Dos de enero. Un punto de inflexión en la historia humana

Marruecos fue quien se benefició de la ceguera de la España católica. Los moriscos y sefardíes han supuesto una multiculturalidad que enriqueció al país magrebí. Y hoy en día, paradójicamente,  Marruecos e Israel están reforzando sus relaciones tanto históricas como diplomáticas ante la cautelosa mirada de España.

0

 

Rue20 Español/FEZ

 

Ismail El Khouaja

 

El año 1492 es más que una mera fecha. Es un punto de inflexión en la historia humana. Por una parte, conmemora el descubrimiento del Nuevo Mundo y, por otra, la conquista de la ciudad nazarí por los Reyes Católicos, y con ello el fin del dominio musulmán en la península Ibérica.

 

Un siglo después, en 1609, España expulsó definitivamente a los musulmanes y judíos, tras la firma por Felipe III del Decreto de Expulsión.

 

530 años entonces han pasado desde que los reyes católicos expulsaron a los musulmanes y judíos de Granada, por el mero hecho de ser diferentes religiosamente.

 

Se trata de una etapa histórica marcada por un gran fervor católico español que lastimosamente no dejó lugar a la convivencia de las tres religiones abrahámicas.

 

Como cada 2 de enero se celebra este punto negro en la historia española. Sin embargo, éste y el año pasado la pandemia obligó la reducción del número de los festejantes, como medida de prevención sanitaria.

 

La celebración de ese día levanta polémica recurrente que a veces llega a producir enfrentamientos entre quienes no ven motivos para celebrar y quienes lo reivindican por motivos racistas y electorales a la vez.

 

De hecho, la ceremonia no deja de transcurir sin incidentes. Siempre hay golpes de por medio, que sin la intervención de la policía las cosas podrían ir a más.

 

Instituciones que abogan por la anulación de dicha celebración esta Granada Abierta, un conjunto de asociaciones pro Derechos Humanos, que ve que el Día de la Toma “tiene un peligroso efecto llamada sobre la extrema derecha, racista y xenófoba y supone un riesgo para la convivencia”.

 

Por su parte, el politólogo malagueño, Pedro I. Altamirano está en contra de la celebración de esa fecha oscura en la historia de España por varias razones que como andaluz tiene marcada en memoria.

 

«No podemos continuar permitiendo que nos recuerden que somos simples esclavos de una fuerza ocupante. Que somos una colonia a la que explotar mientras nos mantienen en la indigencia. NO», dijo.

 

Sin embargo, existen otras instituciones que reivindican dicha celebración para airear el pasado racista de España. Y cómo hablar de racismo sin hacer mención a Vox, la tercera fuerza del país, cuyo jefe Santiago Abascal y su gente aprovechan el 2 se enero como perfecta ocasión para salpicar su veneno contra el islam y los musulmanes.

 

«Hoy es el aniversario de la reconquista de Granada, recuerdo imborrable del día en que concluyó la recuperación de todo el territorio nacional tras ocho siglos de invasión islámica. Lo recordamos con orgullo y esperanza, frente a invasores, tibios y traidores», tuiteó Abascal.

 

«Hoy España se encuentra asediada por apátridas que han provocado una invasión cultural y social sin precedentes. Y más que nunca, hace falta un 2 de enero», dijo a su vez Rocío de Meer, diputada por Almería y portavoz de Vox en la Comisión de Trabajo, Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

 

Por su parte, la secretaria general del Grupo Parlamentario de Vox en el Congreso y diputada por Granada, Macarena Olona, declaró en su cuenta de Twitter que «Consideramos que esta gesta histórica debería ser conmemorada alzándola al Día de Andalucía, e igualmente a fiesta nacional de España. Por desgracia, ni siquiera en el propio Ayuntamiento se ha considerado así», dijo  agregando que «Hoy celebramos el triunfo de nuestra identidad cristiana, celebramos el fin de la ocupación musulmana con la caída del reino nazarí».

 

Las declaraciones racistas de Vox no terminan y el odio crece. Por lo tanto, con estas declaraciones España da alfombra roja al racismo y fomenta el odio y aquí se nos ocurre la máxima de una de las luces de la presencia islámica en Al-Ándalus Ibn Rushs (Averroes): “La ignorancia lleva al miedo, el miedo lleva al odio, el odio lleva a la violencia. He aquí la ecuación”.

 

Es justamente esa ignorancia que deja el hombre odiar a otro hombre por el mero hecho de ser diferente al que se refiere Averroes.

 

Estos racistas ignoran su pasado. Ignoran que gracias a los musulmanes se forjó una etapa histórica llena de esplendor y orgullo de lo que es la mezcla de culturas, de filosofía y de religiones. Los judíos por su parte han desempeñado un gran papel en aquella etapa en lo que al comercio y las manualidades se refiere.

 

Marruecos fue quien sacó provecho de la ceguera de la España católica. Los moriscos y sefardíes han supuesto una multiculturalidad que enriqueció al país magrebí. Y hoy en día, paradójicamente,  Marruecos e Israel están reforzando sus relaciones tanto históricas como diplomáticas ante la cautelosa mirada de España.

 

Por fin, muchos estudios se han hecho sobre historia, geografía, física, astronomía, el amor, el sexo, la generosidad…, pero del odio humano casi poco. Un campo a investigar, Vox como ejemplo.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.