El Mouhafid: La reconciliación hispano-marroquí bajo la lupa periodística

Hace falta una batalla mediática para que España supere su mirada negativa estereotipada sobre Marruecos

0

 

Rue20 Español/ Rabat 

 

Jamal El Mouhafid

 

Los medios y la clase política de Marruecos calificaron de «histórico y sin precedentes» el giro de la posición española sobre la cuestión del Sáhara marroquí, después de que Madrid anunciara que la propuesta marroquí de autonomía es «la base más seria, realista y creíble» para la solución del conflicto del Sáhara.

 

Pero, en cambio, afirman que hace falta una «batalla mediática» para que España supere su mirada negativa estereotipada sobre Marruecos y los marroquíes y sus asuntos. Dicha mirada se consolidó durante la etapa colonial, y sigue existiendo hasta hoy en día.

 

A pesar de ello, los medios marroquíes destacaron lo positivo que es la decisión española, que contribuiría a una nueva etapa en las relaciones bilaterales, y a la superación de la crisis que estalló a raíz de la acogida del líder del Frente Polisario separatista, Brahim Ghali, el pasado 18 de abril de 2021, en España por motivos de salud, con documentos falsificados y una identidad falsa. Esta crisis se agravó cuando, en mayo, unos 10.000 inmigrantes, en su mayoría marroquíes, acudieron en masa a la ciudad ocupada de Ceuta, en el norte de Marruecos.

 

En lo que se refiere a la cobertura de los medios marroquíes del reconocimiento de España del plan marroquí de autonomía para el Sáhara, Nabil Driouch, periodista y escritor marroquí especializado en asuntos españoles, dijo en declaraciones a Asharq Al-Awsat que los medios de comunicación marroquíes “han publicado y difundido noticias relacionadas puramente con los desarrollos de este paso dado por España y su evolución, y analizando estas noticias, que variaban según la naturaleza de los medios desde la publicación de editoriales en periódicos y artículos sintéticos que citaban la opinión de expertos en relaciones internacionales y en las relaciones hispano-marroquíes».

 

Aspectos positivos y perspectivas prometedoras

 

Driouch explicó también que las radioemisoras combinaron el desarrollo y la ampliación de noticias en sus transmisiones y la inclusión de declaraciones de expertos y analistas, además de dedicar programas a este tema, que abordaron desde diversos ángulos el impacto de esta decisión en el «expediente del Sáhara» y en la cooperación bilateral entre los dos países, como por ejemplo la cooperación diplomática, económica, comercial, cultural,…

 

Al mismo tiempo, los canales de televisión siguieron casi el mismo enfoque, con la inclusión de declaraciones de responsables políticos que apoyan la decisión española, además de las declaraciones de periodistas españoles y escritores de opinión en periódicos y plataformas españoles.

 

Sin embargo, a pesar de la diferencia en el tratamiento mediático del acontecimiento, todos los medios marroquíes coinciden en reflejar los aspectos positivos de la decisión y las prometedoras perspectivas de esta reconciliación para los dos pueblos y países.

 

Por su parte, Abdelhamid Jmahri, director del periódico la Unión Socialista, ha subrayado en declaraciones a Asharq Al-Awsat que la decisión española es «valiente y discreta y es una de las posiciones más firmes y justas para Marruecos, tras el reconocimiento estadounidense de la soberanía de Marruecos sobre su Sáhara y la apertura de representaciones consulares en el territorio nacional en el Sáhara”. Y la posterior evolución en el Mediterráneo occidental, y luego en la nueva concepción europea de la región que le llevó a medir el interés desde el punto de vista de la continuación de la paz y la estabilidad en la región.

 

Al igual que la mayoría de los medios marroquíes, tanto Driouch como Jmahri coinciden en que la decisión española «tendrá ecos y repercusiones dentro de la Unión Europea».

 

Jmahri cree que el impacto de la posición de Madrid se extenderá también al círculo geoestratégico de influencia en América Latina, a la OTAN, cuya conferencia España acogerá el próximo mes de junio, y al Grupo de Amigos del Sáhara, que se considera como una cámara consular internacional para las resoluciones del Consejo de Seguridad sobre el Sáhara. 

 

Subraya que «el actor separatista perderá, como consecuencia de la decisión española, un escenario vital para él, además de la pérdida de importantes ayudas».

