El Yattioui a Rue20: La geografía da a Marruecos un peso geoestratégico muy importante

0

 

Rue20 Español/ Rabat

 

El Reinado de Mohamed VI es un verdadero éxito. Mohamed Badine El Yattioui, Profesor de Relaciones Internacionales y Estrategia del Colegio de Seguridad y de Estudios Globales en la American University en Dubai (AUE), en una entrevista concedida a Rue20 Español con motivo de la Fiesta del Trono, afirmó que Marruecos conquistó en 23 años muchas victorias diplomáticas.

 

El reconocimiento de la soberanía marroquí sobre el Sáhara por muchos y grandes países es fruto de la diplomacia encabezada por el Rey Mohammed VI. Además, la posición geográfica de Marruecos es un factor muy importante geoestratégicamente.

 

 

¿Qué balance hace del Reinado de Mohamed VI con motivo de la Fiesta del Trono?

 

El Rey Mohammed VI festejó con el pueblo marroquí los 23 años del inicio de su Reino.

 

En estos años hubo varios desafíos a nivel nacional y a nivel internacional, frente a crisis internacionales que cada vez más pegan a Marruecos y a todos los países del mundo. 

 

La capacidad de Su Majestad el Rey Mohammed VI para afrontar estos desafíos con nuevas estrategias fue demostrado.

 

Combatir la crisis del 2008, el Covid, y ahora una crisis internacional con la inflación. Finalmente, cada vez ha intentado enfrentar todos estos desafíos con una política de anticipación. El mejor ejemplo es el nuevo modelo de desarrollo. La Comisión que fue nombrada antes del Covid ha tenido que proponer nuevas estrategias y nuevas políticas públicas a todos los niveles, nivel multisectorial, multidimensional, educativo, salud, nuevas tecnologías, para permitir a Marruecos integrar e incorporar más y ser actor clave a nivel regional e internacional dentro del proceso de globalización.

 

Y todo eso con muchas presiones externas, presiones económicas y financieras, desafíos permanentes para que Marruecos se aparte de este proceso y la necesidad también de combatir los enemigos de la seguridad nacional y de la soberanía nacional. 

 

Hubo también logros a nivel africano.

 

Por supuesto. La idea de reintegrarse a la Unión Africana en 2017, además de una estrategia de relación bilateral con países de África cada vez más cercana y profunda, ha permitido a Marruecos tener resultados concretos con la apertura de varios consulados africanos en El Aaiún y Dajla. Eso es un verdadero éxito. Y el otro éxito es que otros países árabes como Jordania, Emiratos Árabes Unidos y Bahréin, también han abierto consulados en el Sáhara marroquí. 

 

A nivel internacional, los Estados Unidos con Donald Trump y la confirmación con Joe Biden, y España con Pedro Sánchez, han confirmado finalmente esa voluntad de reconocer la soberanía marroquí sobre el Sáhara y cerrar este conflicto artificial de más de 45 años. 

 

Todo eso gracias a la visión del Rey, a su capacidad de convencer a los actores internacionales más importantes y a su liderazgo a nivel africano y a nivel árabe. 

 

También la credibilidad que tiene con varios países que son potencias globales como China y EE.UU y con la Unión Europea. 

 

Sus grandes logros finalmente han permitido a Marruecos mantener una estabilidad que es única en la región del Magreb y es muy fuerte en el mundo africano y en el mundo árabe. Y eso permite a Marruecos, gracias a su liderazgo, poder pensar también en el futuro y pensar en futuros proyectos y futuras estrategias que se están desarrollando cada vez más. Unos de los mejores ejemplos es la Carta de Inversión que va a permitir a Marruecos recibir más inversión extranjera y también favorecer la inversión doméstica. Y el otro elemento es la voluntad de tener una protección social generalizada para todos los marroquíes. Hay una estrategia de largo plazo y credible para los socios de Marruecos.

 

Hablamos de un antes y después en la diplomacia marroquí. Como dijo el ministro de Asuntos Exteriores, Nasser Bourita:» el Marruecos de hoy no es él de ayer».

 

 

Esta dinámica es una dinámica muy positiva para la diplomacia marroquí y eso demuestra finalmente la capacidad de la diplomacia marroquí, bajo el liderazgo de SM el Rey Mohammed VI, de conseguir resultados positivos y concretos que permiten – con la apertura de varios consulados en El Aaiún y Dajla- confirmar lo que todo el mundo sabe, la soberanía marroquí sobre el Sáhara. 

 

Los esfuerzos que están haciendo los países que abren sus consulados permiten a toda la comunidad internacional, y sobre todo las Naciones Unidas, ver que los países, cuyo número va creciendo cada día más, están reconociendo la soberanía marroquí. 

