Madrid y Rabat, condenados a resucitar el español en Marruecos

En 2005, un 20% de la población (marroquí) podía chapurrear el español. Ahora esa cifra ha bajado al 4,5%.

0

 

Rue20 Español/ Mohammedia

 

Toufiq Slimani 

 

Si la naturaleza aborrece el vacío como dijo Aristóteles, el idioma también aborrece el vacío. Si no tienes una política lingüística, otros llenan el vacío. ¿A qué viene este cuento? La decadencia del español en Marruecos en los últimos quince años espanta a los hispanistas.

 

 

No viene a cuento no abordar el tema en plena reconciliación entre Rabat y Madrid, y la inauguración de una nueva etapa prometedora de asociación estratégica. Pero sin el idioma, la llave de todo, resulta difícil conseguir muchas cosas. El idioma es el mejor “colchón de intereses”, no digo que sea el único.

 

 

España tiene que tener una política lingüística hacia Marruecos, porque hasta ahora no la tiene, mientras que otros la están adoptando y han avanzado y probablemente en detrimento del español.

 

 

No estoy dando acá “el certificado de defunción” al español en Marruecos, pero “es ya testimonial” su presencia. El que avisa no es traidor.

 

 

En los últimos 15 años la promoción del español no entró en la ecuación de los Gobiernos de ambas orillas. Los Gobiernos marroquíes tienen una parte de la culpa, pero la mayor parte la tiene España que dejó de promocionar, expandir y apoyar la presencia del español en Marruecos, sobre todo, en las escuelas y colegios públicos.

 

 

La Universidad marroquí es el mejor espejo de la decadencia del español en Marruecos. El número de estudiantes en los departamentos de Hispánicas cae cada año. La audiencia cae en los congresos y actos sobre cuestiones relacionadas con España o Hispanoamérica. La subida de los aprendices del español en los institutos de Cervantes no demuestra la pura realidad del español.

 

 

No todo el mundo aquí en Marruecos estudia el español por amor o por pasión. Pocos son los que lo estudiaron porque les gusta la musicalidad o el ritmo de la lengua, el Barça, Madrid, flamenco, Cervantes, Borges, Maradona, Messi, entre otras cosas más emblemáticas del mundo hispánico. La mayoría estudió el español porque le gusta y aspira a conseguir un puesto de trabajo. Excluido el español de la Formación de profesores en los últimos años, el futuro es más potente que la pasión. Nadie opta por una carrera que lo lleve al paro.

 

 

Por lo tanto, la gente prefiere hoy por hoy el inglés, el francés, el alemán, el chino. El español es para la gente que tenga tiempo para aprender por amor. Hoy el tiempo es la moneda más cara.

 

 

Marruecos ocupa la cuarta plaza en la lista de los países donde el español no es lengua oficial tras EEUU, UE y Reino Unido. En Marruecos solo 6.586 personas tienen el español como lengua nativa, mientras que 1.664.823 de personas pertenecen al grupo de “Competencia limitada”. La mayoría vivía en las ciudades del Protectorado español, el Norte del Reino y el Sahara.

 

 

En su último libro ‘Las afueras del español’, David Fernández Vítores, lingüista, investigador, profesor de la Universidad de Alcalá (coautor de los informes del Instituto Cervantes sobre la situación del español en el mundo), presenta un dato sorprendente: la penetración del español en Marruecos ha caído del 20% a menos del 5% en quince años. David Fernández, hoy en una entrevista concedida al diario El Confidencial, ha vuelto a avisar de la posible desaparición a un ritmo pasmoso del español en Marruecos.

 

 

“El español fue lengua oficial en el protectorado español, pero después se ha producido una desvinculación gradual. Las cifras de hablantes se han desplomado. Han abandonado el español y se acabó. Hasta hace unos 20 años la vinculación era mayor y creo que parte de la culpa la tiene Internet. Antes de llegar, la vinculación cultural era mayor porque el mundo era más pequeño. Por ejemplo, una cosa que mantenía bastante arraigado el español en el Magreb, que parece muy tonta pero no lo es, eran las antenas de televisión orientadas hacia España. Para ver el fútbol, por ejemplo. Ahora la gente joven ya no necesita antenas para ver el fútbol y no tiene que verlo en español. Puede escoger el inglés, el francés, el árabe…”, explicó.

 

 

La decadencia del español en Marruecos tiene “más factores”, dice David, aclarando “no es obligatorio estudiar español en la universidad desde hace unos años y ahora se estudia como segunda lengua. Eso también ha hecho bastante pupa. Y eso que la acción cultural española, por motivos históricos, es donde más ha invertido. Hay centros Cervantes, academias, etcétera, que además tienen mucha demanda. Pero mira los datos: hace 20 años, en 2005, cerca de un 20% de la población (marroquí) podía chapurrear el español y hacerse entender. Ahora esa cifra ha bajado al 4,5%. Y poco más del uno por ciento son capaces de escribir y hablar correctamente”.

 

 

David llegó a la conclusión de que “es tremenda la desvinculación. Pero es que una lengua extranjera se aprende por herencia cultural, administrativa o porque hacemos un esfuerzo con una visión instrumental: viajar por el mundo, conseguir un trabajo, etcétera. Aprender un idioma es un esfuerzo titánico. El francés ya lo tienen y, antes de aprender español, se van a poner a aprender inglés”.

 

 

Un hilo de esperanza

 

 

No es ningún secreto que el hispanismo está en crisis en Marruecos. Los datos confirman esta realidad dolorosa. A veces se hunde en el mundo irreal de Borges, Cervantes, entre otros, para no enfrentarse a la realidad.

 

 

Pero los sueños de la noche acaban desapareciendo, las luces del día aparecen. Siempre hay un hilo de esperanza. La declaración conjunta adoptada por Marruecos y España al término de las conversaciones entre el Rey Mohammed VI y el Presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, durante su visita a Rabat el pasado 7 de abril, invita al optimismo.

 

 

La nueva hoja de ruta tiene como objetivo poner en práctica los 16 puntos básicos de la Declaración Conjunta. La hoja de ruta da también importancia al hispanismo en los puntos 12 y 13.

 

 

“El ámbito de la educación, la formación profesional y la educación superior será prioritario en esta nueva etapa. Se establecerá un grupo de trabajo específico con este objeto”, reza el 12 punto. “Se fortalecerá la cooperación cultural. Se constituirá un grupo de trabajo sectorial en el ámbito de la Cultura y el Deporte. Se dará un nuevo impulso al Patronato de la Fundación Tres Culturas”, insiste el decimotercero.

 

 

Es una oportunidad de oro para evitar la decadencia del hispanismo en Marruecos. El idioma español tiene mucho futuro en el Nuevo Mundo. Marruecos no quiere perder el tren latinoamericano, por una parte, España no quiere perder su influencia en Marruecos y América Latina, por otra. Ambos Reinos están condenados a entenderse para resucitar el español en Marruecos.

 

 

El español es una lengua que hoy hablan más de 591 millones de personas en el mundo, ya sea como lengua nativa, segunda o extranjera. Es la segunda lengua del mundo por número de hablantes nativos (con cerca de 493 millones) y el segundo idioma de comunicación internacional”, según el informe “EL ESPAÑOL: UNA LENGUA VIVA”, publicado por el Instituto Cervantes en 2021. Para llegar a los corazones de esta gente, por lo menos los nativos, necesitas el español. La diplomacia lingüística es un factor fundamental.

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.