Marruecos convirtió la crisis en oportunidades de crecimiento y desarrollo

0

 

Rue20 Español/Rabat

 

El jefe de gobierno, Aziz Akhannouch, dijo, hoy lunes en Rabat, que el Ejecutivo movilizará todos los medios financieros necesarios para cubrir la carga de la subvención suplementaria de los precios de determinados productos alimenticios y seguir la subida de sus precios a escala internacional, preservando al mismo tiempo los equilibrios de las finanzas públicas y sin recurrir a una ley de finanzas rectificativa (LFR).

 

El gobierno se compromete plenamente a preservar los equilibrios de la ley de finanzas (LF) reforzando su recuperación progresiva, con la movilización de los medios fiscales y aduaneros necesarios, el desarrollo de una financiación innovadora, la gestión activa de la cartera del Estado, además de la continuación de las medidas de racionalización de la gestión de la administración, indicó Akhannouch, quien respondía a una pregunta clave en la Cámara de Representantes sobre «la situación de la economía nacional a la luz de los cambios climáticos y geoestratégicos».

 

En este contexto, ha subrayado que el gobierno ha conseguido, gracias al seguimiento de la situación de las finanzas públicas a finales de 2021, reducir el déficit presupuestario en 1,6 puntos, pasando del 7,6% del Producto Interior Bruto (PIB) en 2020 al 6% en 2021. Así, la deuda ha bajado 1,5 puntos al 74,9% del PIB.

 

Asimismo, Akhannouch afirmó que esta dinámica continúa a principios de este año, con un aumento de los ingresos fiscales de más de 15.000 millones de dírhams (MMDH), es decir, un 26% en comparación con el mismo periodo de 2021, añadiendo que el Tesoro sigue saldando las deudas externas y no ha recurrido hasta ahora a créditos adicionales o a una línea de crédito.

 

En este sentido, el jefe de gobierno aseguró que el mantenimiento de una situación de normalidad en una coyuntura marcada por sucesivas crisis sin precedentes es «ampliamente costoso para el Estado», señalando, sin embargo, que constituye al mismo tiempo un gran logro.

 

El mismo sostuvo que el mantenimiento de la clasificación de Marruecos por la empresa de calificación financiera Standard.

 

Por otra parte, Akhannouch subrayó que el Reino ha acumulado una importante experiencia en la resistencia a las sucesivas crisis e incluso ha conseguido convertirlas en oportunidades de crecimiento y desarrollo.

 

Destacó la disposición del gobierno a movilizar todos los recursos posibles para tomar las decisiones públicas necesarias, de modo que el conjunto de medidas adoptadas sea compatible con la naturaleza de los múltiples choques que podrían afectar a la oferta y la demanda en los mercados nacionales e internacionales.

 

El jefe de gobierno recordó también que, a pesar de los esfuerzos desplegados para hacer frente a esta situación, que requirió la movilización de importantes sumas financieras, el Ejecutivo siguió trabajando en un conjunto de compromisos que asumió en el marco de su programa de gobierno.

 

A este respecto, evocó la puesta en marcha de una serie de programas sociales y de desarrollo «prometedores», como los programas «Awrach» y «Forsa», el apoyo a los sectores turístico y agrícola, y la puesta en marcha del proyecto de registro social.

 

También se trata, continuó, de asignar unos 8.000 millones de dirhams como aumento de la masa salarial, para regular en particular el estatuto de un cierto número de empleados (en particular en el sector de la salud) e inyectar 13.000 millones de dirhams en la economía nacional para reembolsar los atrasos de los créditos del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA).

 

«Estas medidas han repercutido positivamente en el poder adquisitivo de los ciudadanos y han evitado las crisis de precios», subrayó Akhannouch, quien señaló que «sin el sistema de ayudas y las diversas medidas sociales adoptadas por el gobierno en el marco de las altas instrucciones reales, los precios habrían tomado curvas terribles».

 

Por otra parte, Akhannouch consideró que sentar las bases de un verdadero diálogo social entre el gobierno y los interlocutores sociales es el medio más seguro para mejorar el clima social y económico, encontrar soluciones innovadoras y una solución equilibrada entre las partes intervinientes.

 

Concluyó que el gobierno está decidido a hacer del diálogo social un verdadero espacio de creación de soluciones, especialmente en esta circunstancia excepcional, y a formular opciones sociales acordes con las prioridades sociales. Map

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.