El callejón sin salida de la diplomacia argelina

En el año 2000, la producción diaria de petróleo en Argelia era de unos 2 millones de barriles/día, mientras que en 2021 ha bajado a unos 1,340 millones de barriles/día.

0

 

Rue20 Español/Rabat

 

La posibilidad de hacer chantaje con el gas está superada, escribe el ensayista político Adnan Debbarh, en su artículo titulado «Ruptura España-Argelia: el callejón sin salida de la diplomacia argelina».

 

En su artículo publicado en el diario digital «le360.ma», el ensayista señaló que Estados Unidos ha tomado la delantera y está redibujando el mapa de los combustibles fósiles en todo el mundo para eliminar cualquier deseo de utilizar esta materia prima como elemento de poder.

 

«Esto no es sorprendente para los dirigentes argelinos que creen que tienen esta arma para avanzar cuando deberían, como Marruecos, por citar un ejemplo, tratar de diversificar su economía», continuó.

 

En este contexto, el autor del ensayo recordó que en el año 2000, la producción diaria de petróleo en Argelia era de unos 2 millones de barriles/día, mientras que en 2021 ha bajado a unos 1,340 millones de barriles/día.

 

La producción de gas en 2007 y 2008 era del orden de 65.000 millones de metros cúbicos al año, en 2021 ha bajado a unos 42.000 o 43.000 millones de metros cúbicos, precisó Debbarh, añadiendo que «en lugar de avanzar, está retrocediendo, no por falta de reservas sino porque la herramienta de producción está envejeciendo».

 

«Los argelinos han decidido finalmente infligir un castigo al gobierno español, simplemente porque no han digerido la decisión tomada el 18 de marzo por el gobierno español reconociendo la validez de nuestra propuesta de autonomía para el Sáhara», prosiguió Debbarh.

 

Después de esta decisión siempre han creído que podrían tener la posibilidad de cambiar el acuerdo recurriendo a lo que es tradicional en su país, la amenaza del petróleo y el gas de los hidrocarburos, que simplemente tienen en sus manos, dijo.

 

Resulta que probablemente los dirigentes de Argelia están atrasados, dijo Debbarh, estimando que la falta de racionalidad afecta a la diplomacia argelina.

 

«No se puede castigar a España (…) porque simplemente el paradigma ha cambiado «, sostuvo el ensayista.

 

«Argelia podría jugar el papel de árbitro, es una época pasada, hay que ver el interés del consumidor argelino porque es el perdedor en esta decisión de suspender el tratado con España», subrayó el ensayista. Map

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.