La separatista Sultana desmiente a sí misma y pide el pasaporte marroquí

0

 

Rue20 Español/ Boujdour

Para mentir hay que tener en cuenta que la mentira tiene límites. Las mentiras de la separatista Sultana Khaya ya no pueden engañar ni convencer a nadie. La separatista no deja de reiterar que sufre acoso, hostigamiento y amenazas de las autoridades marroquíes.

Pero la realidad confirma lo contrario. La separatista sale y entra a su casa en Boujdour sin problemas. Como cualquier ciudadano marroquí, Sultana se mueve libremente. Disfruta de todos los derechos.

La realidad desmiente a la separatista Sultana: «se mueve libremente en el Sáhara»

En las últimas horas la separatista se dirigió a una de las administraciones públicas de Boujdour para arreglar algún asunto burocrático. Fuentes bien informadas han confirmado a Rue20 Español que la separatista sale y entra a su casa libremente.

Ayer acudió a la administración para renovar su pasaporte. Sultana Khaya se presentó para obtener el pasaporte marroquí lo que desmiente sus acusaciones infundadas y falsas. Antes decía que Marruecos le acosaba y no podía, como ciudadana americana, moverse libremente.

Hace meses, una delegación, compuesta por el jefe del comité regional de derechos humanos de El Aaiún-Sakia El-Hamra y varias importantes representaciones de derechos humanos, se trasladó a Boujdour para escuchar los testimonios de la separatista Khaya. Sin embargo, esta última se negó a recibirlos optando por los gritos.

La visita de esa delegación de derechos humanos fue la segunda de este tipo a la casa del separatista Khaya, en el marco de las tareas encomendadas al Consejo Nacional de Derechos Humanos y la Comisión Regional de Derechos Humanos en El Aaiún Sakia El Hamra en términos de acompañar y dar seguimiento a la situación de los derechos humanos, además de escuchar directamente su testimonio sobre las supuestas denuncias de la presunta defensora de derechos humanos.

La separatista se ha acostumbrado a salir en videos en los que se hace pasar por víctima de hostigamiento y amenazas por las autoridades marroquíes, sin embargo, todo es película mal escenificada por sus superiores del Polisario y los generales argelinos.

En vano quiere desestabilizar las provincias del sur del Reino de Marruecos que están experimentando un auge de desarrollo sin precedentes a todos los niveles.

Cabe recordar que la familia de la separatista Khaya ha reiterado más de una vez su compromiso a la integridad territorial del Reino, su juramento de lealtad al rey Mohammed VI y su lealtad histórica con los reyes del Estado alauita, destacando que su hija fue engañada por los enemigos de la patria, Polisario.

El problema no es la inclinación separatista de Sultana, ya que Marruecos garantiza los derechos humanos de todos los ciudadanos. No importa el color, la religión o la ideología. Lo más importante es el respeto de las leyes nacionales.

Sultana puede expresar y defender libremente sus convicciones, pero de una manera pacífica lejos de la violencia y los insultos.

En España, por ejemplo, hay separatistas en Cataluña, algunos en la cárcel. España es un Estado democrático también, pero no puede aceptar la violencia ni la violación de las leyes y la Constitución.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.