Los transfronterizos marroquíes respiran tras la reconciliación

0

 

Rue20 Español / Alhucemas 

 

Mohamed Charbi 

 

Como vienen realizando cada lunes desde agosto, los trabajadores transfronterizos marroquíes, atrapados en la ciudad ocupada de Ceuta desde el cierre fronterizo que tuvo lugar el 13 de marzo de 2020, han salido hoy para concentrarse ante Delegación de Gobierno con el fin de reclamar una salida urgente a su situación.

 

“Nosotros llevamos dos años encerrados” y “la Ley de Extranjería dice que si cumples dos años y cumples con los requisitos de arraigo laboral puedes pedirlo perfectamente. Nosotros ya cumplimos los dos años y tenemos todos los requisitos. Hemos ido a entregarlo pero resulta que nos sacan obstáculos donde no los hay», ha dicho la portavoz de los trabajadores transfronterizos, Rachida Jraifi, en declaraciones a Ceutaldía

 

La normalización de las relaciones diplomáticas entre España y Marruecos tras el giro de España en sus posiciones sobre el Sáhara marroquí supone un atisbo de esperanza para este grupo de transfronterizos marroquíes. 

 

Los transfronterizos han recibido con optimismo esta noticia que significa la vuelta a la normalidad de las relaciones hispano-marroquíes. 

 

“Ha sido una noticia maravillosa porque eso es lo que queremos: llevarnos bien entre países y entre personas, como seres humanos… Los beneficios para los dos pueblos es lo que debe reinar, que se permita a la gente mandar y recibir mensajes buenos sin ese odio que no lleva a ningún lado”, ha explicado Hassan Arahou -uno de los trabajadores transfronterizos- al diario El Faro de Ceuta.

 

“Cuando se cerró la frontera pensamos que se había cerrado una valla, pero las más importantes son las de la mente y el corazón y esas son las que debemos traspasar, por eso estamos tan agradecidos e ilusionados con las últimas noticias”, ha resaltado.

 

Cabe recordar que muchos de los trabajadores transfronterizos se reunieron el pasado sábado como una gran familia en La Almadraba, Ceuta, para recordar y homenajear a Aicha Elimrani, que falleció el 17 de marzo del año pasado víctima de tuberculosis, y al resto de difuntos que han perdido la vida desde 2020 sin poder ser despedidos o despedirse de sus allegados.

 

Ya que no nos podemos reencontrar con los nuestros desde hace dos años, hemos creado una pequeña familia aquí”, ha explicado Rachida Jraifi.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.