primeros años de vida. Los niños de estas escuelas se consideran ante todo españoles. Hablan español con fluidez, muy poco o nada de árabe, conocen perfectamente la cultura del país, pero son señalados como ‘moros'».

 

Por otra parte, el sociólogo español subrayó que «es muy importante confrontar el discurso denigrante y xenófobo de la extrema derecha con datos de campo, elementos contrastados, hechos reales e investigaciones sociológicas». 

 

«Esta metodología cruzada demuestra a lo largo de poco más de una generación que sin estas personas nuestra economía no habría conocido un desarrollo tan rápido como el que hemos experimentado a partir del resurgimiento de la inmigración extranjera y especialmente marroquí, que se incorporó al sector agrícola a partir de los años 80. y más aún en los últimos veinte años. A partir de ahí, se pueden deconstruir todas las noticias falsas contra las comunidades de migrantes», añadió.

 

«Muchas veces olvidamos que nuestras diferencias implican más un deber de respeto a los derechos de estas personas, a nivel cultural, identitario, lingüístico y religioso,… Este es un aspecto que debe ser explicado y abordado en su complejidad, para no cometer los mismos errores que en otros países europeos con una comunidad histórica marroquí, frente al discurso no sólo de la ultraderecha sino también de la ultraderecha, lo que dio lugar a delitos racistas dentro de la propia Murcia», concluyó.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.