Sindicatos marroquíes rechazan el pase vacunal

Aziz Akhannouch afirmó antes que su gobierno trabaja en silencio, pero a veces el silencio pasa factura. De hecho, partiendo de la máxima "hablando se entiende la gente", el gobierno tiene que tomar en consideración la voz del pueblo.

0

 

Rue20 Español/FEZ

 

Marruecos es de los pocos países en el mundo que tomó medidas muy estrictas desde la aparición de Coronavirus y sus variantes. Desde el cierre total de sus fronteras hasta la obligación a los ciudadanos a tener el pase vacunal para acceder a ciertos espacios públicos.

 

Esta última medida ha desatado un problema social para los ciudadanos marroquíes, sobre todo aquellos que se abstienen a vacunarse, considerando que la vacunación es facultativa y no obligatoria.

 

Sin embargo, los gritos de los ciudadanos y la marginación que sufren a la hora de acceder a ciertos lugares parece no tener oídos que los escuchen.

 

El gobierno no cesa de incitar a los ciudadanos a tomar la tercera dosis, al mismo tiempo que pone medidas duras para acceder incluso a los lugares de trabajo.

 

En este sentido, el sindicato de Maroc Telecom ha denunciado, hoy lunes, la presión ejercida sobre los trabajadores para obligarlos a completar el proceso de vacunación.

 

“La Asociación Marroquí de Telecomunicaciones, afiliada al Sindicato Nacional del Trabajo de Marruecos, ha manifestado su profundo descontento con las presiones directas y sistemáticas ejercidas sobre los empleados de la institución en cuanto a obligarlos a completar involuntariamente con el proceso de vacunación sin ningún fundamento legal o constitucional”, dice la asociación en un comunicado al que ha tenido acceso Rue20 Español, durante la reunión de miembros de su Consejo Nacional.

 

 

La asociación enfatizó que el proceso de vacunación es «facultativo de acuerdo a las altas declaraciones y directivas del país, y de acuerdo a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y de muchas otras organizaciones, considerando que se trata de una de las libertades individuales garantizadas por la constitución y la ley”.

 

Por su parte, la coordinación sindical en el sector del agua se niega a tocar la libertad de los trabajadores en cuanto a la obligación de vacunarse.

 

 

Un de los sindicatos representantes de los trabajadores de La Oficina Nacional de Agua Potable expresó, hoy lunes, su fuerte condena por la falta de comunicación consultiva del Gobierno con los sindicatos en la decisión tomada (por la administración pública) de obligar a los trabajadores a presentar un pase de vacunación para ingresar a sus lugares de trabajo con base en la decisión del actual gobierno.

 

“La coordinación denunció el enfoque punitivo y cautelar adoptado por el gobierno y la administración pública en lugar de adoptar un enfoque de sensibilización y comunicación para persuadir a los empleados a tomar la vacuna, alertando a la administración pública sobre la ilegalidad y constitucionalidad de esta medida arbitraria e irresponsable”, dice la oficina en un comunicado al que ha tenido acceso Rue20 Español.

 

La coordinación hizo un llamado al Gobierno, junto con la administración pública, a revertir esta medida para evitar toda tensión social, haciendo un llamado a todos los sindicatos a reunirse y coordinarse para hacer frente a estas decisiones ilegales y proteger a los empleados de todo abuso.

 

No cabe duda que el gobierno vela por el interés común. Pero la formalidad tiene su sentido. Uno de los puntos débiles de este gobierno  según algunos observadores,  es la falta de combinación tanto con los ciudadanos como con los sindicatos.

 

El presidente del Gobierno, Aziz Akhannouch, afirmó antes que su gobierno trabaja en silencio, pero a veces el silencio pasa factura. De hecho, partiendo de la máxima «hablando se entiende la gente», el gobierno tiene que tomar en consideración la voz del pueblo.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.