Marruecos-España-UE. Hacia Un plan estratégico migratorio en 2022

Marruecos y España han reforzado las fronteras para evitar la salida de pateras y saltos a las fronteras con motivo de las fiestas navideñas. En los últimos años los inmigrantes subsaharianos tenían la costumbre de intentar pasar a España por mar desde Marruecos en las fiestas navideñas, ya que se pensaba que podría haber menos vigilancia. También hay otros que optan por pasar a Ceuta y Melilla. Este año los dos países han reforzado ka presencia policial en ambos lados de la frontera tras la difusión de alguna noticia falsas que llaman a saltar las fronteras.

0

 

 

Rue20 Español/ Rabat

 

Toufiq Slimani 

 

La migración es un fenómeno social. Forma parte de la historia de la humanidad. No hay una receta especial para acabar con ella porque es una necesidad. El hombre viaja en la vida. Esta última en sí es un viaje.

 

Después del cambio climático, la migración es el reto más difícil al que se enfrenta la Comunidad Internacional en los próximos años. Mientras sigan las causas de la migración, no habrá soluciones eficaces. Hay que combatir las verdaderas causas sociales, económicas, políticas, culturales y ecológicas de migración para frenarla.

 

En realidad, la migración no es ningún problema para la humanidad. Hoy, sobre todo, en EE.UU y Europa la migración está salvando muchos sectores vitales. Gracias a los migrantes, América y Europa se han convertido en grandes potencias mundiales. Tanto América como el Viejo Mundo están perdiendo peso por su política discriminatoria hacia los migrantes, en parte.

 

La inmigración en sí no es un problema, sino las redes y los traficantes que aprovechan la situación vulnerable de los inmigrantes. Un inmigrantes es un ciudadano del mundo. Él mismo es víctima de las verdaderas causas de la inmigración y de las redes de tráfico.

 

Marruecos es uno de los países más afectados por la inmigración. Es un país de origen, tránsito y destino. Desde 2013, las autoridades marroquíes han logrado arreglar la situación jurídica de miles de inmigrantes. Miles de subsaharianos y asiáticos están trabajando y estudiando sin problemas en Marruecos.

 

Hay, también, otros que esperan su oportunidad para obtener la documentación marroquí y otro que están decididos a cruzar a Europa en pateras o saltar las fronteras terrestres.

 

Por eso la gestión de la inmigración es una responsabilidad compartida. Marruecos solo no puede ni podrá frenar a los inmigrantes. España, en particular, y la Unión Europea, tiene que diseñar junto a Marruecos un plan estratégico para reducir las tragedias relacionadas con la inmigración.

 

Cada año hay unos días en que se habla mucho de la inmigración. Las redes de tráfico intentan siempre aprovechar los días festivos y la vulnerabilidad de los inmigrantes para organizar viajes o saltos masivos. Las noticias falsas se han convertido hoy por hoy en un arma para estas redes.

 

Ante esta situación, las autoridades marroquíes «han reforzado a última hora de la tarde del viernes (ayer) las inmediaciones del paso fronterizo que separa Ceuta de Marruecos como consecuencia de un previsible intento de entrada de personas a la ciudad ceutí», según la agencia de noticias española EFE.

 

La reacción marroquí es una «consecuencia de una serie de mensajes que han comenzado a circular por internet en relación a una relajación de las medidas de seguridad en el paso fronterizo», informa Efe citando a fuentes policiales,

 

Estas medidas securitarias han sido también adoptado en Ceuta. «Tanto la Guardia Civil como la Policía Nacional españoles también se encuentra en situación de alerta aunque, por el momento, no se ha registrado ningún movimiento sospechoso por las inmediaciones de la frontera», explica la misma fuente.

 

El despliegue de las fuerzas de seguridad en ambos lados fronterizos no debe ser la única solución para frenar la inmigración. Marruecos,  España y la UE deben sentarse a la mesa para reflexionar sobre este reto tan grande. La región del Sahel y muchos países africanos están en unas situaciones turbulentas. Todo eso no ayuda a luchar contra la inmigración sin tener un plan estratégico migratorio.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.