Marruecos y España, mejora económica pese a la crisis

"Las relaciones entre ambos países viven actualmente su mejor momento a nivel socioeconómico” "El diálogo es el mecanismo para avanzar. Hay que releer la historia"

0

 

Rue20 Español / Alhucemas 

 

Mohamed Charbi 

 

La Universidad Europea de Madrid organizó el pasado martes 1 de marzo de 2022, en colaboración con la Asociación de Prensa de Madrid, una mesa redonda sobre los “Intereses comunes: Marruecos y España”, que estuvo moderada por Julieta Espín, profesora de la Universidad Europea.

 

En la mesa redonda participaron Hanane Bensouda, traductora jurada e intérprete en la Universidad de Granada; Javier Fernández Arribas, periodista y director de la revista Atalayar; Juan Salcedo, catedrático y exrector de la Universidad Europea; y Bernabé López García, catedrático emérito de la Universidad Autónoma y experto en estudios árabes.

 

Mientras que la presentación de la jornada corrió a cargo de Francisco García Pascual, decano de la Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación, de la Universidad Europea. 

 

Para Julieta Espín, profesora de la Universidad Europea, la vecindad entre España y Marruecos es una de las más complejas debido, entre otras cosas, a los fuertes contrastes entre ambos países, según informó Atalayar

 

Durante las últimas décadas estas relaciones se han vuelto más interdependientes, por lo que, según Espín, se deben identificar ámbitos de cooperación e intensificarlos, como la lucha contra el terrorismo, el tráfico ilegal o la migración. Igualmente propone impulsar los sectores culturales y científicos.

 

Durante su intervención, Hanane Bensouda, traductora jurada e intérprete en la Universidad de Granada, subrayó que las relaciones entre ambos países “actualmente viven su mejor momento a nivel socioeconómico”. 

 

España es el primer proveedor de Marruecos desbancando a Francia, un punto que fomenta “la creación de fuertes vínculos políticos, económicos, culturales e incluso militares”, dijo. 

 

“Ambos países se necesitan mutuamente. España y Marruecos son socios indispensables«, agregó. 

 

Por otro lado, Javier Fernández Arribas, periodista y director de la revista Atalayar, aseguró que las relaciones comerciales entre ambas naciones son excelentes

 

“Estos vínculos no se han visto afectados por la crisis política”, resaltó. España tiene más intercambio económico con Marruecos que con toda América Latina, mientras que las relaciones entre empresarios, instituciones no políticas solo se han visto afectadas por la pandemia del coronavirus, algo que también ha ocurrido con el turismo y la cooperación en el ámbito educativo. 

 

Fernández Arribas ensalzó también el trabajo del rey Mohammed VI y su compromiso con el bienestar de los ciudadanos marroquíes.

 

“La idea que se transmite en algunos medios de comunicación es que hay una crisis profunda por los intereses divergentes”, indica el periodista. Tal y como explicó el director de Atalayar, uno de los principales problemas es que una parte del actual Gobierno español apoya al Frente Polisario, aspecto que “dificulta el entendimiento con Marruecos”. 

 

Además de este desafío, hay que sumar otras controversias que han ocurrido en los últimos años que han obstruido las relaciones políticas. 

 

Sin embargo, la sociedad civil sigue un camino diferente, así como la cooperación antiterrorista. “Hay cuestiones que están por encima de coyunturas políticas”, subrayó Fernández Arribas.

 

Acerca de la política exterior de España con sus vecinos. Juan Salcedo, catedrático y exrector de la Universidad Europea, admitió que “España no es negociadora. No tiende puente. Pintamos muy poco en relaciones internacionales”, admitió. 

 

Al igual que el resto de los participantes, el catedrático elogió las relaciones comerciales y la involucración de la sociedad civil en ambas naciones. 

 

“La capacidad de la sociedad civil es enorme. Entre la gente existe cordialidad”, apuntó.

 

Para fomentar la cooperación bilateral, Salcedo propuso varios sectores: la educación, el transporte, la infraestructura y la energía. De cara al ámbito educativo, el exrector subrayó la importancia de un plan de colaboración y trabajo con universidades e instituciones marroquíes. 

 

“Se debe trabajar en régimen de igualdad, hay mucha gente que puede enseñarnos muchísimo”, aseguró Salcedo, además de recordar que en España existe un gran desconocimiento de África.

 

El catedrático español destacó también la gran velocidad a la que está creciendo Marruecos.

 

En lo que se refiere a la evolución de las relaciones bilaterales en los últimos años, Bernabé López García, catedrático emérito de la Universidad Autónoma y experto en estudios árabes, destacó el papel del Comité Averroes, un grupo hispano-marroquí creado a mediados de los años 90 con el objetivo de incluir la opinión de la sociedad civil en las reuniones de alto nivel. 

 

“La diferencia entre regímenes dificulta el entendimiento”, declaró López. No obstante, destacó que “hoy más que nunca hay que celebrar nuestras complementaciones como vecinos”

 

“Las relaciones han sido de dientes de sierra, se nota que estamos lejos los unos de los otros. Pero una gran parte busca un acercamiento”, añadió.

 

Sobre el problema de la xenofobia y los estereotipos, Fernández Arribas subrayó que esta cuestión necesita una respuesta conjunta y un trabajo de ambas partes. Asimismo, reconoce que todavía existen muchos estereotipos y clichés.

 

Bensouda señaló, a su vez, que los estereotipos están basados en un gran desconocimiento del otro. “Los medios de comunicación no ayudan”, aseguró. 

 

“Informan, pero a veces también, de forma voluntaria, dan una imagen equivocada del país”, añadió. 

 

Para la traductora “el marroquí conoce mejor al español que el español al marroquí”. 

 

Bensouda explicó que, más allá de las diferencias políticas, “el marroquí respeta al español, le tiene admiración”. Esto se traspasa al tema educativo, donde Marruecos mira a España.

 

Por el contrario, “cuando al español se le habla del marroquí, a veces, hay rechazo, desconfianza”, lamentó la traductora.

 

“La sociedad civil tiene la última palabra. Los políticos no pueden tender más puentes que los pueblos”, agregó. 

 

En opinión de Bensouda, «el diálogo es el mecanismo para avanzar. Hay que releer la historia, ya que existe un problema con la historia entre ambos países. Existe un sentimiento de rencor y está en la base de la incomprensión. Hay que sentarse para hablar de lo que nos ha unido y lo que nos ha separado”, reflexionó. 

 

“La gente que habla de esta manera no conoce Marruecos”, recalcó, aludiendo al desarrollo político, de las infraestructuras. 

 

“Es una realidad que el desarrollo político y social en los últimos 20 años ha sido espectacular” en Marruecos, declaró Fernández Arribas. 

 

El periodista también recordó que las pasadas elecciones contaron con 5000 observadores internacionales que no denunciaron ningún tipo de irregularidad.

 

Sobre la cuestión del Sáhara marroquí, Fernández Arribas señaló un importante punto de inflexión: el reconocimiento de la soberanía marroquí sobre la región por parte del expresidente estadounidense, Donald Trump, en diciembre de 2020. Esta postura se ha mantenido con el nuevo Gobierno liderado por Joe Biden. Tras Estados Unidos, otros países árabes han seguido el camino marcado por Washington, como Jordania, Emiratos Árabes Unidos o Egipto. También Alemania ha cambiado su postura con el nuevo Gobierno de Olaf Scholz, mientras que el partido del presidente francés, Emmanuel Macron, ha abierto una sede en Dajla. 

 

España, por el contrario, se mantiene en un “equilibrio complicado”, recordó el director de la revista Atalayar.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.