Marruecos recibe de China materiales para la gran fábrica de vacunas de Benslimane

Este proyecto permitirá al Reino asegurar la autosuficiencia en vacunas y convertir a Marruecos en una plataforma líder en biotecnología en el continente africano y en el mundo en el campo de la industria del “packaging”

0

 

Rue20 Español/ Rabat 

 

Llegó al puerto de Casablanca, ayer domingo, el barco que transportaba los diversos componentes y partes de la unidad industrial dedicada a la fabricación de vacunas contra el virus Covid-19 y otras vacunas, que se establecerá en Benslimane.

 

Este envío de componentes procedente de Shanghái (China) permitirá la instalación de esta unidad biotecnológica, cuyas obras de construcción fueron lanzadas el pasado 27 de enero por el rey Mohamed VI. 

 

Este envío de 35.000 toneladas, que llegó al puerto de Casablanca, contiene 111 componentes, que constituyen las piezas completas necesarias para construir una planta lista para funcionar.

 

Estas piezas, que fueron fabricadas en Shanghai por una empresa japonesa, se transportarán a Benslimane, donde se utilizarán para completar la construcción del gran proyecto. Esta unidad industrial, denominada “Sensyo Pharmatech”, que constituye un eslabón central en la visión Real de la independencia nacional y africana en el campo de las vacunas, tiene como objetivo colocar vacunas en botellas/jeringas listas para usar o medicamentos listos para inyectar en un medio desinfectado.

 

El establecimiento de esta unidad industrial, única en su tipo a nivel africano, es un paso clave en el campo de la salud pública y el desarrollo de nuevas habilidades nacionales. El establecimiento de esta fábrica, que está equipada con capacidades de producción muy importantes, fue gracias a una cooperación sin igual entre muchos socios locales.

 

Para asegurar la finalización de la construcción de la unidad industrial “Sensyo Pharmatech”, y su puesta en funcionamiento dentro de los plazos establecidos, Recipharm, han contado con el fabricante de renombre mundial en el campo de la biotecnología y la industria, “Fill & Finish”.

 

Es un primer paso en la dirección de transferir las habilidades en la industria farmacéutica y de vacunas del futuro.

 

En declaraciones a la prensa con motivo de la llegada del barco al puerto de Casablanca, Marc Funk, director general de «Sensyo Pharmatec» y «Pharmatec», dijo que la llegada de este buque constituye un paso «muy importante» hacia la realización de este gran proyecto.

 

Subrayó también que «se instalarán 35.000 toneladas de componentes y piezas para la unidad industrial en el sitio de Benslimane», con el fin de que Marruecos pueda fabricar vacunas y medicamentos en un medio desinfectado, para satisfacer las necesidades del Reino y del continente africano.

 

Funk agregó que esta fábrica se construirá de acuerdo con la visión del Rey destinada a fortalecer la soberanía sanitaria de Marruecos, destacando la movilización de todas las partes.

 

Tras elogiar la rapidez con la que se trasladaron al Reino de Marruecos los componentes necesarios para instalar la unidad industrial, en unas condiciones globales difíciles y complejas, Funk destacó que “nuestro objetivo es montar esta fábrica lo antes posible y respetar los plazos determinados». 

 

El proyecto Benslimane tiene como objetivo establecer una fábrica para la fabricación y envasado de vacunas (anti-Covid y otras vacunas), que contiene tres líneas industriales con una capacidad conjunta para producir 116 millones de unidades para el año 2024. Estas líneas se dedicarán a la producción de jeringas precargadas, viales de líquidos y otros liofilizados.

 

Esta unidad industrial se inscribe en la puesta en marcha de la visión Real de hacer del Reino un polo de biotecnología indispensable en África y el mundo en general, capaz de asegurar las necesidades de salud del continente a corto y largo plazo, mediante la integración de la investigación farmacéutica y el desarrollo clínico, y la fabricación y comercialización de productos biofarmacéuticos de gran necesidad. La realización de esta planta requiere la movilización de una inversión de entre 400 y 500 millones de euros.

 

Este proyecto permitirá al Reino asegurar la autosuficiencia en vacunas y convertir a Marruecos en una plataforma líder en biotecnología en el continente africano y en el mundo en el campo de la industria del “packaging” (embalaje). 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.