ENSA de Tetuán, un modelo de ingeniería humana

Chakib Islami: "Estamos orgullosos de las promociones de ingenieros que cada año salen de ENSATE, pero más orgullosos estamos de que sus conocimientos sean puestos a servicio del bien más sublime, a todos y cada uno de estos millennials ingenieros que recuerdan a los antiguos eruditos digo: por un mundo con más Heisenbergs y menos Oppenheimers

0

 

Rue20 Español/Tetuán

 

Chakib Islami

 

Siempre he sentido curiosidad por saber en qué estaría pensando Oppenheimer cuando fabricaba el artefacto que corroboraría posteriormente su demencia, ¿acaso fue por grandeza? ¿en busca de reconocimiento? ¿o un simple acto de soberbia? Pero por quien realmente sentía y siento hasta hoy en día fascinación es por otro físico más envuelto de “incertidumbre”, el alemán Werner Heisenberg.

 

Nunca llegaremos a saber con exactitud qué se les pasaba a ambos por la mente, pero sí podemos teorizar libremente sobre lo que llevó al físico estadounidense a dar vida a su monstruo de Manhattan, mientras que el alemán optó por un aborto en útero saboteando él mismo el proyecto Uranio.

 

Estas teorías empiezan a ser más lúcidas cuando a un servidor se le brinda la oportunidad de observar y analizar nuevos contextos y situaciones. Cuando uno llega a una nueva institución, lo más seguro es empezar a planificar e idear cómo llevar a buen puerto los proyectos que se le confían a uno.

 

Respecto a este apartado debemos reconocer que la Escuela Nacional de Ciencias Aplicadas de Tetuán es una de esas inéditas instituciones que sorprenden gratamente por la profesionalidad y alta cualificación de su personal docente como por la gran gestión que realiza la administración propiciando de este modo un excelente entorno laboral.

 

Conferencia sobre el procedimiento de reciclaje de papel

 

La ENSATE de la UNIVERSIDAD ABDELMALEK ESSAÂDI cuenta con un alumnado especial, y digo especial porque en los últimos días asistimos a la presentación de varios proyectos de las denominadas AO (Activités d’Ouverture) en las que estos futuros ingenieros debían planificar, realizar y presentar un proyecto ligado a la apertura de los estudiantes a su entorno, medioambiente y sociedad.

 

Los proyectos presentados fueron todos de gran impacto social, medioambiental, y en general de carácter solidario y benéfico, todos elaborados de manera satisfactoria y exitosa.

 

Los trabajos del grupo “Recupapier”

En cierto modo fue curioso ver cómo en varios proyectos unos alumnos ingenieros se ponían a plantar felizmente árboles, lejos del retrato estereotipado en el que aparecen siempre trajeados y con cascos dando instrucciones en un plano junto a grandes pallets de ladrillo y metal. En el mismo contexto otro grupo “Recupapier” decidió elaborar un proyecto sobre el reciclaje de papel de la universidad llegando a realizar par ello un evento en el que se invitó a ingenieros y expertos que ofrecieron conferencias sobre el reciclaje de papel evitando la tala de más árboles y el consiguiente uso excesivo de agua que conlleva el proceso de fabricación de nuevo papel.

 

Los trabajos del grupo “Recupapier”

 

Otro de los proyectos de igual importancia dada su naturaleza de sostenibilidad fue el de “Cosy Corner”, un proyecto que combina la habilitación de dos espacios en la propia escuela y el reciclaje de material desecho para crear un rincón agradable para relajarse leyendo , reunirse para debatir algún proyecto en grupo o simplemente disfrutar de una pausa para relajar la mente y mantenerla sana y alejada del estrés que toda persona padece a lo largo de su vida.

 

Trabajos y resultados de los del proyecto «Cosy Corner»

 

Y es justamente de la salud mental de los estudiantes que trata el proyecto “Leave It Here”, un proyecto que ha tenido que madurar a base de solventar obstáculos como mantener a todo coste el anonimato y confidencialidad de los usuarios estando éste abierto para escuchar los problemas e inquietudes ligadas a las situaciones de estrés, ansiedad, y toda clase de inquietudes estudiantiles.

 

Visita del director a la caseta del proyecto » leave it here»

 

En este proyecto cabe destacar la creación de un espacio virtual donde exponer anónimamente una situación y otro físico basado en una caja negra donde dejar abandonadas las penas y angustias escritas que me recordó en cierto modo al abismo de Nietzsche quien seguro habría estado agradecido de tener unos compañeros dispuestos a escucharle y solidarizarse con él para salvarle de su locura. Todos los mensajes depositados eran respondidos por expertos de apoyo emocional de manera anónima. Como colofón a este proyecto se celebró también un evento en el que se dieron conferencias de manera hibrida sobre salud mental por profesores de medicina psiquiátrica y expertos en desarrollo emocional.

 

 

Evidentemente se llevaron a cabo muchos más proyectos de igual interés que los mencionados aquí, todos y cada uno de ellos portadores de grandes ideas e intensas emociones como la organización de jornadas lúdicas para niños invidentes, fiestas de cumpleaños para huérfanos, creación de una fuente de ingresos para una mujer en fase terminal con hijos cuyo progenitor había dejado abandonados… Todos y cada uno de estos proyectos dignos de los mas sublimes elogios pues todos tenían un denominador común : “abnegación” , cosa que no debería de sorprendernos dado la naturaleza cívica, solidaria y humanitaria de esta asignatura.

 

Es justamente observando a estos alumnos ingenieros que uno alcanza a entender un poco a Heisenberg, llegando a la conclusión de que el genio, que llevaba dentro de su cerebro, siempre se sometió a la totalidad del humano que lo compone y por consiguiente define, y esa fue la ética cognitiva que le hizo callarse ante los nazis la fórmula de la bomba atómica.

 

 

Es evidente que estamos orgullosos de las promociones de ingenieros que cada año salen de nuestra escuela, pero más orgullosos estamos de que sus conocimientos sean puestos a servicio del bien más sublime, a todos y cada uno de estos millennials ingenieros que recuerdan a los antiguos eruditos digo: por un mundo con más Heisenbergs y menos Oppenheimers. Gracias humanos 3.0.

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.