26 C
Rabat
martes, julio 23, 2024

Ben Jelloun: El susurro nocturno y el insomnio, el mejor aliado para cada escritor

 

Rue20 Español/ Fez 

 

- Anuncio -

Meryem Ghoua  

 

¿Qué es el sueño? ¿Cómo llegar a dormir? ¿Me acompaña el insomnio cada noche? Estas son las preguntas que el escritor franco-marroquí, Tahar Ben Jelloun, trató de responder desesperadamente en cualquier artículo y en su última novela titulada Insomnio

 

El diario español El País publicó, este jueves 14 de abril de 2022, un artículo titulado «‘El insomnio’, fábula sobre la necesidad de matar para vencer a las noches vacías», donde habla de la biografía de Tahar Benjalloun y de su estrecha relación con el insomnio. 

- Anuncio -

 

En su novela Insomnio, el autor cuenta la historia de un guionista marroquí que no puede dormir desde un doloroso divorcio.

 

A pesar de los diversos tratamientos que trata de seguir, las innumerables tabletas que ingiere, las muchas consultas con chamanes y otros hipnotizadores esotéricos, desesperadamente no logra encontrar descanso.  

 

IMG 20220416 WA0023
Tahar Ben Jelloun

 

Así que, para encontrar un respiro y lograr ennegrecer las páginas obstinadamente blancas de sus guiones, este guionista encontrará el remedio definitivo: matar. Comienza asesinando a su propia madre desde las primeras líneas de la novela, asfixiándola en su cama de hospital.  

 

- Anuncio -

Este evento marca el comienzo de una serie de muchos crímenes. Así toma gusto por sus fechorías y se embarca en una oscura búsqueda criminal, siempre con el objetivo de satisfacer su profunda necesidad de dormir.

 

“Maté a mi madre. Una almohada en la cara. Presioné un poco. Ella ni siquiera se inquietó. Dejó de respirar. Es todo. Luego dormí, largo, profundamente», relató Tahar Ben Jelloun, en su novela Insomnio. 

 

El autor cuenta en Insomnio que experimentar el sufrimiento de esas noches vacías o el dolor de las jaquecas ardientes y continuas permiten después saborear mejor las cosas sencillas de la vida: 

 

“La vida sin dolor tiene un sabor exquisito”, dijo.

 

En esta novela, el autor describe el iter criminis de un singular asesino, en un estilo que combina el humor negro, el thriller y la comedia. A lo largo de las páginas, el narrador busca diferentes víctimas, cada vez más importantes, para que le traigan lo que él llama PCS: puntos de crédito para dormir.  

 

Es de destacar que esta obra es la ocasión para que el escritor evoque varios y variados temas como el sufrimiento relacionado con los trastornos del sueño, los fallos del sistema sanitario marroquí o la corrupción subyacente de éste. 

 

La cuestión del estado de salud del narrador es el telón de fondo que se repite a lo largo del libro. 

 

El autor describe con maestría el sufrimiento que siente, el cansancio que acumula, los dolores punzantes que le impiden pensar con claridad, la pérdida de la memoria que sufre y las voces que acaba escuchando. 

 

“Tales blancos son, en mi opinión, las secuelas del insomnio. El insomnio no abandona a su presa. El cansancio daña la memoria, la vuelve febril y llena de agujeros, agujeros que se llevan nombres y rostros familiares”, Tahar Ben Jelloun, Insomnio. 

 

El autor explica cómo este exhausto personaje pasa sus días preparándose para sus noches. Reúne todas las condiciones posibles e imaginables: sábanas de algodón egipcio, bebidas relajantes o incluso purificación del aire, para finalmente permanecer despierto hasta la madrugada, según reveló Criminogonie

 

Este thriller tragicómico sumerge al lector en el mundo de un criminal que mata para resolver su problema de sueño.

 

“Sólo acelera el final de los que están a punto de morir y sólo actúa cuando se encuentran en estado crítico”, contó el autor, que abordó así a través de la fábula el tema del final de la vida con dignidad y sin sufrimiento. 

 

En el Insomnio, Tahar Ben Jelloun desafía este mal que afecta a millones de personas con una ironía y un humor sin precedentes.

 

IMG 20220416 WA0022

 

 

Cabe destacar que muchos escritores, al abrigo de la noche, escriben más y mejor.

 

Balzac era una criatura nocturna y escribía siempre a partir de la una de la madrugada. La mayoría de los versos de Sylvia Plath se escribieron durante las horas más oscuras de la noche, entre las cuatro y las cinco de la mañana.

 

Las horas que Murakami utiliza para correr, aunque a las seis de la mañana ya ha escrito siempre sus primeros párrafos. Más o menos la misma hora en la que Nabokov daba forma a su Lolita y Margaret Mead estudiaba la concepción sociocultural del sexismo. 

 

Los caminos de la creatividad son impredecibles y los hábitos del sueño han marcado la infinitud de escritores. Es decir, para que se produzca el eco es necesario el silencio, y ningún momento es más propicio que el de la noche. 

 

«Noches en vela, noches yermas, sin sueños, sin pesadillas, sin aventuras. Noches tristes. Noches estrechas, mezquinas, reducidas a sufrimiento. Noches inútiles, sin interés, sin gracia. Noches para olvidar, para tirar a la basura. Noches traidoras. Noches sin pudor. Noches de bandidos, de canallas, de cabrones. Noches sucias, perversas, crueles, repulsivas. Noches indignas del día, del sol, de la luz y de la belleza del mundo», agregó Taher Ben Jelloum. 

 

Cabe destacar que Tahar Ben Jelloun, nacido en Fez en 1944, es un escritor marroquí de expresión francesa. Cursó estudios en el Liceo Francés de Tánger y se licenció en Filosofía en la Universidad Mohamed V de Rabat. 

 

De su extensa producción destacamos Harruda (1973), El niño de arena (1985), La noche sagrada (1987), novela por la que recibió el Premio Goncourt, Día de silencio en Tánger (1990), Papá, ¿qué es el racismo? (1997), Mi madre (2008), La felicidad conyugal (2012) y El castigo (Cabaret Voltaire, 2018). En 2008 fue elegido miembro de la Académie Goncourt. Actualmente reside en París.

 

Mira nuestro otro contenido

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Anuncio

VIDEOS

Entradas populares

CONTINÚA LEYENDO