Libia, elecciones en el aire

Comité militar libio se reúne entre amenaza de ruptura de la tregua en el sur

0

 

Rue20 Español/ Rabat

 

El Comité Militar 5+5, único organismo en el que dialogan de forma directa los antiguos gobiernos enfrentados en Libia, se reunió hoy en la ciudad de Sirte con la amenaza de una nueva guerra como telón de fondo a causa de la tensión bélica que crece en el sur y el refuerzo de tropas que se produce a diario en la línea del frente que separa el este del oeste.

 

Poco después de iniciada la reunión, a la que asistió la asesora especial para Libia de la secretaría general de la ONU, Stephanie Williams, el jefe del Consejo Supremo de las Tribus Fezzan (Sur), Ali Misbah Abu Sbeiha, pidió al gobierno, al Parlamento en Tobrouk y al Consejo Presidencial en Trípoli que intervengan «rápida y urgentemente para detener la guerra, que se está preparando a gran velocidad en la ciudad de Sabha», capital de la provincia meridional.

 

Abu Sbeiha advirtió que milicias fuertemente armadas de ambos bandos están tomando posiciones en torno a esta localidad, clave en las rutas que descienden por el desierto del Sahara hasta las regiones del Sahel y el lago Chad, centros del contrabando de personas y la economía corsaria que domina Libia y articula toda la región.

 

SALIDA DE LOS MERCENARIOS

 

Pero aunque se discutió la fortaleza de la tregua negociada hace año y medio por Rusia y Turquía, los dos países que más influyen en el conflicto libio, fuentes próximas al encuentro confirmaron a Efe que la reunión se centró en la necesidad de obligar a salida de los mercenarios extranjeros que combaten en el país, la mayoría vinculados tanto a Moscó como a Ankara.

 

Reunidos en el Centro de Convenciones «Ouagadougou», construido por el derrocado dictador Muamar al Gadafi como sede de su soñada Unión Económica Africana, ambas partes pusieron en común el resultado de las negociaciones que han llevado a cabo en los últimos días con otros países involucrados en el trasiego de estos soldados de fortuna, como Egipto, Sudán Chad o Túnez.

 

La ONU y e particular Estados Unidos y la Unión Europea, presionan para la salida de estos condotieros -que se calcula son unos 20.000 repartidos por todo el territorio libio, miles de ellos milicianos sirios reclutados por Turquía entre los grupos de oposición salafista pero también soldados de elite del Grupo Wagner, propiedad de un oligarca ruso cercano al presdente, Vladimir Putin-.

 

Asimismo, combaten grupos de oposición chadianos y escisiones de las tribus árabes sudanesas «Janjawid», acusadas de crímenes de guerra durante la guerra de la región sudanesa de Darfur.

 

ELECCIONES EN EL AIRE

 

La tensión bélica, que el miércoles también alcanzó a la capital, crece a apenas ocho días de la fecha prevista para las elecciones presidenciales y legislativas, cuya celebración está en el aire.

 

A falta de poco más de una semana, no se conoce que candidatos han sido admitidos en la carrera presidencial entre los cerca de un centenar de aspirantes que desean optar a la jefatura de Estado y los cerca de 3.000 que pretenden un puesto en el futuro Parlamento.

 

Tampoco se ha lanzado la campaña electoral ni se sabe cuantos libios han suscrito los carnés de voto ni cuantos actos de sabotaje se han cometido más allá de varios asaltos a centros electorales, robos de tarjetas de voto e incluso desaparición de urnas.

 

Aún así, los embajadores de Estados Unidos y Alemania en Libia insistieron este jueves en que la consulta debe celebrarse porque «es esencial» para la pacificación y futuro del país norteafricano, al igual que el jefe del Consejo Presidencial transitorio Mohamad al Menfi, quien se reunió con el diplomático germano para neutralizar los rumores de que había sido secuestrado por una milicia en Trípoli. EFE

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.