 

La decisión final de 2020 de los Estados Unidos de reconocer la soberanía de Marruecos sobre su Sáhara ha sido como una manera muy eficiente para acelerar todo ese proceso de representaciones diplomáticas, además de las Embajadas que todos estos países tenían ya en Rabat. Es un verdadero logro para la diplomacia marroquí.

 

¿Cómo define la nueva dinámica del conflicto del Sáhara?

 

El reconocimiento de la soberanía marroquí sobre su Sahara pasa por diferentes mecanismos a nivel internacional, derecho internacional es un tema complejo que permite tener varios debates históricos, pero la realidad concreta es que cada vez un consulado de un país abre en El Aaiún o en Dajla es una representación concreta y es una confirmación concreta de la soberanía, porque abrir un Consulado o representación diplomática para cualquier país es finalmente reconocer que la parte del otro país es una parte totalmente integrante del territorio del país donde vamos a abrir. 

 

Eso es algo muy positivo y demuestra la dinámica positiva y llena de éxitos de la política exterior marroquí. Es una política, encabezada por SM el Rey Mohammed VI, tenía sus objetivos y es la conclusión de una estrategia establecida hace varios años que ha permitido este reconocimiento y una excelente relación bilateral con EE.UU y con varios países, sobre todo africanos, que están cada vez más reconociendo esta soberanía por la calidad de las relaciones bilaterales con muchos de ellos, por ejemplo el Estado de Togo que acaba de abrir un Consulado en el Sáhara. 

 

Es una relación bilateral multidimensional con caracteres económicos, políticos, de seguridad, cambios culturales, y también una relación de cooperación en todos los ámbitos que acabo de mencionar.

 

¿Cómo se explica la apertura de consulados en el Sáhara marroquí?

 

La apertura de consulados en el Sáhara marroquí se puede explicar por el carácter muy especial y muy profundo de la relación con cada uno de ellos gracias a la visión de SM el Rey Mohammed VI y su decisión de reincorporarse en la Unión Africana en 2017, también ha jugado un papel clave. 

 

La diplomacia económica es uno de los instrumentos que Su Majestad ha usado para convencer a todos estos países de reforzar la relación bilateral y finalmente llegar a esa decisión de abrir consulados. 

 

Es un poder suave de la política exterior marroquí, y gracias a una diplomacia en sus países proactiva. Todos estos elementos han permitido lograr estos éxitos en materia diplomática y que son más que símbolos porque finalmente muestran la relación muy específica entre Marruecos y los otros países africanos, lo que demuestra también que la página de la guerra fría está totalmente terminada, aunque varias personas y varios actores siguen con una visión cercana a la de la guerra fría. 

 

Sin embargo, la realidad es que todo eso se acabó y eso permite al Reino de Marruecos obtener logros en el conflicto artificial en torno al Sáhara.

 

¿Cómo se analiza el desarrollo económico del Sáhara marroquí?

 

El desarrollo económico de las provincias del sur se puede analizar desde varios niveles. A nivel regional, el desarrollo del Sáhara marroquí a nivel nacional como parte totalmente integrante del territorio del Reino. 

 

Y a nivel continental, lo que Su Majestad ha entendido desde hace ahora más de dos décadas es la necesidad de obtener, a través de la apertura de estos consulados extranjeros en el Sáhara, una manera también de desarrollo a nivel económico y social y salir de un desarrollo económico y social totalmente basado en la inversión pública marroquí y también intentar incorporar estas provincias del sur en un desarrollo continental como parte de la globalización y recibir también la inversión extranjera, la inversión directa, en este territorio que es un territorio clave y un puente entre el norte de África y África Subsahariana que permite demostrar cada vez más el carácter único de la geografía marroquí que es al mismo tiempo en el Mediterráneo y en el Atlántico muy cerca de Europa y muy cerca de la parte subsahariana de África.

 

La posición geográfica de Marruecos influye en la estrategia regional. El nuevo orden regional influye también en el conflicto del Sáhara. ¿Qué piensa usted?

 

Las provincias del Sur forman parte de una estrategia nacional de Marruecos, como país clave para la cooperación Sur-Sur y es como puerta de entrada de varios países que no son países africanos en el territorio africano.

 

La posición geográfica de Marruecos es única y eso le da un peso geoestratégico muy importante. 

 

Las provincias del sur dentro del territorio marroquí ocupan un lugar muy particular de ser un enlace entre el norte del continente y la parte subsahariana. El Reino de Marruecos ha entendido eso muy bien. 

 

Y esto es uno de los grandes logros del Reino de SM el Rey Mohamed VI, además de la profundización de las relaciones bilaterales con los países africanos y también la toma en cuenta de un verdadero modelo de cooperación Sur-Sur con un liderazgo marroquí importante.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.