 

Superar la visión estereotipada sobre Marruecos

 

A su vez, Younes Moujahid, presidente del Consejo Nacional de la Prensa en Marruecos, llamó la atención en su entrevista con Asharq Al-Awsat que «la batalla mediática es muy importante» en esta etapa, llamando a «abrir un debate serio sobre el tema colonial» para contribuir a superar de la visión estereotipada sobre Marruecos, como resultado de profundas consecuencias culturales del pasado colonial español, a pesar del importante giro en el tratamiento madrileño del tema de la integridad territorial del Reino, que constituye un hecho histórico porque España fue el país que colonizó el Sahara.

 

Aunque los medios españoles calificaron de “histórica” la decisión del Gobierno de España respecto al tema del Sáhara, el presidente del Consejo Nacional de Prensa de Marruecos señala que muchos componentes de la clase política y mediática española, sean de izquierda o de derecha, parten de “prejuicios y con visión colonial y de jactancia”, sin tomar en consideración la importancia geoestratégica de las relaciones bilaterales y la cooperación existente entre los dos países, especialmente en los planos económico y de seguridad.

 

En cambio, Mohamed El Mouden, profesor de la Universidad de Sevilla y especialista en comunicación política, ha señalado que “este país ibérico se ha convertido, durante esta historia moderna, en un tema vital en los tratamientos mediáticos de los destacados e influyentes medios de comunicación marroquíes en la formación de la opinión pública magrebí y mediterránea, mientras que Marruecos constituye un asunto interno de España, fruto de intereses comunes, y por las cuestiones conflictivas entre ambos países. Como es costumbre, en el trato de los medios españoles, Marruecos está sujeto a los tira y afloja de las políticas internas, y está fuertemente regido por esta dinámica.

 

Esta conflictividad y dinamismo, como explica El Mouden, hacen que los medios de comunicación españoles sean influyentes en el curso de la relación entre ambos países. De hecho, a veces es fuente de estabilidad o de turbulencia en esta relación.

 

Los medios que hacen opinión pública imponen su agenda sobre la política de los dos países. En este contexto, El Mouden indica que esto “parece claro, no sólo en la reciente crisis diplomática entre los dos países – que es una de las peores crisis que han vivido Rabat y Madrid-, sino que en todas las crisis anteriores.

 

Caída de un viejo dogma 

 

Según Jmahri, “el beneficio de Marruecos no se limita a la nueva posición de Madrid, sino que incluye la caída de un antiguo dogma a través del cual el vecino oriental de Marruecos (Argelia) pretende aislar al Reino de Marruecos en el norte mediante el agravamiento de sus relaciones con España, y en el sur inventando problemas acerca del alto el fuego, además de minar del paso de Guerguerat en la frontera con Mauritania. 

 

Así, el cordón que pretendían los ejércitos vecinos ha caído, y les salió el tiro por la culata. 

 

Jmahri ha añadido que Madrid «sabe que ha ganado en Marruecos un muro de contención contra el terrorismo, la migración irregular y la delincuencia internacional, además de los intereses económicos que la convierten en el primer socio europeo de Marruecos».

 

Esto es lo que hace “largo y arduo el camino para normalizar las relaciones civilizadas con España”, según Moujahid, quien cree que esto “empieza por la cultura y los medios de comunicación; y los españoles, en particular, deberían revisar su visión sobre Marruecos y los marroquíes, porque les interesa eso, en varios niveles, especialmente el económico”, afirmando a pies juntillas que la reforma de las relaciones con Marruecos “requiere la reconciliación con la historia y la geografía, y es imperativo que sepulten el pasado colonial en todas sus manifestaciones y colores».

 

El lenguaje de la altivez ya es insoportable 

 

La opinión de Moujahid va en línea con la de muchos observadores, porque creen que lo que en realidad es insoportable es el lenguaje de soberbia y altanería que practican muchos españoles al hablar de un Estado y de unos ciudadanos que se encuentran a 14 km al sur. Otros creen que un poco de respeto hacia Marruecos ahora es una cosa deseable, «e incluso una cosa necesaria, si queremos poner en marcha una nueva hoja de ruta en la delimitación de las relaciones de los dos países».

 

Pero El Mouden afirma que aunque los medios marroquíes y españoles (especialmente los españoles, por su estructura y experiencia histórica), representan un actor decisivo en la dinámica de la relación entre los dos países, ambas partes necesitan desarrollar el conocimiento profundo del otro, especialmente en sus dimensiones culturales y sociales, sobre todo porque el surgimiento de las tecnologías de la comunicación dio otro espacio para construir un discurso mediático sobre el otro, y para influir también en el curso de las relaciones entre los dos países.

 

En la medida en que este espacio digital es fuente de «desinformación e influencia negativa», es también «un campo de apertura a círculos no cerrados de imágenes hacia el otro».

 

Traducción: Mohamed Charbi

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.