Walili, un trozo arquitectónico romano sembrado en el corazón de Marruecos

Volubilis ofrece la soledad necesaria para disfrutar en silencio, pasear entre sus ruinas y dejar volar la imaginación

0

 

 

Rue20 Español/ Fez 

 

Meryem Ghoua 

 

Ubicada cerca de Moulay Idriss Zerhun y a unos 20 km al norte de Mequínez, Volubilis fue una de las ciudades romanas más grandes de África. 

 

El yacimiento arqueológico de Volubilis es posiblemente el yacimiento romano mejor preservado de esta área del norte de África. 

 

 

Por lo tanto, la ciudad de Walili o Volubilis fue incluida en la lista del Patrimonio de la Humanidad de Unesco en 1997. 

 

Historia de la ciudad:

 

La historia de Volubilis representa a la perfección las múltiples influencias culturales de Marruecos. La ciudad lleva las marcas de varias civilizaciones. 

 

Volubilis fue fundada en el siglo III a.c, era entonces la capital del Reino de Mauritania (actual Marruecos), que entonces era territorio de los amazighs. Por lo tanto, Volubilis fue originalmente una ciudad amazigh. 

 

 

La ciudad creció rápidamente cuando fue controlada por los romanos. En su apogeo, Volubilis tuvo entre 10.000 y 20.000 habitantes según los historiadores. La ciudad vivía principalmente del comercio del aceite de oliva. Las llanuras alrededor de Volubilis todavía están cubiertas de olivos. 

 

Volubilis será abandonada por los romanos a finales del siglo III d.C. Entonces fue habitada por una comunidad cristiana. Posteriormente, con la llegada del Islam a Marruecos, la ciudad será musulmana y habitada hasta el siglo XI. 

 

 

En 631, los árabes toman la zona, instalando una guarnición en Volubilis. En 789, Idris I, el fundador de la dinastía idrisí y bisnieto de Mahoma, escapa de los abasidas y se asienta en Volubilis, que recupera su antiguo nombre de Walili. 

 

Con la fundación de Fez por Idris II (808), Volubilis pierde su importancia, declinando definitivamente en el siglo XVIII. 

 

A principios de ese siglo, el segundo sultán alauita, Muley Ismail, desmanteló prácticamente todos los edificios emblemáticos de la ciudad para aprovechar sus materiales en la construcción de los palacios de la nueva capital que estaba construyendo, Mequínez. El terremoto de 1755 fue el golpe de gracia para la ciudad, que ya se encontraba prácticamente despoblada.

 

Lugares destacados:

 

Entre los lugares más destacados y emblemáticos de la ciudad, según Global Exchange, destacamos: 

 

Casa de Orfeo: Es una de las casas más grandes de la ciudad romana y conserva uno de los mejores mosaicos donde se representa a Orfeo, gran poeta y músico. Se dice que este tocaba tan bien la lira que con su música amansaba a todos los animales. La leyenda de Orfeo explica que bajó al inframundo para recuperar a su amada Eurídice. 

 

 

Termas de Galiano: Muy cerca de la Casa de Orfeo se encuentran estas termas, llamadas «de Galiano» por encontrar en ellas una inscripción dedicada a este emperador. 

 

Basílica, Foro, Capitolio y Templo de Júpiter: 

 

Este conjunto arquitectónico se encuentra en la parte alta de la ciudad. El foro era el centro del poder político de Volubilis, el Capitolio se sitúa donde antiguamente estaba el foro y el templo fue el punto de culto oficial más importante. 

 

Arco de Caracalla: Construido en mármol en el año 217 en honor al emperador y su madre. Cuando se construyó estaba coronado por una cuadriga de bronce. 

 

 

Mosaicos: Sin duda lo más famoso de Volubilis son sus mosaicos. Las Pruebas de Hércules, El Baño de las Ninfas, el Acróbata, Baco y Ariadna o el Baño de Diana son algunos de los más famosos.  

 

Cabe decir que Volubilis es, quizá, una de las mejores ruinas romanas del norte de África; probablemente la más sencilla de visitar, ya que ofrece la soledad necesaria para disfrutar en silencio, pasear entre sus ruinas y dejar volar la imaginación. 

 

En fin, si algo lo tiene Marruecos y lo hace único es su historia. El país ha sido escenario de múltiples civilizaciones cuya cultura ha dejado un legado histórico monumental en el que confluyen diferentes estilos arquitectónicos.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.