Ghali, el líder de la triste figura

Lo único que se ha podido ver de Ghali, es su sombra sobre las paredes de los pasillos de Bruselas.

0

 

Rue20 Español/Málaga

 

Pedro I. Altamirano 

 

La verdad es que hasta los criminales más indecentes causan cierta compasión en las personas de corazón grande. Quien conozca la obra de D. Miguel de Cervantes sabrá que fue un valeroso guerrero en la Batalla de Lepanto, preso por el turco y extraordinario relator del carácter hispano, que permanece inalterable hasta hoy. Dentro de sus obras, sin duda una de las piezas literarias más importantes de la cultura universal.

 

En la misma relata las andanzas de Alonso Quijano, más conocido como don Quijote. Sin duda el personaje merece tener la repercusión universalista que disfruta, pero del mismo modo, el personaje de Sancho Panza, describe a la perfección el noble carácter hispano por la ingenuidad que deriva de la nobleza.

 

En uno de los pasajes de la obra, explica que Alonso Quijano «quiso ponerse nombre a sí mismo, y en este pensamiento duró otros ocho días, y al cabo se vino a llamar don Quijote. […] Quiso, como buen caballero, añadir al suyo el nombre de su patria y llamarse «don Quijote de la Mancha», con que a su parecer declaraba muy al vivo su linaje y patria, y la honraba».​ Pero Sancho “después de mirarlo un rato a la luz de aquella hacha que llevaba aquel malandante, y verdaderamente tiene usted las más mala figura, que poco acá jamás he visto; débelo de haber causado, o ya el cansancio de este combate, o ya la falta de las muelas y dientes». De ahí nace el apodo del Caballero de la triste figura.

 

Si no fuera porque Brahím Ghali lidera una banda terrorista que asesina, secuestra, amenaza, viola mujeres, usa niños para las armas y un largo etcétera, podría valer el nombre del triste figura, porque lo de Caballero, bajo ningún concepto no lo merece.

 

Como una triste figura se ha arrastrado sin ninguna pena ni gloria por los pasillos de la Comisión Europea, sin que nadie la recibiera, ni nadie quisiese hacerse una foto con él, arrastrando una Darrá de lujo que no merece portar en nombre de un pueblo que ni existe, ni mucho menos le pertenece. Un fantasma de triste figura lo definiría de forma más realista, que lo único que se ha podido ver de Ghali, es su sombra sobre las paredes de los pasillos de Bruselas. Una fantasmada que lo denigra aún más si puede, sin que en las resoluciones finales figure una sola palabra de su causa terrorista.

 

Eso sí llegado a cuerpo de Rey en avión privado, acompañado de unos cuantos impresentables que aprovechan la pobreza de los retenidos en los campos de Tinduf para engordar sus tripas y carteras, pasearse en grades coches y saciar su hambre en grandes banquetes con el dinero que recaudan para ayuda humanitaria, pero que en realidad es para fiestas y buen vivir.

 

Mientras tanto, los campos de Tinduf se han convertido, sin orden ni Ley, en tiroteo en OK Corral, enfrentando a bandas armadas contrarias y causando muertos entre a población. Bandas armadas surgidas de entregar armas a los niños de corta edad para el entrenamiento terrorista. Quien sembre vientos, recoge tempestades, y ahora señores terroristas del Frente Polisario yo les pregunto ¿Cómo ponen orden en el gallinero? No, no me contesten, nos lo imaginamos, que para eso tienen ustedes las cárceles inhumanas y experiencia en asesinar a los suyos enterrándolos vivos.

 

Politólogo español

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.